El Español
Cultura

Muere Chelo, la última guerrillera antifranquista de Galicia

De una familia de nueve, solo quedaron tres. Exiliada en Francia desde 1949, Chelo solo regresó a Galicia en 2004, cuando homenajearon a sus padres en su aldea natal de O Barco de Valdeorras
Imágenes del documental de Odette Martinez
La isla de Chelo
Imágenes del documental de Odette Martinez

La muerte se llevó a la última guerrillera que se echó al monte en Galicia; Consuelo Rodríguez, conocida como Chelo, fallecía en Francia, ironías del destino, el pasado 18 de julio.

Allí se exilió, no sin antes haber dado la batalla en las montañas de Galicia y El Bierzo. Perteneció a la Federación de Guerrillas León-Galicia, en cuyas filas se integró entre 1942 y hasta 1949.

Nació en 1919 en Soulecín, O Barco de Valdeorras. Su madre y su padre fueron fusilados en octubre de 1939. Sus restos aún permanecen en el monte de la aldea, en un punto que se señaló con una placa en 2004 el año en que Chelo volvió a Galicia. Una placa que reza así: "Aquí yacen Domingo Rodríguez y Amalia López, ciudadanos ejemplares fusilados por el franquismo. Soulecín y Valdeorras no os olvidan".

La muerte se cebó con la familia en aquellos tiempos convulsos de guerra civil. Cuatro de sus hermanos varones también fueron fusilados, mientras que Chelo y su hermana pasaron tiempo en prisión. Su compañero Arcadio, otro guerrillero, también fue abatido en el monte.

En el documental "La isla de Chelo" confesó que aunque luego se casó de nuevo en Francia con otro ex guerrillero, seguía llorando por Arcadio, con quien compartió largos días y noches en los montes.

Cargaba la pistola presta en el bolso. "Si me pedían la documentación, yo respondería con la pistola". Relató las penurias de su huida en el documental. "Me desembarcaron en un peñón y me caí, y sangraba por todas partes, pero me levanté, me agarré a las piedras y seguí".

Esta fue la metáfora de su vida, seguir y reponerse a pesar de dolor de perder a los suyos y vivir escenas de barbarie. De una familia de nueve, solo quedaron tres. La resistencia de toda una vida, 99 años de un pedazo de la historia de España y de Galicia.

Cultura