El Español
Economía
|
Sostenibilidad

Mulleres Colleiteiras, una cooperativa integradora que recoge el aceite usado en A Coruña

La cooperativa sin ánimo de lucro promueve la inserción sociolaboral de mujeres en exclusión social en base a un proyecto sostenible que no ha dejado de crecer en los últimos años
Parte do equipo de Mulleres Colleiteiras
Cedida
Parte do equipo de Mulleres Colleiteiras
Ofrecido por:

Un gesto en beneficio del medio ambiente y de la sociedad. ¿Sabías que al depositar una botella de aceite usado en los contenedores naranjas de A Coruña estás colaborando con una causa social? Lo que parece una simple acción de reciclaje, guarda un componente de compromiso social al que, sin duda, hay que darle la correspondiente visibilidad.

Hace ya algunos años, en la ciudad de A Coruña nacía Mulleres Colleiteiras, un proyecto que facilita la inserción socio laboral de mujeres en exclusión social a través de la recogida del aceite usado.

Actualmente son siete mujeres -seis socias trabajadoras de la empresa y la gerente-, con edades comprendidas entre los 20 y los 40 años, las que conforman esta cooperativa que nació en 2013 al amparo de Arquitectura Sen Fronteiras, un programa de inclusión social para la población habitante en los asentamientos chabolistas de A Coruña.

Seguramente más de una vez hayas visto (o incluso utilizado) alguno de los contenedores naranjas distribuidos por toda la ciudad donde uno puede depositar, en botellas de plástico transparente, el aceite doméstico usado. Pues ellas, las mulleres colleiteiras, son las encargadas de recogerlo y depurarlo. ¿Con qué propósito? Darle una segunda vida y que este aceite se convierta en biocombustible.

Desde su nacimiento, esta cooperativa no ha dejado de sumar nuevos logros. En 2019, el año de la consolidación, llegaron a concellos del área metropolitano, ampliaron colaboradores y cerraron nuevos convenios que les reportaron nuevos éxitos. En 2020 consiguen el certificado de empresa valorizadora de aceite doméstico usado y comenzaron a purificar el producto en su nave. Y este 2021 avanzan en nuevos proyectos.

El crecimiento de la cooperativa va acompasado con el desarrollo profesional y personal de las socias participantes de este proyecto que durante el año pasado aumentó un 43% la recogida de aceite usado en A Coruña, Arteixo, Cerceda y en los supermercados Eroski donde están instalados sus contenedores.

Inserción socio laboral

Además de cumplir con los objetivos económicos, esta cooperativa tiene como principal objetivo la inserción socio laboral de estas mujeres. Para muchas, esta es su primera experiencia laboral, lo que les brinda la oportunidad de adquirir conocimientos y habilidades que les permite avanzar tanto en el aspecto profesional como en el personal. "Buscamos el empoderamiento de las personas", dice la gerente de Mulleres Colleiteiras, Susana Peña.

Se trata de una cooperativa sin ánimo de lucro, es decir todo el excedente económico es invertido en la propia cooperativa o en proyectos relacionados con el medio ambiente. "Se reinvierten todos los beneficios", asegura Susana.

Fomento del reciclaje

La labor desarrollada por Mulleres Colleiteiras redunda en beneficio de toda la sociedad, pues se encargan de la recogida de un residuo altamente contaminante y facilitan las herramientas -embudos- para que los coruñeses puedan reciclar el aceite usado en sus cocinas.

Su presencia es cada vez mayor. Empezaron la ciudad de A Coruña con 20 contenedores y ahora ya tienen 76, además de estar presentes en muchos de los municipios del área metropolitana. "Recogemos todos los días y hacemos una media de 8 rutas semanales", explica Susana. El Castrillón es la zona donde más aceite doméstico se recicla, pues el contenedor ubicado en este barrio es el que más veces pasan a recoger. Le siguen muy de cerca los depósitos del mercado del Elviña y del centro cívico de este mismo barrio.

¿Cómo reciclar aceite doméstico de manera correcta?

Llegados a este punto, es bueno que dediquemos unos párrafos a explicar cómo se recicla el aceite doméstico de manera correcta. Para empezar, Susana nos hace hincapié en que los contenedores naranjas de Mulleres Colleiteiras solo se puede depositar aceite doméstico, no se puede echar aceite de motor.

Una vez aclarado este punto, nos detalla el proceso a seguir para reciclar el aceite de cocina. Lo primero, para que resulte más cómodo, es utilizar un embudo (como el que facilitan desde esta cooperativa) para verter el aceite usado en una botella. Ojo en este paso: el aceite debe estar frío y la botella debe ser de plástico transparente. No utilizar de cristal porque rompen al mover el contenedor, ni tampoco de plástico oscuro porque dificulta una rápida identificación del aceite.

Proyectos futuros

Mulleres Colleiteiras tiene la mirada puesta en el futuro que pasa, además de por el cambio de furgoneta, por ampliar sus planes de negocio con la gestión y depuración del aceite para su uso directo en calderas de calefacción. Esta ingeniosa idea sobre la que trabajan supondría un importante ahorro económico para muchas familias al tiempo que se aprovecha un bien reciclado.

"Todavía hay que avanzar mucho legislativamente, estamos solo con el proyecto piloto", asegura Susana, quien defiende que el biocombustible resultante de este proceso de depuración podría ser utilizado en instalaciones publicas, redudando así en un beneficio económico y social.

Esta cooperativa solo opera en el área de A Coruña, pero ya trabaja en expandir su visión al resto de Galicia. Así, en concreto, quieren tener presencia en otras zonas de Galicia con la apertura de una planta de revalorización en Pontevedra y una planta de transformación por la zona de Santiago.

Mientras siguen trabajando en su expansión por el resto de la comunidad gallega, Mulleres Colleiteiras afronta con ilusión el resultado de un convenio sellado con la Fundación Emalcsa, que les dotará de una nueva furgoneta que se surtirá de GNC, combustible que produce la Edar de Bens y que contaminará un 90% menos que su actual vehículo. Todo un ejemplo de economía circular, un modelo que mulleres colleiteiras ha conseguido hacer realidad.

Economía