Si se te ocurre alguna buena idea para desarrollar un inodoro para la Luna, la NASA está muy interesada en escucharla; y es que hasta los astronautas tienen que ir al excusado de vez en cuando.

Noticias relacionadas

Eso puede parecer algo obvio, pero supone un gran quebradero de cabeza. Para que el ser humano pueda sobrevivir en el espacio no hace falta sólo oxígeno o comida, también poder hacer las necesidades de manera conveniente.

El retrete de la Estación Espacial es tal vez el más famoso, al tener que funcionar en gravedad cero, pero no es el único que supone un desafío. Ahora que la NASA quiere volver a la Luna con el Project Artemis, se ha dado cuenta de que necesita un nuevo diseño.

Un inodoro para la Luna

Project Artemis es el plan que tiene la NASA y el gobierno de los EEUU para volver a la luna en el 2024; no solo quieren volver a lanzar satélites y sondas, sino llevar a la primera mujer que pise la Luna de la historia, y el primer hombre desde 1972. Y a partir de ahí, crear una colonia lunar.

Sí, has leído bien, en cuatro años la NASA pretende volver a la Luna, y por ahora no tiene absolutamente nada para hacerlo; al menos ya ha presentado las tres compañías que se encargarán de desarrollar naves espaciales para el proyecto (entre las que están SpaceX y Blue Origin, de Elon Musk y Jeff Bezos respectivamente).

El proyecto Artemis pretende volver a llevar astronautas a la Luna NASA Omicrono

Eso significa que la NASA tendrá que trabajar a marchas forzadas para hacer realidad Artemis; y eso incluye plantear cómo los astronautas pasarán el tiempo en el satélite natural, y por supuesto, cómo harán sus necesidades.

De ahí el inodoro para ala Luna, que debería ser pequeño, eficiente, y ser capaz de funcionar tanto en microgravedad como con la gravedad de la Luna. Y el problema es que no existe. Aún.

35.000 dólares por el mejor diseño

Aquí es donde entra el Lunar Loo Challenge, una competición por ver cuál sería el mejor retrete para el proyecto, organizada por HeroX para la NASA. No se trata simplemente de conseguir un diseño curioso y futurista; los ingenierios de la NASA han sido muy precisos con las especificaciones que debe tener.

Por ejemplo, no debe pesar más de 15 kg (en la Tierra), y pese a eso, ser capaz de recoger hasta un litro de orina por cada uso, con una media de seis usos al día por cada grupo de astronautas. También se tiene en cuenta el caso de que un astronauta tenga diarrea, además de la menstruación de las mujeres astronautas que se espera que hagan historia.

En la Luna también hay apretones NASA Omicrono

El inodoro no solo debe recoger esas sustancias, sino también almacenarlas de manera segura y evitar que la tripulación sea expuesta; y por supuesto, evitar que el astronauta sea absorbido por el vacío del espacio, ese tipo de cosas suele ser un 'plus'.

Hay dos categorías, técnica y 'junior', esta última para menores de 18 años. Los ganadores se llevarán 35.000 dólares, y su diseño podrá ser usado como base para el dispositivo final. Y no se nos ocurren mejores motivos para presumir.