Tecnología

España y toda Europa en el radio de la primera prueba de 'Satán', el nuevo misil nuclear del Kremlin

El misil es la estrella de los últimos programas armamentísticos de Rusia, ha logrado alcanzar los 6.000 km pero promete un rango mucho mayor.

21 abril, 2022 04:08

Noticias relacionadas

El desplazamiento de las fuerzas rusas hacia la zona oriental de Ucrania y la paulatina retirada de los alrededores de la capital Kiev no han impedido un nuevo ensayo armamentístico de Vladímir Putin. Las propias autoridades del Kremlin informaron este miércoles del lanzamiento del misil balístico intercontinental Satán II (o Sarmat) desde el cosmódromo de Plesetsk, situado al noroeste del país y a unos 300 kilómetros de la costa del Mar Blanco, con capacidad para alcanzar cualquier país de la OTAN, incluida España y Estados Unidos.

Si bien la inmensa mayoría de los detalles acerca del lanzamiento se mantienen en secreto, sí se conoce que el misil despegó a las 14:12 hora española peninsular y atravesó los 6.000 kilómetros que le separaban de Kurá, situado en la península de Kamchatka y bañada por aguas del océano Pacífico. Atravesando prácticamente todo el país de oeste a este.

El Satán cuenta con potencial de acarrear ojivas nucleares y por el momento se encuentra en fase de ensayos para integrarse próximamente dentro del arsenal del país. La incorporación del misil "daría algo en lo que pensar a los enemigos de Moscú", según ha declarado el propio Putin a raíz del lanzamiento.

"El nuevo complejo [misil] tiene las características tácticas y técnicas más avanzadas y es capaz de superar todos los medios modernos de defensa antimisiles", continuó refiriéndose a los escudos aéreos actualmente desplegados y que estos días prestan especial atención a los movimientos rusos. "No tiene análogos en el mundo y no los tendrá en mucho tiempo", sentenció.

Lanzamiento de Sarmat

Lanzamiento de Sarmat Ministerio de Defensa de Rusia / Reuters

Rango mundial

El reciente lanzamiento del Satán II —conocido también como Sarmat— es el primer gran ensayo de una de las promesas del arsenal de misiles balísticos nucleares de Rusia. Su desarrollo comenzó en 2009 en la Oficina de Diseño de Cohetes Makeyev, cerca de los Urales. Desde entonces, las apariciones en comunicados oficiales han sido muy escasas y la primera referencia pública al programa militar data del 2013 cuando Sergei Krakayev, por entonces comandante de las Fuerzas Estratégicas de Cohetes, anunció que se encontraban en "pleno desarrollo de un nuevo misil balístico intercontinental pesado".

En el mismo comunicado detalló que contaría con un propulsor de combustible líquido y que estaría listo entre el 2018 y el 2020. Un año después, en 2014, se conoció que había recibido el nombre de Satán y que más bien estaría listo para el 2020. Lo último que se supo, antes del lanzamiento, es que Rusia planeaba el primer lanzamiento a principios de 2022 y la entrada oficial en servicio a finales de este mismo año. Por el momento no se conoce un cambio de planes.

Lanzamiento misil Sarmat

Lanzamiento misil Sarmat Ministerio de Defensa de Rusia / Reuters

En el evento de presentación del misil en 2018, Putin anunció que el Satán tiene un alcance superior al Satán 1 mientras que la agencia gubernamental TASS anunciaba podría recorrer 11.000 kilómetros. Prácticamente el doble del vuelo realizado en el ensayo y proporcionándole una cobertura global, aunque otros reportes apuntan a que podría ser mucho más.

Otra de las claves del nuevo misil intercontinental es capaz de volar sobre el Polo Norte o el Polo Sur con el fin de atacar objetivos sin ser detectado. Esta característica va enfocada a despistar al escudo antimisiles que Estados Unidos y Canadá tienen desplegado en el Océano Atlántico como parte del Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte (NORAD, de su siglas en inglés).

Otro de los puntos que le hacen todavía más complicado de detectarse en los radares es que emplea una etapa de propulsión muy corta. El cohete de combustible líquido le proporciona un empuje muy grande en los primeros segundos tras la ignición y le permite apagar pronto los motores para que los sensores infrarrojos de los satelitales desplegados por Estados Unidos no sean capaces de detectar el calor que desprende.

"Esta arma verdaderamente única fortalecerá el potencial de combate de nuestras fuerzas armadas, garantizará de forma fiable la seguridad de Rusia frente a amenazas externas y dará que pensar a aquellos que, en medio de una retórica frenéticamente agresiva, intentan amenazar a nuestro país", concluía Vladímir Putin.

Satán 1

Satán 1 Vadim Tolbatov

Hasta 10 ojivas nucleares

"Estará equipado con una amplia gama de ojivas nucleares de alto rendimiento, incluidas las hipersónicas", comentó Putin en la presentación del 2018. Algunos reportes indican que el Satán II puede acarrear hasta 10 cargas atómicas —se habla de una carga útil de 100 toneladas— y llevarlas a cualquier parte del mundo.

Putin también describió que cada una de las ojivas a bordo del Satán 2 tendrá su propio sistema de guiado por lo que cada una de ellas se podrá dirigir a un objetivo distinto. También que en su interior puede acomodar a un número todavía indeterminado de misiles hipersónicos Avangard.

Lanzamiento Sarmat

Se estima que el misil tiene una masa de 208 toneladas, una longitud de 35,5 metros y un diámetro de 3 metros. Algunos reportes mencionan un alcance prácticamente ilimitado superando los 18.000 kilómetros, según Army Recognition, a una velocidad de más de 20 veces la del sonido (25.000 kilómetros por hora) y un sistema de guiado inercial apoyado en GLONASS.

También te puede interesar...

Guerra Rusia -Ucrania