Por fin los engranajes comienzan a girar en la casa Virgin Orbit. Esta compañía, con centro de lanzamiento en Mojave, acaba de alcanzar un hito clave para su futuro: poner en órbita satélites de forma comercial. Lo lograron ayer por la tarde (hora de España) utilizando un sistema que rompe con el clásico de un cohete sobre una plataforma.

Noticias relacionadas

Virgin Orbit emplea un avión Boeing 747 modificado para albergar un pequeño cohete, llamado Launcher One, bajo el ala izquierda, justo al lado del motor número 2. Esta aeronave asciende a una altitud calculada por la compañía y en el momento y lugar justo suelta el Launcher One con los satélites a bordo.

El siguiente paso para ponerlos en órbita consiste en el encendido de la primera etapa del cohete que servirá para atravesar la atmósfera rumbo a la órbita donde dejar los satélites. Llegado el momento, la primera etapa se desacopla y el Launcher One usa la segunda para realizar el último empujón y ajustes de trayectoria.

Launcher One acoplado en el Boeing 747 Virgin Orbit

El Launcher One se desacopló del Cosmic Girl (como han bautizado al Boeing 747) a eso de las 16:48 horas de España. El cohete siguió el plan establecido y tan solo 4 minutos después ya se encontraba a 80 kilómetros de altitud, la barrera virtual que la NASA y la Fuerza Aérea de Estados Unidos han colocado entre la atmósfera y el espacio. A diferencia del estándar internacional que se sitúa en los 100 kilómetros.

Solo 10 minutos después de la separación del avión, el Launcher One ya había alcanzado la órbita y se disponía a ir soltando los satélites en su lugar correspondiente. El último comunicado de Virgin Orbit relacionado con el despliegue de satélites se publicó a las 19:30 horas e informó del éxito de la misión.

Boeing 747 con el Launcher One despegando de Mojave Virgin Orbit

Dentro del espacio de carga útil del cohete viajaban un total de 7 satélites de diferentes clientes. Los primeros 4 provenientes del Departamento de Defensa de Estados Unidos a través de un programa de investigación y desarrollo que busca impulsar las capacidades del país norteamericano en materia de lanzamientos en la órbita baja de la Tierra.

Acompañando a los 4 ejemplares gubernamentales, Virgin Orbit ha colocado 2 cubesats de una compañía polaca que formarán parte de una constelación de 14 unidades. Tendrán como misión la recolección de datos para clientes agrícolas y de la industria energética.

El último de ellos es un satélite militar encargado los países bajos que supone el primero en ser lanzado por la Real Fuerza Aérea del país. Se trata de un cubesat que servirá de banco de pruebas para una serie de experimentos de telecomunicaciones.

Desplegando los satélites en órbita Virgin Orbit

Como suele ser habitual en las compañías espaciales, la elección de nombres no es casualidad. Esta misión fue denominada Tubular Bells en referencia al álbum creado por Mike Oldfield y publicado en 1973 por Virgin Records. Esta discográfica fue fundada por Richard Branson como pistoletazo de salida al imperio Virgin que después inauguró una aerolínea, una compañía de telecomunicaciones, una aeroespacial y también Virgin Orbit.

También te puede interesar...