El Español
Cultura
|
Historias de la Historia

Cuando Galicia consiguió detener los vertidos de residuos nucleares al mar

La historia de unos gallegos que, en sus barcos de madera, se enfrentaron a los grandes países de Europa para evitar que contaminasen
06:00 · 05/01/2020
Activistas evitando la descarga de residuos. https://es.greenpeace.org

A unos centenares de kilómetros de las costas de Galicia, en la conocida como Fosa Atlántica, fueron depositados durante décadas más de 140.000 Toneladas de residuos nucleares. Entre 1949 y 1982, ocho países vertieron sus residuos radiactivos en la Fosa Atlántica: Holanda, Francia, Gran Bretaña, Bélgica, Alemania, Italia, Suiza y Suecia, convirtiéndola en un gran cementerio nuclear. Hasta que Greenpeace pidió ayuda a Galicia. En una misión desesperada, en Alta Mar y con medios precarios, tres buques gallegos fueron los “culpables” de la moratoria de residuos que se abrió en 1982, que fue el germen del ecologismo en nuestro país y origen de Greenpeace España. Esta es la historia de los gallegos que se enfrentaron, con barcos de madera, a las potencias mundiales, para que dejaran de envenenar el Océano Atlántico.

Greenpeace nacía en 1971 en Canadá. Un grupo de activistas antinucleares se embarcó a bordo del viejo pesquero Phyllis Cormack para protestar contra las pruebas nucleares que Estados Unidos estaba llevando a cabo en Amchitka, Alaska. Su objetivo era impedir que la bomba fuese detonada colocándose en el centro de la zona de pruebas. Como acción directa, la expedición no salió según lo esperado, pero como estrategia publicitaria resultó un éxito extraordinario. Un año después, Estados Unidos se veía forzada a anunciar que detendría las pruebas nucleares en la zona. Amchitka es desde entonces una reserva ornitológica.

Primer barco de Greenpeace. https://es.greenpeace.org

A principios de 1980, Greenpeace ponía el foco en los vertidos de residuos nucleares que se venían realizando en los mares de todo el mundo y, en particular, frente a las costas gallegas.

Así fue como contactaron con políticos gallegos, advirtiéndoles que varios cargueros descargarían su veneno en el Atlántico y Galicia era la tierra firme más próxima a la zona de descarga.

Barril con desechos radiactivos cerca de la costa francesa. https://nuclear-news.net

Greenpeace acompañaría con uno de sus buques insignia, el “Sirius”, a quien le acompañase a boicotear los vertidos. Pero solo consiguieron que un pequeño palangrero de Ribeira, el “Xurelo”, accediera a la petición. Cuando salían del puerto de Ribeira, Greenpeace les notificó que el Sirius estaba averiado en Plymouth y que no podía acompañarles. El Xurelo siguió adelante con su acción. Era el 21 de septiembre de 1981.

Buque Sirius de Greenpeace. https://revistalafactoria.org

Con su estructura de madera, en alta mar, sin GPS… fue complicado pero, finalmente, alcanzan a los dos cargueros holandeses “Louise Smits” y “Kirsten Smits”.

Carta náutica con el recorrido del Xurelo. https://praza.gal

El primero ya había vaciado su carga. El segundo estaba en ello, pero una patrullera holandesa se interpuso entre el pequeño pesquero y los cargueros. El Xurelo escenificó su protesta y, sin poder hacer mucho más, volvieron a Ribeira, donde fueron recibidos por cientos de personas.

Tripulantes del Xurelo buscando a los cargueros. https://praza.gal/

Un año después, el Xurelo volvió a la Fosa Atlántica. Iba acompañado de otros dos pesqueros gallegos, el “Pleamar” y el “Arosa I”, a los que en esta oportunidad sí se uniría el Sirius de Greenpeace.

El Arosa I antes de zarpar del puerto de Vigo. https://www.elcorreogallego.es

Y en esta ocasión sí que sería un enfrentamiento “justo”. Los ecologistas acercaron sus zodiacs a los buques, mientras eran atacados con chorros de agua a presión pero, aun así, consiguieron pegarse al casco de los cargueros, justo debajo de las grúas que lanzaban los bidones radiactivos al Océano. En un momento dado, dos de ellos cayeron sobre las lanchas. Las imágenes de los ecologistas saltando por los aires por el impacto de los bidones dieron la vuelta al mundo y se convirtieron en símbolo de la lucha antinuclear.

Activistas de Greenpeace bloqueando la descarga de residuos. https://es.greenpeace.org

Residuos golpeando las zodiacs de los activistas de Greenpeace. https://es.greenpeace.org

Puedes ver un vídeo con este impactante momento aquí.

Incluso algunos de los activistas, entre ellos el gallego Modesto Solla, se ataron con cadenas y esposas a las grúas del carguero Rijnborg, junto al alemán Harold Zindler y el norteamericano Rusell Wra y fueron llevados a bordo hasta Holanda en donde se les dejó en libertad sin cargos.

La victoria fue total. 1982 fue el último año en que se vertieron residuos nucleares frente a las costas gallegas. La presión internacional consiguió que los estados implicados acordasen una moratoria temporal, que se convirtió en permanente con el Convenio de Londres de 1993 que, de hecho, no es una prohibición definitiva, pero supuso el fin de los vertidos nucleares en el mar.

Sede en Viena del Organismo Internacional de Energía Atómica. https://www.iaea.org

El 4 de septiembre de 1982, en el puerto de Vigo, nuestros protagonistas eran recibidos como héroes, su protesta se prolongó en tierra y se extendió por toda Europa. Nacía en Galicia un joven e incipiente movimiento que contagiaría a toda España: el ecologismo, que culminaría en la fundación de Greenpeace España en 1984.

Noticia publicada en La Vanguardia. http://hemeroteca.lavanguardia.com

En la actualidad, casi 40 años después de los últimos vertidos, se calcula que en la Fosa Atlántica hay 140.000 toneladas de residuos nucleares radiactivos depositadas desde 1949, a unos 4.000 metros de profundidad. La radioactividad acumulada en esa zona es siete veces mayor que en Chernóbil y se calcula que los bidones de acero recubiertos de hormigón pueden resistir entre 20 y 50 años

Vertidos: Fuente: Materia http://esmateria.com/2013/05/07/las-115-000-toneladas-de-basura-radiactiva-olvidadas-en-el-atlantico-nordeste/

El Xurelo se hundió el 18 de diciembre de 2002 en el puerto de Ribeira, tras varios años abandonado. Fue reflotado y desguazado. Amargo final para uno de los héroes que lograron acabar con los vertidos nucleares en el mar.

Tripulación del Xurelo. https://www.lavozdegalicia.es

Historias de la Historia…

Iván Fernández Amil. Storyteller. Experto en Compras y Aprovisionamiento. Procurement Manager. 

https://www.linkedin.com/in/ivan-fernandez-amil/

https://www.instagram.com/ivanfamil/

Referencias:

  • es.greenpeace.org/es/
  • es.wikipedia.org
  • lavozdegalicia.es
  • elpais.com
  • culturagalega.gal
  • eldiario.es
  • elconfidencial.com
  • radiocable.com
  • praza.gal
  • sghn.org
  • semosgaliza.gal
  • farodevigo.es
  • lavanguardia.com
  • abc.es
Cultura