Comparecencia del presidente del Gobierno

Comparecencia del presidente del Gobierno Emilio Naranjo Agencia EFE

LA LISTA DEL SÉPTIMO DÍA

11 semejanzas razonables entre las izquierdas españolas de 2018 y las de 1936

España y las izquierdas de 2018 no se parecen en casi nada a las de 1936. Pero si se revive de forma demagógica a Franco, ¿por qué no revivir también al Frente Popular?

Dice el historiador e hispanista estadounidense Stanley G. Payne en su libro En defensa de España. Desmontando mitos y leyendas negras (Espasa, octubre de 2017) que "no hubo nada más decisivo en el camino al 18 de julio que la gran cantidad de desórdenes de todo tipo que se sucedieron, un hecho sin precedentes, en tiempos de paz, en ningún otro país europeo de la época con régimen parlamentario". Desórdenes provocados por las izquierdas, tanto burguesas como revolucionarias, con el apoyo o la tolerancia de Azaña y Casares Quiroga. 

Según Payne, fue "el principal sector revolucionario, los caballeristas del PSOE-UGT", los que tuvieron la idea de provocar a ciertos sectores del Ejército para que se sublevaran y "resolver la crisis subsiguiente con una huelga general que les permitiera hacerse con el control del Gobierno republicano de un modo 'semilegal', con la justificación de haber actuado a la defensiva". Según Payne, las izquierdas deseaban mucho más una guerra civil que los propios Franco o Mola, que se resistieron a ella hasta que el asesinato de José Calvo Sotelo por parte de milicianos del PSOE condujo a España al punto de no retorno. 

La España de 2018 no es la de 1936, pero buena parte de la izquierda burguesa (el PSOE) y de las populistas (Podemos), con el apoyo de los nacionalismos vascos y catalán, parece empeñada en revivir a Franco a diario y en establecer paralelismos psicotrópicos entre el régimen franquista y el centro-derecha español de PP y Ciudadanos. No digamos ya de VOX. 

Pero a eso sabemos jugar todos. Puestos a buscar paralelismos demagógicos entre el 36 y la actualidad, es bastante más fácil encontrarlos a la izquierda que a la derecha del arco político español.

Y si no, atiendan a algunos de los desórdenes y provocaciones llevadas a cabo por el Frente Popular y las izquierdas burguesas en 1935-36. Provocaciones listadas por Payne en su libro (algunas de las mencionadas por el historiador americano no tienen paralelismo en la actualidad) y cuyo objetivo final era la imposición de una dictadura republicana/comunista/socialista tras una guerra civil que las izquierdas preveían corta y fácil de ganar.

1. "Ola de huelgas sin objetivo económico alguno más allá de la dominación de la propiedad privada, a menudo acompañadas de violencia y destrucción de propiedades".

2. "Incautación de propiedades, en ocasiones legalizadas a posteriori. Los efectos económicos fueron destructivos, dado que no fomentaron la modernización y la productividad, sino la redistribución de la pobreza". 

3. "La impunidad en la comisión de los delitos para los miembros de los partidos frentepopulistas". 

4. "Detenciones políticas arbitrarias de miembros de partidos derechistas".

5. "Un amplio declive económico, con fuga de capitales". 

6. "La amplia extensión de la censura, que produjo una grave limitación de la libertad de expresión". 

7. "La politización de la justicia mediante la aprobación de nuevas leyes, con el fin de facilitar los procesos políticos arbitrarios e ilegalizar a los partidos derechistas". 

8. "Cambios arbitrarios de funcionarios y personal en los gobiernos provinciales y municipales de muchas provincias, a veces para eliminar a los representantes elegidos y sustituirlos por miembros de los partidos frentepopulistas". 

9. "Un proceso diseñado para crear las condiciones adecuadas para que existiera un monopolio político de izquierdas". 

10. "La subversión de las fuerzas de seguridad". 

11. "Incremento de la violencia". 

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
Pablo Iglesias, indignado con Pedro Sánchez, en su última intervención del debate de investidura.

Sánchez le exaspera e Iglesias revienta la negociación y aleja la investidura

Siguiente