David Cameron en una imagen de archivo

David Cameron en una imagen de archivo

Europa

Cameron pide no descartar otro referéndum del 'brexit' para desbloquear Reino Unido

El exprimer ministro carga contra Boris Johnson por cerrar el Parlamento y "hacer ver que no existe". 

Noticias relacionadas

El ex primer ministro británico David Cameron, que en 2016 convocó el referéndum sobre el 'brexit', tiene una idea para solucionar el tortuoso proceso de ruptura con la UE: otro referéndum. En una entrevista en The Times, Cameron ha valorado que otro plebiscito podría "desbloquear" el proceso.

"No digo que vaya a haber uno, ni que deba haber uno, solo que no podemos descartar cosas ahora mismo, porque hay que encontrar algún modo de desbloquear este estancamiento", señaló el exmandatario conservador.

Cameron, que la próxima semana publica en el Reino Unido un libro de memorias ("For The Record"), criticó la estrategia que ha tomado su compañero de partido, el primer ministro Boris Johnson, al sugerir que "hay ciertas cosas que no se deberían hacer para desbloquear" la situación.

Contra Boris Johnson

"Creo que prorrogar el Parlamento, hacer ver que no existe" es "algo malo", comentó el antiguo jefe de Gobierno, después de que Johnson haya ordenado el cierre de las dos cámaras legislativas durante cinco semanas.

Al ser cuestionado sobre las consecuencias que ha tenido el referéndum de 2016, en el que el 51,9 % de los votantes optó por el brexit, Cameron aseguró que piensa en ello "cada día" y admite que hay gente que nunca le "perdonará" por "haberlo convocado y perdido".

"También están, por supuesto, todas aquellas personas que querían un referéndum y que querían salir (de la UE), y están agradecidas de que se hiciera aquella promesa y se cumpliera", agregó.

Cameron reveló en la entrevista que la mañana después del plebiscito telefoneó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y a otros líderes europeos para pedirles "perdón" por el resultado.

Resaltó asimismo que en su opinión la campaña a favor de abandonar la UE "dejó la verdad en casa", al amenazar a los votantes con la llegada de inmigrantes de Turquía si ese país entraba en el bloque comunitario y al prometer que el "brexit" permitiría invertir 350 millones de libras (394 millones de euros) a la semana en la sanidad pública.