El Español
Vivir
|
Gastrosantiago

La Bodeguilla de San Roque de Santiago echa el cierre tras 35 años

Tras haber arrancado su andadura en 1986, esta "capilla del buen comer" cierra sus puertas, aunque mantiene su actividad en San Lázaro y Santa Marta.
Bodeguilla de San Roque

La Bodeguilla de San Roque, uno de los grandes clásicos de la hostelería de Santiago de Compostela que inició su andadura en 1986, echa el cierre tras 35 años de actividad y después de haber extendido su modelo a los barrios de San Lázaro y Santa Marta.

"Tenemos que comunicaros que, después de 35 años a vuestro lado, la actual etapa de la Bodeguilla de San Roque llegó a su fin en este mes de enero", ha anunciado el local a través de su cuenta de Facebook.

Tras haber estado operando en las últimas fechas en terraza y con servicio a domicilio y para su recogida en el local, la Bodeguilla de San Roque ha anunciado este mismo jueves su cierre definitivo.

La imagen con la que la Bodeguilla agradece el cariño recibido desde 1986 (Bodeguilla de San Roque).

"Desde esta pequeña capilla del buen beber y el buen comer decimos adiós y muchas gracias por todo el cariño que recibimos desde nuestro inicio; muchas gracias por estar ahí y por acompañarnos durante tantos años", concluye la publicación del restaurante.

La Bodeguilla de San Roque abrió sus puertas en el número 13 de la calle del mismo nombre en 1986, en el emplazamiento de una antigua taberna, desde donde se fue consolidando con una apuesta por la gastronomía tradicional, las tablas de quesos y embutidos y una amplia carta de vinos.

Además de las actividades propias de la hostelería, la Bodeguilla de San Roque siempre se ha caracterizado por una apuesta por la cultura local, organizando frecuentemente talleres y catas de vinos

El éxito del local, todo un referente de la zona de San Roque, llevó a ampliar el modelo: primero en 2005, con la apertura de la Bodeguilla de San Lázaro en las inmediaciones del Palacio de Congresos y más tarde, en 2012, de la Bodeguilla de Santa Marta, con un local en la Avenida de la Libertad.

¡Síguenos en Facebook!
Vivir