HTC-One-X-06

HTC-One-X-06

Tecnología

HTC One X: Análisis completo y prueba real a fondo

Noticias relacionadas

Después de vivir unos días con el Samsung Galaxy S III, ayer publiqué mi experiencia y análisis al completo en El Androide Libre. Sin embargo, la semana anterior estuve probando el HTC One X, y me ha parecido un teléfono espectacular, así que tengo que compartir mi review con vosotros aquí.

Se que la publicidad y el que nos metan el SGSIII hasta en la sopa influye mucho para que pensemos que es el mejor terminal que existe, pero lo cierto es que existen alternativas que sin dispararse a los precios del terminal de la firma coreana, nos ofrecen una experiencia global igual o incluso mejor.

Materiales y diseño

El cuerpo del HTC One X está fabricado en policarbonato, igual que el SGSIII, pero en el caso del terminal de HTC el aspecto es mucho más robusto y con menos pinta de teléfono de plástico. A la vista es más atractivo, y aunque siga el diseño típico de HTC sin salirse de la línea de toda la vida, la parte trasera mate y el tacto rugoso le dan un toque mucho más robusto, que incluso será más resistente a ralladuras y pequeños golpes.

HTC-One-X-07

HTC-One-X-07

El teléfono mide 134.4 x 69.9 x 8.9 mm, que lo hace inferior por todas partes menos en el grueso, siendo 0.3 mm mayor que el SGSIII, pero no es de extrañar ya que su pantalla de 4.7″ es 0.1″ menor. La diferencia es poca, pero también lo son las medidas, y es que estamos ante dos teléfonos muy parecidos. Además, con sus 130 gramos de peso, es un terminal muy ligero.

HTC-One-X-04

HTC-One-X-04

En la mano transmite muchísima confianza, y la pantalla tiene un redondeado muy atractivo en los perfiles. Los dos mayores problemas son que al tratarse de un cuerpo unibody no podemos extraer la batería, ya que no tiene tapa trasera, y que la cámara principal sobresale casi dos milímetros, lo que la deja muy expuesta ante golpes.

HTC Sense

Aquí es donde HTC consigue llevarse sus mayores halagos y críticas, en la interfaz de usuario HTC Sense. El HTC One X cuenta con HTC Sense 4.0 UI, y está francamente bien. Sin embargo, la personalización que hace del móvil es excesiva, y encontrar rastros de Ice Cream Sandwich es realmente complicado. Para el que le guste el aspecto de HTC Sense se va a encontrar con una auténtica maravilla de Launcher, con unas animaciones exquisitas y un widget del tiempo que no supera ningún otro.

htc-sense-4

htc-sense-4

Sin embargo, si no te gusta HTC Sense, lo tienes más complicado. Es cierto que podemos instalar un Launcher externo, por supuesto, pero el problema del HTC One X es que Sense está por todas partes, menús y configuraciones, y eso no lo podemos eliminar salvo con ROMs personalizadas.

En realidad es un mal menor, pero hay que advertirlo porque estoy seguro que los mayores fans de Android quieren encontrarse Ice Cream Sandwich por algún lado, y salvo en aplicaciones con la interfaz correspondiente no lo van a hacer. Quizás HTC se pase un poco en personalización, pero instalando un Launcher desde Google Play es algo con lo que se puede vivir perfectamente.

Rendimiento

El HTC One X cuenta con un chip Nvidia Tegra 3, que integra un procesador Quad-core a 1.5 GHz y un procesador de gráficos ULP GeForce. El teléfono va como un tiro, y el único problema que le he encontrado en rendimiento es un curioso en el que, ya estés con HTC Sense o cualquier otro Launcher, al ir a la pantalla principal tiene que cargarla, y por lo visto es común a todos. Dicen que es cosa del kernel que usa, pero la cuestión es que es algo molesto.

Dead-Meadow-Top

Dead-Meadow-Top

Sin embargo, por lo demás es una maravilla de teléfono. Lo he estado probando con Dark Meadow y la fluidez, velocidad y gráficos son impresionantes. En este aspecto es prácticamente perfecto. Si hablamos de un rendimiento en el uso normal del teléfono, no tenemos ningún problema. Todo funciona perfectamente, como debería de ser, ya que estamos ante un terminal potente y que no debería enfrentarse a problemas en este aspecto.

Aquí tenéis los resultados de Quadrant:

quadrant-htc-one-x

quadrant-htc-one-x

Pantalla

La pantalla Super IPS LCD2 del HTC One X tiene un tamaño de 4.7″ con una resolución de 720 x 1280 píxeles, alcanzando una densidad de 312 ppi, algo inferior a los  342 ppi que consigue el Xperia S debido a su tamaño de 4.3″. Aún así esta pantalla es una auténtica gozada, se ve de maravilla y no sufre del típico problema del azulado de las Super AMOLED, lo cual se agradece muchísimo. Tanto los colores como el brillo de la pantalla son excelentes, sin demasiada saturación pero haciéndolos muy vivos.

HTC-One-X-03

HTC-One-X-03

La protección de Gorilla Glass la hace resistente ante arañazos, y es muy cómoda de usar, aunque hay que reconocer que el Gorilla Glass 2 mejora, aunque ligeramente, el tacto y sensación de uso.

Cámara

HTC nos quiso vender con mucha intensidad la cámara de 8 Mpx y 3264×2448 pixels de resolución del One X, y aunque haya leído de todo por ahí, en mi opinión la cámara de este terminal es excelente. He estado haciendo comparativas con el SGSIII y el Xperia S que pronto publicaremos, y la verdad es que en ciertas ocasiones es la que mejor funciona.

HTC-One-X-fotografia-01

HTC-One-X-fotografia-01

En condiciones de luz la cámara funciona perfectamente, respetando muy fielmente los colores y con unos blancos muy reales.

HTC-One-X-fotografia-05

HTC-One-X-fotografia-05

Cuando la luz escasea el comportamiento es el que podríamos esperar, mucho ruido y baja calidad, pero comparando con los horrores que salen de otras cámaras de smartphones podemos decir que funciona francamente bien.

HTC-One-X-fotografia-noche

HTC-One-X-fotografia-noche

En cuanto al vídeo la calidad es espectacular, y tenemos una resolución máxima de 1920 x 1080 píxeles a 30 fps, es decir, Full HD 1080p.

El famoso modo HDR funciona genial, y de hecho es claramente el mejor de todos los modos de este tipo de fotografía que intenta captar un alto rango dinámico, ya que otros como el SGSIII lo hacen bastante mal. Es un tipo de fotografía más artística, pero para ciertos paisajes y situaciones nos puede venir de maravilla. Lo dicho, si te va bien, el del HTC One X es el que mejor funciona.

HTC-One-X-fotografia-03

HTC-One-X-fotografia-03

En resumen, estamos ante una de las mejores cámaras de smartphones que hay actualmente, y los resultados son sencillamente espectaculares.

HTC-One-X-fotografia-06

HTC-One-X-fotografia-06

Sonido

Una de las cosas que más me alegra de los nuevos modelos de smartphones es que por fin están centrándose en la calidad de audio, ya que hasta ahora la dejaban de lado, por muy engañados que nos tuviesen en este aspecto. Y es que en realidad aquí vivimos una involución que nos llevó a ir de una buena calidad a una regular, y por fin recuperar este interés por el buen sonido.

HTC introduce en este terminal su tecnología Beats Audio, que se encarga de mejorar el sonido, sobretodo con un refuerzo de graves. Al fin y al cabo no deja de ser más que eso, pero se nota una barbaridad. El problema de los auriculares es que las fuentes que generan el sonido son tan pequeñas que tienen serios problemas con las frecuencias más graves, ya que la longitud de onda es mayor, y por eso es donde hay que centrar más los esfuerzos.

HTC-One-X-08

HTC-One-X-08

El HTC One X ofrece una calidad de audio extraordinaria, y sólo es ligeramente molesta en el volumen máximo, donde los agudos se hacen chirriantes, pero es quizás un problema de que alcanza un volumen muy alto, y no es necesario llevarlo a ese nivel.

Desde luego en la cámara y en el sonido es donde más destaca este terminal.

Conectividad

En este apartado nos encontramos con lo típico, conexión HSDPA de hasta 21 Mbps, Wi-Fi 802.11 a/b/g/n con capacidad de WiFi Direct y Hotspot y Bluetooth 4.0. Lo que no me gusta nada es encontrarme con la conexión MHL, y no porque sea mala, que funciona bien, sino porque me parece fatal que un terminal de gama alta no incluya una salida dedicada al HDMI como hace el Sony Xperia S, ya que necesitamos un adaptador que hay que comprar aparte para poder sacar del MicroUSB una conexión HDMI, y esto es algo que cada día estamos usando más, ya que el smartphone es una herramienta de reproducción multimedia muy potente.

HTC-One-X-02

HTC-One-X-02

Si que nos encontramos con chip NFC integrado, una buena noticia, ya que es una tecnología que promete mucho y cada vez empezamos a ver su uso más extendido, pero hay fallos como la falta de soporte GLONASS para la geolocalización, que aunque no sea imprescindible son un punto muy a favor para un smartphone, ya que mejoran no sólo la exactitud del posicionamiento, sino la rapidez a la que este se hace. Aún así el GPS funciona muy bien, pero seguimos teniendo esos pequeños errores que se producen a veces y el soporte GLONASS soluciona.

De los 32 GB de almacenamiento interno el usuario tiene acceso a 26 GB, y se que aquí es donde le van a llover las críticas, ya que una de las pegas de no tener tapa de atrás para acceder a la batería es que tampoco tenemos slot para microSD, por lo que no podremos expandir la memoria. Aún así, 32GB son suficientes, y este problema no es excesivamente grave. Funciona con microSIM que se extrae desde el exterior con un sistema similar al del iPhone, pero en este caso nos podemos apañar con las manos.

Batería

En el HTC One X contamos con una batería Li-Po de 1800 mAh, quizás un poco más pequeña de lo que nos habría gustado, ya que 2000 o 2100 habría sido ideal para intentar atacar fuerte en un aspecto en el que la telefonía móvil cojea demasiado, el de la duración de los terminales.

¿Qué tal se comporta la batería de este HTC? Que queréis que os diga, pero igual que todas. No soy muy partidario de las comparativas de baterías y duraciones, y es que al fin y al cabo las tecnologías y las cargas eléctricas de estas son todas muy parecidas. Es en la eficiencia del uso que hace de esta el teléfono donde se notan las diferencias, y acaban siendo mínimas. Al final, lo que puede sacar de más sobre una misma batería un teléfono u otro no suele ser más del 10%, por lo que las diferencias no son abismales, aunque pueden llegar a ser considerables.

HTC-One-X-05

HTC-One-X-05

Sin embargo es complicado ofrecer la duración de una batería en tiempo, porque a mi me puede durar 16 horas y a ti 7, porque es ahí donde está el auténtico cambio en las duraciones de batería, en el uso que cada uno le da. Después de probar muchos terminales esta es la conclusión a la que he llegado, y si volvemos al HTC One X, la duración que obtengo es muy similar a la que tenía con el Samsung Galaxy S II. Quizás sea un poco inferior, pero hay que tener en cuenta que esta semana le he estado metiendo mucha caña para probarlo y puede ser debido a ello.

En general nos encontramos ante lo de siempre, la única forma de aguantar con el móvil sin cargar más de 24 horas es no sacándolo del bolsillo o usándolo muy poco.

Experiencia global y Conclusiones

El HTC One X es un terminal excelente, y en lo que importa que es la experiencia global, se lleva una nota altísima. Es cierto que perdemos ciertos detalles como el soporte GLONASS, la salida microHDMI o la extracción de la batería, pero quizás son estos detalles los que hace que el One X sea mucho más barato que el Samsung Galaxy S III.

HTC-One-X-01

HTC-One-X-01

En mi opinión la decisión entre un terminal u otro debería hacerse en función de lo que el usuario requiera, teniendo en cuenta siempre el precio. ¿Es mejor el HTC One X o el Samsung Galaxy S III? Pues bueno, es muy difícil saberlo. Atendiendo a diferencias como el GLONASS o el slot microSD habría que decir que el Samsung, ¿pero es suficiente para justificar las diferencias de precio? Eso depende de cada uno, ya que ambos son terminales excelentes, con muy pocas pegas y que funcionan a las mil maravillas.

Yo estoy muy contento después de una semana usando el HTC One X, y creo que es un terminal muy compentente que ha sabido mejorar aspectos clave como el multimedia o la cámara, donde HTC flojeaba muchísimo.