El embajador adjunto de Rusia ante la ONU, Vladimir Sfronkov, alza su mano para vetar la resolución este martes.

El embajador adjunto de Rusia ante la ONU, Vladimir Sfronkov, alza su mano para vetar la resolución este martes. Reuters

Oriente Próximo

Rusia y China vetan en la ONU una sanción a Siria por el uso de armas químicas

La propuesta, defendida por EEUU, Francia y Reino Unido, contó con el apoyo de nueve países. Es el primer veto desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca.

A. M. | Agencias

Rusia y China han vetado este martes en el Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución que intentaba imponer sanciones al régimen sirio por el uso de armas químicas en el conflicto bélico de ese país.

La propuesta, que estaba defendida por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, contó con el apoyo de nueve países, otras tres naciones se abstuvieron y tres representantes votaron en contra, incluidos los de Rusia y China, que ejercieron su derecho de veto.

Es la primera vez que Rusia y China vetan un proyecto de resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU desde que llegó a la Casa Blanca el republicano Donald Trump, el pasado 20 de enero. Es la séptima vez que Rusia ha vetado una resolución de la ONU para proteger al Gobierno sirio. China, por su parte, ha vetado seis resoluciones sobre siria desde que la guerra comenzó en 2011. Siria accedió a destruir sus armas químicas en 2013 tras un acuerdo negociado entre Rusia y EEUU.

Bolivia justifica su voto en contra

El tercer país que votó en contra de la resolución fue Bolivia. El país latinoamericano ha calificado de "intento de instrumentalización política" del Consejo de Seguridad de la ONU la presentación de una propuesta de resolución contra el régimen sirio que finalmente fue rechazada por el veto de Rusia y China.

La iniciativa, que se llevaba negociando desde diciembre pasado, buscaba imponer sanciones a representantes del régimen de Bachar al Asad y a una decena de entidades sirias por el uso de armas químicas contra la población civil en el conflicto de ese país.

El representante de Bolivia ante la ONU, Sacha Llorenti, recordó que ya se sabía que la propuesta no iba a recibir la luz verde (Rusia había anticipado que la vetaría), y dijo que tendrían que haberse hecho "negociaciones más amplias" para lograr su aprobación.

Un grupo de expertos de la ONU confirmó que por lo menos en tres ocasiones, el 21 de abril de 2014 y en dos ataques distintos realizados el 16 de marzo de 2015, el Gobierno sirio fue responsable del uso de armas químicas contra su propia población. La propuesta buscaba sancionar a once representantes del régimen de Al Asad y a diez entidades sirias por su vinculación con estos ataques.

Votaron a favor Estados Unidos, Francia, el Reino Unido (los tres países que defendían la iniciativa), Italia, Japón, Senegal, Suecia, Ucrania y Uruguay, y se abstuvieron Egipto, Etiopía y Kazajistán. El embajador boliviano recordó que su Gobierno viene expresando su "más enérgico y absoluto rechazo" al uso de armas químicas "donde quiera se haya cometido", pero justificó por defectos de forma y razones políticas su decisión de votar en contra.