Multitud de palestinos se lanzaron a la calle para celebrar el acuerdo entre Al Fatah y Hamas.

Multitud de palestinos se lanzaron a la calle para celebrar el acuerdo entre Al Fatah y Hamas. Reuters

Oriente Próximo Palestina

¿Qué separa a Hamas de Al Fatah? Las sombras de un acuerdo clave

El acuerdo entre los dos partidos supone el rescate de la Franja de Gaza que sufre una crisis humanitaria sin precedentes. Pero ¿cuáles son las principales diferencias entre ambos partidos?

Los dos principales partidos palestinos, Hamas y Al Fatahhan firmado un acuerdo histórico de paz interna en El Cairo que promete salvar a la Franja de Gaza que sufre la crisis humanitaria más grave desde hace años.

Los motivos que han llevado a las dos partes a darse la mano y prometer colaboración son, básicamente, los mismos que los sentaron a la mesa en 2011 para cerrar un acuerdo parecido que nunca llegó a ponerse en marcha. Los mismos motivos pero agravados por seis años de auténtico aislamiento, crisis económica y agotamiento de la población en Gaza.

Sin embargo, aunque la necesidad es mayor, las diferencias entre ambas facciones no se han acercado ni un milímetro desde que comenzara el conflicto armado entre ambas en 2007 y el acuerdo no resuelve explícitamente algunos de los aspectos más conflictivos.

Hamas ha ejercido el gobierno en la Franja desde 2007, después de derrotar a Al Fatah en unas elecciones cuyos resultados no fueron reconocidos por Abas.

En estos 10 años, no se han vuelto a convocar elecciones en los territorios por la falta de acuerdo entre ambos partidos para hacerlas coincidir con Cisjordania. El acuerdo firmado el jueves en El Cairo abriría la puerta a un gobierno de unidad y a la convocatoria de nuevos comicios. 

Pero, ¿qué diferencia a Hamas de Al Fatah? Y, sobre todo, ¿qué sombras sigue sin aclarar la firma de la reconciliación?

El reconocimiento de Israel

Hamas se niega a reconocer la existencia de un Estado de Israel por ser un "asentamiento ilegal" pero acepta reducir la creación de Palestina a las fronteras que había en 1967 y que incluyen Jerusalén Este, la Franja de Gaza y Cisjordania.

Por su parte, Al Fatah quiere construir una Palestina libre con esas mismas fronteras, reconocidas por la comunidad internacional, pero no se niegan a ver en Israel un estado vecino. 

De hecho, este punto no se ha reflejado en el acuerdo y queda por resolver cómo se va a gestionar la entrada de Hamas en un futuro gobierno de unidad para los territorios palestinos sin que reconozcan a Israel.

Reuters

Secularidad frente a Islam

Al Fatah es un acrónimo de Harakat al-Tahrir al-Filistiniya o Movimiento de Liberación Nacional Palestino en árabe. La palabra Fatah significa "conquistar". El movimiento secular lleva en la lucha desde que fue fundado en Kuwait a finales de los 1950 por los palestinos de la diáspora tras la Nakba de 1948.

Entre los fundadores se encontraban el ya fallecido Yasser Arafat, Khalil al-Wazir y Salah Khalaf, y Mahmoud Abbas, actual presidente de la Autoridad Palestina.

Su ala militar era Al-Asifah o la Tormenta, que empezaron a actuar en 1965. Sin embargo, tras ser expulsados de Jordania y el Líbano en los 70 y 80, el movimiento sufrió un cambio fundamental y eligió negociar con Israel.

Hamas es un acrónimo de Harakat al-Muqawamah al-Islamiyya, o Movimiento de Resistencia Islámica. La palabra Hamas significa "celo". El movimiento fue fundado en Gaza en 1987 por el imán Sheikh Ahmed Yasin y Abdul Aziz al-Rantissi poco después del comienzo de la primera Intifada.

Fue una rama de la Hermandad Musulmana en Egipto y creó un ala militar, las Brigadas Izz al-Din al-Qassam, para una lucha armada contra Israel.

Hamas se define como un "movimiento nacional de liberación y resistencia islámico palestino", que, frente a la ideología secular de Al Fatah, utiliza el Islam como marco de referencia.

La solución: ¿violencia o diplomacia?

En la década de 1990, la OLP encabezada por Al Fatah renunció oficialmente a la resistencia armada y respaldó la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que exige la construcción de un estado palestino en las fronteras de 1967 junto con un estado israelí.

De hecho, Al Fatah fue la promotora de los Acuerdos de Oslo, que condujeron a la creación de la Autoridad Nacional Palestina, un órgano destinado a conducir a Palestina hacia el estado independiente.

Los comienzos de Hamas estuvieron unidos a los Hermanos Musulmanes, lo que lo convertía en un grupo muy activo en la lucha armada contra objetivos israelíes. Sin embargo, en 2017, Hamas aseguró que rompía sus lazos con los hermanos y aceptaba la creación de un estado palestino con las fronteras de 1967 siempre que eso viniera acompañado del permiso para regresar de los refugiados palestinos.

Sin embargo, Hamas sigue siendo formando parte de la lista de grupos terroristas por EEUU y la Unión Europea.

¿Es un acuerdo entre iguales?

Al Fatah ha estado presionando desde Cisjordania para que Hamas dejara el poder y convocara elecciones. Sus decisiones han ahogado aún más a la población de la Franja al bajar el 30% el salario de los funcionarios en Gaza, cortar los servicios eléctricos y jubilar prematuramente a 7.000 trabajadores.

Ahora tiene un acuerdo para controlar las fronteras, levantar las restricciones y organizar unas elecciones que pueden devolver a Al Fatah al poder de la Franja de Gaza. Pero, ¿cómo se puede gestionar el acuerdo sin humillar a Hamas?

Esta es una de las claves que destacan muchos analistas, al igual que la cuestión de cómo se trata el apoyo que tanto EEUU como Israel han dado a este acuerdo entre otras razones porque debilita a Hamas y deja sin influencia a su aliado principal, Irán, en el área, sin que la población lo vea como una amenaza o debilidad.

Los acuerdos más fáciles

Al Fatah recuperará el control administrativo de la Franja de Gaza antes del 1 de diciembre. Sin embargo, antes de esto, todas las facciones se han comprometido a volver a reunirse en Egipto el próximo 21 de noviembre para crear un Gobierno de unidad.

Hamas va a ceder en las próximas semanas a Al Fatah el control de los puntos fronterizos de Gaza con Israel, aunque el partido palestino quiere retener durante un poco de tiempo más el que les une con Egipto.

La escenificación de este acuerdo se producirá con la visita del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, a la Franja de Gaza antes del mes de diciembre. Será su primera entrada en Gaza desde hace una década.

¿Qué hacer con las armas y las milicias de Hamas?

En el acuerdo no se ha mencionado, pero Al Fatah y Hamas tendrán que enfrentarse al hecho de qué hacer con el ala militar del partido en Gaza y sobre todo con el armamento con el que cuenta.

Se calcula que hay 25.000 miembros de las Brigadas Izz ad-Din al-Qassam que controlaría cierto armamento y cohetes, escondidos en los túneles que se han ido cavando en la frontera con Israel.

Hasta ahora, Mahmud Abas siempre había exigido el desarme de Hamas para llegar a cualquier acuerdo pero no se ha desvelado el futuro que correrá este ejército en la nueva Franja.

Para aclarar la situación de los territorios palestinos, habrá que ver las decisiones que toman ambos partidos en las próximas semanas.