Hace unos días se publicaba en la revista de la Asociación Americana de Medicina Informática un estudio que concluía que tu mes de nacimiento afecta a tu salud. Los medios de comunicación rápidamente han anunciado a bombo y platillo el estudio en cuestión. La noticia ha acaparado titulares por doquier y su difusión ha sido pasmosa. Pero ¿qué hay de cierto en este estudio? ¿De verdad nuestra salud depende del mes de nacimiento?

Noticias relacionadas

¿El nuevo horóscopo del siglo XXI?

cycling4

La base de datos consultada incluyó a un total de 1.749.400 personas nacidas entre 1900 y 2000. Tras los análisis estadísticos correspondientes, los investigadores relacionaron los meses de nacimiento de los individuos con las siguientes enfermedades:

  1. Los nacidos en enero son propensos a la hipertensión y a padecer una cardiomiopatía.
  2. Los de febrero, cáncer de pulmón o de bronquios.
  3. Los de marzo, insuficiencia cardiaca, trastorno de la válvula mitral y arritmias.
  4. Los de abril, anginas.
  5. Los de mayo, ninguna enfermedad.
  6. Los de junio, síndrome de preinfarto.
  7. Los de julio, asma.
  8. Los de agosto, ninguna enfermedad.
  9. Los de septiembre, vómitos.
  10. Los de octubre, picaduras de insectos, infecciones de pecho y enfermedades de transmisión sexual.
  11. Los de noviembre, arritmias, trastornos de la válvula mitral y cáncer de pulmón.
  12. Los de diciembre, hematomas.

Estas líneas reflejan por sí solas la nula evidencia científica del estudio (su parecido al horóscopo es innegable). Por ejemplo, los nacidos en octubre son más propensos a padecer enfermedades de transmisión sexual; es decir, según este estudio, haber nacido en octubre es un factor de riesgo para contraer enfermedades como el VIH o la sífilis. Esto no tiene ningún sentido, pues es la promiscuidad (sin las protecciones correspondientes, claro está) y no el mes de nacimiento lo que influye en el padecimiento de enfermedades de transmisión sexual.

Cojamos de nuevo otro ejemplo. Las personas que han nacido en febrero son más propensas a padecer cáncer de pulmón. Aquí ocurre lo mismo, ya que es el tabaco el principal responsable del cáncer de pulmón; el mes de nacimiento no influye en el devenir de la enfermedad. Cabe destacar que el simple hecho de haber encontrado más individuos nacidos en un mes con la misma patología no significa que haya una relación de causalidad entre ambos.

También resulta curioso leer que en el mes de septiembre son más frecuentes los vómitos, en octubre las picaduras de insectos y en diciembre los hematomas sin que el estudio especifique más detalles. He tratado de buscar más información en la publicación original, pero no he encontrado datos al respecto. Desde luego, la rigurosidad brilla por su ausencia.

El estudio no tiene ninguna trascendencia

Los propios investigadores han reconocido las propias limitaciones del estudio al afirmar que hay que tener en cuenta otras variables (como el tabaco en el cáncer de pulmón) que son fundamentales para el desarrollo de la enfermedad.

Siguiendo esta lógica, posiblemente podríamos sacar unas conclusiones similares si relacionáramos estadísticamente el mes de nacimiento con el tamaño del pene, dos factores independientes dejando a un lado el papel que juega la carga genética en este asunto.

En definitiva, estamos ante otro caso en el que los medios de comunicación se han apresurado en difundir una noticia de manera masiva sin haberse informado previamente. La conclusión del estudio no tiene ninguna trascendencia, así que no te preocupes, tu mes de nacimiento NO afecta a tu salud de esa manera; en este tipo de enfermedades es más determinante el estilo de vida tal y como recordamos continuamente en Medciencia.

Vía | elcorreo.com