El Español
Cultura
|
Gastronomía

Melindres, la estrella de la “tierra dulce” gallega

La repostería gallega celebra esta semana muchos años de cariño, respeto y tradición en la localidad de Melide gracias a los melindres, el dulce emblemático de la zona
Ricos, melindres y almendrados (Foto: Turismo de Santiago)
Ricos, melindres y almendrados (Foto: Turismo de Santiago)
Ofrecido por:

Aunque Galicia suele transmitir y exportar maravillosamente bien la gran calidad de sus productos (tanto por tierra como por mar), tenemos una pequeña tarea pendiente en lo que la expansión culinaria se refiere: la repostería. Más allá de la archiconocida tarta de Santiago y las filloas u orejas, parece que los gallegos no conocemos más recetas donde el azúcar sea el ingrediente predominante. Sin embargo, nada más lejos de la realidad: existen miles de recetas de repostería espectaculares que se esconden en multitud de localidades gallegas, que esperan un merecido momento de fama en las sobremesas más glotonas.

Melide, tierra dulce

Uno de estos casos es el de Melide, un municipio coruñés con apenas 7600 habitantes, que muestran con orgullo recetas de repostería con larga tradición que le han llevado a ganarse el sobrenombre de terra doce. Y es que pocos sitios pueden compararse con esta tierra, cuyo aroma al pasear por sus calles nos desvela que es el origen de dulces almendrados, melindres y ricos que han cautivado a mayores y pequeños desde hace años. Su éxito reside, como no podía ser de otra manera, en un respeto total por la elaboración casera y tradicional.

"Ricos"
Fuente: Turismo de Santiago
Los ricos son un tipo de galletas que solo se elaboran en Melide, y que pueden aguantar con todo su sabor y propiedades durante varios días

Los "ricos", además de un nombre con una gran carga descriptiva, son un dulce único de Melide, y los mejores ejemplares los encontraremos en sus panaderías y pastelerías. Se trata de una especie de galletas, que solo necesitan harina, manteca de vaca, azúcar, huevos, limón y anís. Su elaboración es sencilla, ya que consiste en crear una masa compacta a la que hay que dejar reposar y luego hornear a unos 180º C. La receta en la teoría es muy sencilla, pero como toda la repostería, dominarla puede ser un reto. Unos buenos ricos deben tener un sabor equilibrado y una forma compacta, que les ayude a no perder sus propiedades a pesar de que los guardemos por un largo período de tiempo.

"Almendrados"
Fuente: Turismo de Santiago
La almendra es muy típica en numerosos postres gallegos (tarta de Santiago, pastas almendradas, algunas bicas…) a pesar de que la almendra no es un fruto seco autóctono

Los almendrados de Melide tienen también gran éxito, aunque la comparación con los de Allariz es inevitable. Sin embargo, la receta es totalmente similar, fruto de la transformación de recetas familiares que pasaron de abuelos a padres y de padres a hijos. La clave está en trabajar con dos texturas en el triturado de las almendras: una que parezca casi un polvo, como harina; y otra que presente un grano más grande, que se detecte al comer. Una vez ya tostadas y molidas, las juntamos con azúcar y con dos claras de huevo, creando poco a poco una pasta granulada que hornearemos (si seguimos la receta ourensana, con una oblea debajo) durante unos 25 minutos a 150º C. Ojo, un buen truco es el de espolvorear el azúcar antes de la cocción, y controlar que nunca nos pasemos de tiempo, o la consistencia mantecosa del almendrado pasará a ser la de una roca.

Los melindres, los reyes de la fiesta

Los melindres resultan más variopintos, ya que no suelen ser tan comunes, y su elaboración requiere cierta maestría. La receta de estas pequeñas rosquillas esconde un halo de secretismo, ya que en Melide se guarda con mucho mimo las claves y los “truquillos” que hacen de sus melindres un atractivo turístico y culinario a cualquier aficionado a la buena comida. Siguiendo la tónica de la repostería gallega, los ingredientes son humildes y fáciles de encontrar en cualquier lado: harina, mantequilla, yemas de huevo y un toque de anís. El toque final se basa en el glaseado, que debe ser fino y elegante, creando una capa translúcida que sigue permitiendo ver al melindre pero que complementa su sabor a las mil maravillas. Para elaborarlos debemos realizar una masa con los ingredientes, que dejaremos reposar por lo menos una hora. Con la masa lisa y sin que se pegue a las manos, vamos haciendo la forma de los melindres y los horneamos apenas unos diez minutos a buena temperatura, unos 220º- 210º C. Después, debemos dejarlos reposar y trabajar en el glaseado. Una vez lo tengamos preparado, debemos bañar de manera uniforme y rápida los melindres, consiguiendo esa fina pero imprescindible capa dulzona que hace que se conviertan en un dulce emblemático de la zona.

"Melindres"
Fuente: Turismo de Santiago
Los melindres son el alma de la Festa del Melindre, que se celebra cada año en el segundo domingo de mayo en Melide. Este año la fiesta se ajustará a las medidas sanitarias, a diferencia del año pasado, cuando la festividad tuvo que ser cancelada.

Como hemos dicho, a pesar de toda esta gran variedad de almendrados y dulces típicos, los melindres son los que se llevan el “oro” en esto de la repostería melidense. Tanto es así que se lleva celebrando una Festa do Melindre e da Repostaría Tradicional da Terra de Melide desde hace casi ya 30 años y que cuenta con el título de Fiesta de Interés Turístico de Galicia desde el 2014. Si ya se te está haciendo la boca agua seguro que estás mirando el calendario para reservar el día. ¿Cuándo? Pues el segundo domingo del mes de mayo. Durante ese fin de semana podemos degustar los grandes postres tradicionales a la vez que se pone en valor este tipo de oficios con actividades de todo tipo.

Toda la jornada se desarrolla en diferentes eventos, con nombramientos de los Caballeros y Damas de la Fiesta del Melindre, donde participan políticos, cocineros, periodistas, famosos… Sin embargo, la pandemia de la Covid-19 ha impedido que el año pasado se pudiera realizar esta fiesta con normalidad. Este año, la fiesta será un pelín diferente (siguiendo las normas que marquen las autoridades sanitarias) y ha cambiado de nombre: Días de exaltación da Repostaría tradicional da Terra de Melide. Aunque la fiesta no será igual, el sentimiento será el mismo. Desde este miércoles hasta el domingo, en Melide se irán instalando diversos stands para poner a la venta todos los dulces típicos, además de diversas actividades (a las que habrá que pedir cita), como un showcooking con el cocinero Miguel Liboreiro, del restaurante Tobo do Lobo; o un concierto a cargo de la banda Os Meligaos.

Así que ahora ya lo sabes: reserva un día de esta semana para visitar Melide, degustar melindres, ricos y almendrados y disfrutar de un día dulce; que ya va siendo hora de que podamos volver a celebrar lo singular, mágico y sabroso que ofrece nuestra tierra. ¡Qué aproveche!

¡Sigue a La Tienda de Lino en Facebook!
TEMAS:
Cultura