Rosa Estaràs, primera por la derecha, junto a otras eurodiputadas en el Parlamento Europeo.

Rosa Estaràs, primera por la derecha, junto a otras eurodiputadas en el Parlamento Europeo. Parlamento Europeo Bruselas

LA TRIBUNA

Una verdadera igualdad para Europa

Las autoras piden a los Estados miembros de la UE que ratifiquen el Convenio de Estambul para avanzar hacia la igualdad total de los sexos en Europa. 

Rosa Estaràs Frances Fitzgerald
2 enero, 2021 00:54

La cuestión de la igualdad y la desigualdad dentro de nuestras sociedades ha vuelto a ponerse en primer plano durante la pandemia de la Covid-19. Entre las personas mayores y las más jóvenes, entre el norte y el sur, entre el este y el oeste, y entre los diferentes grupos socioeconómicos. 

Sin embargo, es particularmente frecuente cuando se trata de la igualdad entre los géneros. La violencia doméstica, las presiones por el cuidado de los niños y las dificultades para acceder a la atención sanitaria de rutina han tenido un impacto diferencial en las mujeres en los últimos diez meses, no creando nuevos desafíos, sino exacerbando los ya existentes.

Garantizar que todos los ciudadanos tengan las mismas oportunidades de éxito, tanto en el ámbito económico como en el social y el político, es el núcleo de nuestra misión como miembros del Grupo del Partido Popular Europeo (PPE) en el Parlamento Europeo. Queremos que todas las mujeres tengan la oportunidad de llevar una vida ambiciosa y satisfactoria. Desde un nacimiento saludable hasta una educación satisfactoria, desde la decisión de entrar en un mercado laboral justo hasta la elección de tener una familia, desde la participación plena en la vida pública hasta la provisión de las mujeres a medida que envejecen.

Todavía estamos lejos de alcanzar la plena igualdad entre los géneros. Para ello, debemos abordar la violencia de género, empoderar a las mujeres en la economía y garantizar que la atención sanitaria de las mujeres sea accesible para todos.

Instamos a todos los Estados miembros a que ratifiquen el Convenio de Estambul, el primer instrumento internacional jurídicamente vinculante para combatir esos crímenes atroces

Trágicamente, una de cada tres mujeres en la UE, de 15 años o más, ha experimentado alguna forma de violencia física y/o sexual, y las denuncias de violencia doméstica han aumentado rápidamente durante el confinamiento por la Covid-19. Combatir la violencia en todas sus formas es una prioridad absoluta. La UE, los Estados miembros y las autoridades deben hacer todo lo que esté en su mano para erradicarla, apoyar a las víctimas y perseguir a los autores.

Por ese motivo, instamos a todos los Estados miembros a que ratifiquen el Convenio de Estambul, el primer instrumento internacional jurídicamente vinculante para combatir esos crímenes atroces. Una definición de la violencia contra la mujer a escala de la UE, que incluya formas digitales y no digitales, así como la inclusión de la violencia contra la mujer en la lista de delitos de la UE, garantizando que no haya impunidad para estos delitos en ningún Estado miembro, también facultaría a las autoridades para tomar medidas. 

La trata de seres humanos es una violación especialmente horrible de los derechos humanos, y casi la mitad de las víctimas (44%) son objeto de trata dentro de la UE. Las mujeres y las niñas, en particular las mujeres y las niñas romaníes, siguen siendo las más vulnerables a la trata, mientras que la trata para la explotación sexual sigue siendo la forma más extendida.

El PPE pide a la Comisión Europea que introduzca una Directiva sobre la lucha contra la trata con fines de explotación sexual para llevar a los autores, abusadores y explotadores ante la Justicia. También debería hacerse un mayor esfuerzo por coordinar la cooperación policial y judicial a través de Europol y Eurojust.

El empoderamiento de las mujeres como ciudadanas y agentes económicos es fundamental para la futura prosperidad de nuestras economías, nuestras sociedades y para hacer frente a la pobreza. Las mujeres siguen estando infrarrepresentadas en puestos de responsabilidad en muchos campos, como la empresa, la ciencia, la representación sindical y la política y los cargos públicos, a pesar de que representan casi la mitad de la fuerza de trabajo y más de la mitad de los graduados universitarios de la UE.

A pesar de su mayor cualificación, las mujeres trabajan con mayor frecuencia en puestos a tiempo parcial, en particular las mujeres con hijos. La combinación del trabajo y la vida familiar plantea muchos desafíos, y las mujeres tratan de ajustar sus carreras a la vida familiar y a las responsabilidades del cuidado.

El PPE defiende la idea de igual salario por igual trabajo y apoya la labor encaminada a establecer un marco europeo armonizado sobre la transparencia de los salarios, teniendo debidamente en cuenta las circunstancias singulares de las pequeñas y medianas empresas de la UE.

También es necesario abordar la diferencia de pensiones entre hombres y mujeres, mientras que la plena transposición de la Directiva sobre el equilibrio entre el trabajo y la vida privada beneficiaría en gran medida a los padres y cuidadores que trabajan. Además, es esencial la necesidad de una estrategia europea para los cuidadores que permita la cooperación de la UE en la esfera de la atención y los cuidados.

Se debe alentar a las niñas a que cursen asignaturas de matemáticas y ciencias en la escuela

Es necesario seguir desarrollando la creatividad y el potencial empresarial de las mujeres como fuente no explotada de crecimiento económico y empleo. La capacidad empresarial de las mujeres y el acceso a préstamos y financiación de capital social deben promoverse mediante programas y fondos de la UE, así como del Banco Europeo de Inversiones en lo que respecta al acceso a la microfinanciación. Las mujeres de las zonas rurales también necesitan un acceso adecuado a la infraestructura y las oportunidades, por ejemplo, mediante la Política Agrícola Común.

La educación, la capacitación y las nuevas aptitudes digitales, con especial atención a la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, o las asignaturas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) mediante la formación y el aprendizaje permanente, pueden mejorar la igualdad de oportunidades. Se debe alentar a las niñas a que cursen asignaturas de matemáticas y ciencias en la escuela. Los fondos y programas de la UE, incluido Erasmus+, pueden ofrecer un apoyo eficaz.

El PPE también está comprometido con un enfoque positivo y proactivo de la atención sanitaria a lo largo del ciclo de vida. Creemos que las mujeres deberían poder guiar su propia asistencia sanitaria, con el apoyo de profesionales médicos. Además, se necesita una sólida perspectiva de género en la Estrategia de Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidades 2021, a fin de capacitar y apoyar a los 46 millones de mujeres y niñas que viven con discapacidades en la UE.

Con cada una de estas áreas por separado y para la igualdad de género en su conjunto, las acciones y el apoyo de los hombres serán esenciales: no podemos lograr nuestros objetivos sin defensores masculinos. Los hombres que desempeñan funciones de liderazgo en cada sector tienen una responsabilidad y un papel particular que desempeñar. Si los hombres y las mujeres comparten estos valores, avanzaremos.

La igualdad de género es crucial para los derechos humanos, el desarrollo sostenible y las economías inteligentes. Con mayores esfuerzos y un compromiso real, podemos lograr una verdadera igualdad para Europa.

*** Rosa Estaràs y Frances Fitzgerald son eurodiputadas del Grupo del Partido Popular Europeo.

Más en opinión

Blog del Suscriptor
Protestas en Chile en el día de la votación de la nueva Constitución.

Sombras y luz para América Latina en 2021

Anterior
.

Flores contra la bandera

Siguiente