El Español
Actualidad
|
Ferrolterra

Reacciones tras las nuevas conexiones de autobús con Ferrol: "Mi hijo no estudiará allí"

Con la entrada en funcionamiento de las nuevas frecuencias, estudiantes de Ares, Mugardos o Betanzos ven reducidas sus opciones de acudir a la urbe naval para cursas sus estudios
Estación de autobuses de Ferrol.
Turismo de Galicia
Estación de autobuses de Ferrol.
Ofrecido por:

Para Ana, vecina de Betanzos (A Coruña), la modificación de las líneas de autobús Ferrol-A Coruña, en el día de ayer, fue toda una sorpresa. Las reclamaciones de personas usuarias del transporte público en Ferrolterra, motivaron que la Dirección Xeral de Mobilidade proyectase un plan de mejora, que entraba ayer en funcionamiento, y que ha generado malestar entre algunas personas usuarias de este servicio público.

En su caso, las frecuencias que conectan la urbe naval y Betanzos impiden que su hijo, que estudia un FP en Ferrol, pueda regresar a casa tras finalizar la jornada lectiva.

Vecinos de las zonas de Ares y Neda han reivindicado, a través de redes sociales, que la modificación horaria reduce sus posibilidades de conexión con Ferrol y A Coruña y, en el caso de Ares, ha ocasionado problemas para que los estudiantes acudiesen a sus centros de estudio en Ferrol.

El refuerzo

El refuerzo de las conexiones directas por autopista respondía a la demanda de estudiantes y trabajadores que denunciaban la gran cantidad de tiempo que tenían que invertir en acudir a la ciudad herculina al optar por el autobús como medio de transporte. No obstante, los usuarios del servicio por carretera censuran la reducción de frecuencias disponibles.

Además, Ferrol y Ares han remitido sendos escritos a la Dirección Xeral de Mobilidade con algunas apreciaciones sobre las nuevas líneas y, en el caso de la cabecera de comarca, con la solicitud de una prórroga para poder realizar aportaciones al presente plan de transporte público.

En el caso de Pontedeume (A Coruña), el ayuntamiento solicitará la restitución de las líneas suprimidas, así como un incremento de los servicios que «cubran as necesidades da cidadanía eumesa».

La Plataforma en Defensa del Transporte Público de Ferrolterra ha convocado una reunión, este jueves a las 18:00 horas en el Antiguo Hospicio, para abordar la ausencia del autobús directo de las 6:30 horas en el planteamiento de la Xunta o el cambio del emplazamiento de salida del autobús de las 15:30 horas, con dirección Ferrol, que pasa de partir de la Estación de Autobuses a iniciar ruta en Alfonso Molina.

Las conexiones, determinantes

En el caso del hijo Ana, optó por desplazarse todos los días desde Betanzos a Ferrol por lo atractivo de la oferta académica. «Nuestras posibilidades económicas no permitían que pudiese alquilar un piso para irse a estudiar y buscamos las opciones que tenía», detalla Ana.

Las conexiones entre ambas poblaciones fueron determinantes para que su hijo, que cursa un ciclo medio, optase por Ferrol como ciudad para estudiar. «A primera hora de la mañana ya no tenía autobús, pero puede coger el tren y los profesores le permiten entrar unos minutos tarde», explica la madre del joven.

A la hora de regresar, según detalla Ana, su hijo debía salir unos minutos antes de clase para poder llegar a tiempo al autobús del mediodía que le permitía estar en Betanzos a las 16:00 horas.

Con el cambio de las frecuencias, señala Ana, su hijo «solo tendrá el autobús de las 19:30 horas para regresar a casa cada día.» «Esto le supone perder muchísimo tiempo que podría dedicar a clases particulares, actividades deportivas y a eso hay que sumar que tendrá que comer fuera con el coste que conlleva», reflexiona esta madre que ha acudido, esta mañana, al ayuntamiento de Betanzos para interponer una reclamación.

Otra de las opciones que podría utilizar, según ha consultado Quincemil en la página de Renfe, es la de coger el tren a las 15:10 en la estación de Ferrol y apearse a las 15:48 horas en Betanzos Infesta y buscar otro medio de transporte que le sirva de enlace para acercarse más a su domicilio.

No obstante, esta madre hace hincapié en el ahorro que posibilitaba el uso del autobús en los desplazamientos diarios de su hijo, al hacer uso de la tarjeta Xente Nova, y en que esta alternativa le obligará a perder la última hora de clase para poder llegar a tiempo a la estación de tren.

Búsqueda de apoyos

«El año que viene mi hijo empezará un ciclo superior y, con estas posibilidades, no estudiará allí», determina Ana que sopesa como encarar lo que queda de curso después de conocer la modificación de las frecuencias de transporte.

«La tarjeta Xente Nova es un aliciente para que los jóvenes puedan estudiar fuera de sus lugares de origen, pero si los horarios no se adecúan a sus necesidades no sirve de nada«, concluye Ana.

Esta madre se plantea buscar a más personas afectadas con el objetivo de reivindicar un transporte público que resulte atractivo. «No pedimos veinte buses al día, creo que es razonable que los horarios de salidas y llegadas sean coherentes con las entradas y salidas de institutos y centros de trabajo«, sentencia esta afectada.

Actualidad