El Español
Vivir
|
Coruña Secreta

Dans, los encargados de poner en hora los relojes de A Coruña

Este taller de relojería, ubicado en la coruñesa calle Juan Flórez, pone a punto de manera diaria los relojes municipales de la ciudad. Hablamos con Carlos y Jacobo sobre estos relojes con historia
06:00 · 18/02/2020
Jacobo (a la izquierda) y Carlos (a la derecha) Sánchez Dans
LPR
Jacobo (a la izquierda) y Carlos (a la derecha) Sánchez Dans

Ellos marcan la hora en A Coruña. Dans Relojeros se encarga desde hace tres años -cuando se hicieron con la concesión municipal- del mantenimiento y puesta a punto de los relojes municipales de la urbe coruñesa. Los relojes del Obelisco, el floral de Méndez Núñez o el de María Pita son algunas de las históricas piezas de relojería que "cuidan" estos expertos relojeros.

Su pasión por las agujas se ha ido pasando de generación en generación. Hace más de un siglo, Benito Dans, uno de los relojeros pioneros de Bergondo, abría su propia relojería. Empezó centrada en la venta de relojes al por menor; pero ahora, cien años después, sus bisnietos, Carlos y Jacobo Sánchez Dans han tomado las riendas de un taller de relojería único en España.

En su local ubicado en la coruñesa calle Juan Flórez, la docena de trabajadores que trabajan en Dans arregla mensualmente, de media, entre 1.800 y 2.000 relojes de todo tipo. Su especialidad son las antigüedades. No hay más que echar un vistazo a las estanterías de su taller donde sorprenden la cantidad de piezas clásicas de relojería.

Una vida entre relojes

Jacobo trabajando en el taller

Por sus manos han pasado todo tipo de relojes, pero hay uno que recuerdan con especial cariño: el reloj de la antigua Fábrica de Tabacos de A Coruña. Se trata de una pieza de 1910 que sometieron a una restauración completa después de que llevase años abandonada. Fue lo único de valor que consiguieron salvar de este espacio que ahora luce una imagen completamente diferente.

Otras de las piezas con más historia de A Coruña la encontramos en la antigua Casa del Consulado, el edificio que hoy alberga la Academia de Bellas Artes. Allí, en su fachada principal, con vista a una pequeña plaza de la calle Panaderas, se encuentra el reloj más antiguo de la ciudad en funcionamiento. Una auténtica joya que estos relojeros se encargan de poner en hora.

Fachada de la antigua Casa del Consulado

Junto con el de la Casa del Consulado, Dans cuida los relojes del Obelisco, María Pita, el floral de Méndez Núñez, el que cuelga en el Instituto Femenino, además del gran reloj de correa de As Lagoas y la amplia colección que atesora el Concello en el Palacio Municipal.

La mayoría de estas piezas de relojería están en mal estado, nos confiesan estos relojeros, quienes opinan que para garantizar el buen funcionamiento de estos relojes en el futuro sería necesario "una mayor inversión". De lo contrario, se corre el riesgo de que estos relojes dejen de dar la hora como ya ocurrió con el reloj de María Pita, que lleva seis días parado tras más de un siglo en funcionamiento.

Plaza de María Pita

El reloj de María Pita es el más exigente. "Hay que ir todos los días del año a darle cuerda, porque tiene autonomía de un día y poco", comenta Carlos.

Otro de los relojes más fotografiados por los turistas, el floral de los jardines de Méndez Núñez, también está en manos de los Relojeros Dans. Cuando les preguntamos por la problemática de este reloj, que ha dejado de funcionar en varias ocasiones, ellos lo tienen claro: el vandalismo.

El reloj floral, esta mañana.

Esta pieza es víctima de continuos ataques vandálicos. Este reloj se quedó unos meses sin agujas al haber resultado dañadas en uno de esos ataques. Si no fuese por estos daños que le causan ciertas personas, esta pieza de relojería no tendría ningún tipo de problema, ya que se trata de una pieza electromecánica.

Lo curioso de este reloj se encuentra en el subsuelo. Allí, bajo la tierra se encuentra la pieza original mecánica. En una especie de bunker, como los de las guerras, A Coruña guarda el secreto mejor guardado de su popular reloj.

El Obelisco de A Coruña.

De reloj en reloj. Frente a los coruñeses jardines de Méndez Núñez hay otra de las piezas de relojería más valoradas, el reloj del Obelisco. Se trata de un reloj francés ubicado en la base de la popular columna coruñesa. Una columna que, sin querer, está dañando la maquinaría de este reloj. El granito de la columna se deteriora y se convierte en "un abrasivo" al caer sobre el reloj.

A mayores de la problemática con el granito, este reloj se queda "pequeño". ¿Qué significa esto? "Cuando empezaron a subir el skyline de A Coruña, vieron que el Obelisco se quedaba pequeño porque los edificios de al lado eran más altos, lo ampliaron pero la máquina no estaba preparada para tener una transmisión tan alta". ¿La solución a todo esto? Restaurar la maquinaria. " Y bajar la altura del Obelisco, no es necesario que sea tan alto", bromea Carlos.

Después de nuestra charla con Carlos y Jacobo hay una cosa que nos queda clara: en A Coruña cada reloj guarda su historia. Una historia que ahora cuidan Dans Relojeros.

Vivir