El expresidente Donald Trump en un mitin para apoyar al candidato republicano en Pensilvania el pasado sábado.

El expresidente Donald Trump en un mitin para apoyar al candidato republicano en Pensilvania el pasado sábado.

LA TRIBUNA

Las 'midterm' de EEUU: dos mitades chocarán como trenes

Estas elecciones de mitad de mandato, con las dos mitades del país en empate técnico, serán el pistoletazo de salida para las presidenciales del 2024.

7 noviembre, 2022 00:10

Los dos países más grandes de América Latina, por su población, están divididos en proporciones prácticamente iguales. En Brasil, Lula ganó por los pelos y tendrá que gobernar con una oposición tan fortalecida como radicalizada. En Estados Unidos la película tiene un guion bastante similar y, en menos de una semana, tendrá un giro hacia el género de terror.

El expresidente Barack Obama y el presidente de los EEUU, Joe Biden, en un mitin del Partido Demócrata el pasado sábado en Pittsburgh.

El expresidente Barack Obama y el presidente de los EEUU, Joe Biden, en un mitin del Partido Demócrata el pasado sábado en Pittsburgh.

Aunque son a nivel parlamentario y regional, las midterm o elecciones de medio término suelen ser un referéndum sobre el desempeño del presidente.

A nivel interno, tenemos a un Biden reprobado y muy lejos del que ha liderado la respuesta internacional a las autocracias que buscan acabar con el modus vivendi occidental. Curioso, ya que hablamos de quien fue vicepresidente de un gobierno, el de Obama, exitoso en política interna pero desastroso en la exterior.

Con o sin razón, la inflación se come a la gestión de Biden. Un gobierno acartonado, lento y desconectado de sus bases no ha sabido imponer la narrativa, cierta, de que la inflación es producto de la invasión de Ucrania, la pandemia y otros asuntos que no son responsabilidad directa del gobierno. Esto, por supuesto, ha sido aprovechado por una oposición radicalizada, ágil en materia de comunicaciones y muy conectada con sus bases.

Con todo eso, no esperemos una marea republicana. De hecho, en cuanto a apoyo general, hay un empate técnico. Los republicanos deben salir victoriosos, pero no será la avalancha que se veía hace unos meses. Aunque no están igual de motivados que en el 2018, el voto joven, el de los millennials y la generación Z, puede terminar salvando a los demócratas de una humillación. De hecho, si esta cohorte saliera a votar masivamente otro gallo cantaría.

[Trump quiere volver a la Casa Blanca: dice que "muy probablemente" se presente a las elecciones]

Por otra parte, estas elecciones de mitad de mandato serán el pistoletazo de salida para las presidenciales del 2024. Donald Trump, cuya candidatura es inminente, tiene la misma aprobación que Biden: en torno al 40%. La ventaja sobre su rival es que Trump representa como nadie a las bases de su partido, caso contrario al de Biden con el suyo. La desventaja para Donald es que su nominación no está atada: tiene delante a Ron DeSantis. Si el actual gobernador de Florida es reelecto holgadamente, como es previsto, tendrá con qué rugirle al expresidente en las internas republicanas.

Sin embargo, la mejor noticia para Biden sería que el nominado fuera Trump, ya que nada reactivaría a las bases demócratas e independientes como que el expresidente volviera al ruedo electoral. DeSantis, por su parte, no cae tan mal en los independientes, siempre decisivos.

Un país, la primera potencia del mundo, dividido en dos. Malas noticias.

*** Francisco Poleo es analista especializado en Iberoamérica y Estados Unidos.

Más en opinión

Blog del Suscriptor
El carácter de Feijóo, oportunidad para Sánchez

El carácter de Feijóo, oportunidad para Sánchez

Anterior
Alberto Núñez Feijóo y Pedro Sánchez se saludan, este martes, a su llegada al Senado.

Feijóo y la picadura del séptimo mes

Siguiente