Tesla

Tecnología

Por qué el Cybertruck de Tesla es más aerodinámico de lo que parece

El nuevo Tesla Cybertruck no ha dejado indiferente a nadie. Mucho menos con una aerodinámica que emplea elementos de coche tradicional a la camioneta eléctrica.

Noticias relacionadas

Se han escrito kilómetros de líneas sobre el nuevo Tesla Cybertruck. Una especie de camioneta de estilo futurista que no ha logado dejar indiferente a nadie gracias en gran parte a un diseño exclusivamente realizado con líneas rectas y figuras geométricas simples.

Una de las cuestiones que más se han discutido por parte de ingenieros y diseñadores es la eficiencia aerodinámica que este todocamino de Tesla conseguiría (o no) gracias a su patrón de construcción poligonal con reminiscencias ochenteras y un frontal que se erige perpendicular a la corriente de aire..

Justin Martin, ingeniero aeronáutico, se puso manos a la obra para plasmar el Tesla Cybertruck en un ordenador y comenzar un estudio sobre la aerodinámica del coche. Los primeros resultados los han recogido en Electreck y han descubierto cosas interesantes.

La aerodinámica del Cybertruck bajo lupa

Para obtener un buen coeficiente aerodinámico se requiere que el flujo de aire que atraviesa el objeto (en este caso el coche de Tesla) sea lo más uniforme posible para experimentar la menor resistencia al avance. Se consigue eliminando de los diseños toda arista u obstáculo que pueda jugar en contra pero el Cybertruck está repleto de ellos.

JustinWMartin

En el caso de las camionetas en general y del Cybertruck en particular, quedaba en el aire el estudio de la aerodinámica de la parte trasera de la cabina. Las camionetas clásicas americanas como la Ford F-150 tienen un espacio trasero de carga libre lo que provoca un flujo de aire más trabado y, por tanto, peor coeficiente aerodinámico.

Tesla ha conseguido paliar este efecto hasta casi hacerlo desaparecer, según el estudio, la cubierta trasera en pendiente descendente hace que el aire deslice sobre el techo del habitáculo sin oponer apenas resistencia.

Las partes trasera y delantera de los coches suelen ser las más problemáticas pues representan la entrada y la salida del flujo de aire. Para la zona posterior se suele recurrir a alerones o difusores, pero en el frontal la cosa suele complicarse.

Como hemos comentado al principio del artículo, el frontal del Cybertruck consta de una superficie perpendicular a la que sería la trayectoria del aire cuando circulemos con el coche. Por eso podemos ver en las fotos cómo el morro actúa casi como una pantalla aerodinámica distanciándose de las sutiles líneas de sus hermanos pequeños Tesla Model S y Tesla Model 3.

JustinWMartin

Un aspecto que ha tenido que obviar el ingeniero encargado de la simulación es la zona de las ruedas y los pasos de rueda. Elementos muy importantes que pueden ser significativos en el estudio del coeficiente aerodinámico al no estar integrados dentro de las líneas de la carrocería.

Muchos coches híbridos y eléctricos (como el Toyota Prius) recurren a tapacubos en las ruedas especialmente diseñados para no interferir en el cuidado rendimiento aerodinámico de la carrocería. Incluso en camiones (más ruedas, menos aerodinámica) se están experimentando con semirremolques que integren de alguna forma a las ruedas.

Cuidado con los atropellos

No es algo exclusivo del Cybertruck, pero ha llamado la atención el factor de forma del frontal que parece no llevarse bien con los atropellos. Este coche sigue la misma línea de los SUVs que inundan las carreteras hoy en día proporcionando al conductor una sensación de seguridad aun siendo sustancialmente más peligrosos para los peatones.

En Estados Unidos las leyes de homologaciones de vehículos son más laxas que las que deben acatar los fabricantes en los países de la Unión Europea. Así que si Tesla quiere que podamos comprar su nuevo coche en este lado del Atlántico quizás tenga que modificar el concepto para pasar la normativa.

Marcas punteras como Volvo incorporan en algunos de sus modelos un sistema de airbag bajo el capó que, de atropellar a un peatón, evitaría lesiones mayores absorbiendo parte del impacto.

Otro punto importante está relacionado con el ruido. Los vehículos a combustión, por muy silenciosos y refinados que estén sus motores, siempre emitirán un sonido alertando a los peatones de su presencia. En cambio, los coches eléctricos con su majestuosa marcha silenciosa aportan un factor de peligro más para los viandantes.

Tesla ya patentó un capó para proteger a las personas en caso de atropello y una normativa europea obliga a los coches eléctricos de nueva homologación a incluir un sonido de marcha, pero no sabemos el plan del fabricante estadounidense para su última creación.