Nirmal Purja escalando el K2.

Nirmal Purja escalando el K2.

HISTORIAS MAYÚSCULAS

Nims logra lo imposible: 14 cimas en 6 meses

El nepalí Nirmal Purja ha logrado un hito descomunal: coronar las 14 montañas de más de 8.000 metros del planeta en sólo seis meses y seis días. 

4 diciembre, 2021 02:31

El tirolés Reinhold Messner hizo algo increíble: escaló, y hasta entonces nadie lo había hecho, las 14 montañas del planeta que superan los 8.000 metros de altitud. El montañero más reconocido del mundo tardó 16 años, entre 1970 y 1986, en lograr semejante hazaña.

Jerzy Kukuczka competía con él por lograr esa proeza histórica, aunque probablemente la apuesta era más bien de ambos contra sí mismos. El mítico montañero polaco fue el segundo en conseguirlo, pero tardó menos de la mitad que el italiano: siete años.

En la carrera por forjar logros cada vez más asombrosos en las cotas más altas de la Tierra, el nepalí Nirmal Purja ha firmado un hito descomunal al hollar esas 14 cimas en sólo seis meses y seis días.

Esta semana, la plataforma Netflix ha estrenado en España el documental sobre esta historia absolutamente mayúscula del escalador, a quien también se le conoce como Nims. El Proyecto Posible, como lo llamó para darse ánimos ante un propósito aparentemente inviable, se eleva como un acontecimiento de una magnitud cercana a la que en su día tuvo la gesta de Edmund Hillary y Tenzin Norgay en 1953, los primeros alpinistas en hacer cumbre en el Everest.

"Todo lo que rodea esta épica batalla contra lo posible resultó extremadamente complejo y multiplica el mérito de este alpinista que llegó a creerse capaz de cualquier cosa"

Exgurkha, esos militares reconocidos en el mundo entero por su extrema dureza, y también exfuerzas especiales británicas (del cuerpo de elite Special Boat Service), Nims culminó su proeza el 29 de octubre de 2019 en la cima del Shisha Pangma, tras vencer numerosas dificultades en las montañas y fuera de ellas.

La falta de financiación inicial, la preocupación por la enfermedad de su madre, las avalanchas constantes, las paredes de hielo, la exigencia física, la mental, su autoimpuesta necesidad de ayudar a desconocidos que necesitaron (y recibieron) su ayuda durante el trayecto... todo alrededor de esta épica batalla contra lo posible resultó extremadamente complejo y multiplica el mérito de este alpinista que llegó a creerse capaz de cualquier cosa, y que se llamó a sí mismo, quizá en un momento de escaso control del ego, "el Usain Bolt de los ochomiles".

Nims logró culminar su Project Possible porque “no está en mí rendirme”, lo cual es una gran lección ante cualquier reto, en especial los superlativos. También es importante considerar el objetivo de su proyecto, que era “para todo el pueblo nepalí”.

"Los 14 de Nims en sólo seis meses constituyen ya una parte de la historia del himalayismo y colocan al nepalí al lado de Messner y Kukuczka, las dos grandes leyendas del montañismo mundial"

Los sherpas y otros montañeros locales consiguen a menudo gestas extraordinarias, pero las realizan fundamentalmente (más allá de su necesidad de supervivencia, claro), para que los occidentales que los acompañan las luzcan. En esta ocasión, el líder de las 14 expediciones no era europeo ni neozelandés, sino asiático, y eso ha constituido un orgullo para la comunidad de montañeros del Himalaya.

Nadie sabe si fue Tenzin o si fue Ed quien pisó primero la cumbre del Everest, y no tiene importancia. Pero sí la tiene, ahora, que un equipo compuesto por himalayistas locales haya conseguido una hazaña que se asoma tanto a lo imposible.

En el documental, Nims llega a afirmar que la vida es "absurda" mientras se desliza por el apurado filo que la separa de la muerte. También alude a que hay una sola y que hay que vivirla. Y eso es lo que hace.

Los 14 de Nims en sólo seis meses constituyen ya una parte de la historia del himalayismo y colocan al nepalí al lado de Messner y Kukuczka, las dos grandes leyendas del montañismo mundial.

Su gesta constituye sobre todo una enseñanza sobre la perseverancia y el esfuerzo: ambos resultan extremadamente arduos, pero, si se observan con la intensidad suficiente, entregan una recompensa insólita.

*** Ángel F. Fermoselle es escritor.

Más en opinión

Blog del Suscriptor
Un médico vacuna a una niña.

Convicciones vacunales

Anterior
Concentración de la España vaciada.

Quince campanarios

Siguiente