Por fin las cosas comienzan a salir bien en la casa Virgin Galactic. El conjunto del VSS Unity acoplado a la lanzadera VMS Eve despegó del Spaceport America en Nuevo México (Estados Unidos) poco antes de las 5 de la tarde hora de España del pasado sábado día 22. Inaugurando así el tercer vuelo de esta dupla que, desde hace algún tiempo, no deja de dar alegrías a Richard Branson.

Noticias relacionadas

Tras el despegue, el plan de vuelo a seguir fue ascender a 44.000 pies (13.400 metros) en una escalada continuada de aproximadamente una hora. Esa altitud fue la fijada por los ingenieros para realizar la separación del VSS Unity, que se desacopló del VMS Eve y emprendió camino por sus propios medios.

La suerte estaba echada y tan solo 50 minutos después del despegue -10 minutos antes de la hora prevista-, el VSS Unity ya había encendido sus motores y se impulsaba camino de Mach 3. El equivalente a 3 veces la velocidad del sonido y a 3.700 kilómetros por hora. Dentro de la Unity se encontraban CJ Sturckow y Dave Mackay, quienes pudieron ver la curvatura de la tierra y el Parque Nacional White Sands de Nuevo México bajo sus pies.

VSS Unity en vuelo suborbital sobre Nuevo México Virgin Galactic Omicrono

El vuelo del VSS Unity duró algo menos de 20 minutos en los que alcanzó el apogeo a 89.200 metros y realizó la maniobra de reentrada. Tocando tierra a las 17:43 de la tarde hora de España con la tripulación y la aeronave sanos y salvos. El VSM Eve hizo lo propio 40 minutos después.

Además de para demostrar al mundo su tecnología, el vuelo de Virgin Galactic sirvió para realizar experimentos científicos a bordo en colaboración con la NASA como parte del Programa de Oportunidades de Vuelo, lo que se tradujo en un ingreso de dinero. También apuntan a la recolección de datos relacionados con las últimas dos certificaciones que la compañía necesita para recibir la luz verde de la FAA en el terreno de las naves espaciales reutilizables.

Y, por último, en este mismo vuelo se han comprobado un nuevo diseño que mejora los estabilizadores horizontales de la nave así como los controles de vuelo y la reducción del ruido electromagnético de la aeronave.

VSS Unity recién desacoplada del VMS Eve Virgin Galactic Omicrono

"El vuelo de hoy mostró la elegancia y seguridad inherentes de nuestro sistema de vuelos espaciales, al tiempo que marcó un gran paso adelante tanto para Virgin Galactic como para los vuelos espaciales tripulados en Nuevo México", declaró Michael Colglazier, CEO de Virgin Galactic. Quien indicó la necesidad de analizar toda la telemetría recogida y anunció que muy pronto anunciarían un nuevo hito a conseguir.

Con este movimiento, Virgin Galactic pretende convertir en el referente de los viajes turísticos suborbitales que tiene planeado operar a finales de este 2021. Lo hacen con una tecnología propia que deja a un lado a los lanzamientos a bordo de cohetes y usa un avión modificado (VMS Eve) que hace la función de nave nodriza de la VSS Unity.

También te puede interesar...