Ursula von der Leyen, durante la rueda de prensa posterior a la votación en la Eurocámara

Ursula von der Leyen, durante la rueda de prensa posterior a la votación en la Eurocámara Vincent Kessler/Reuters

Europa

La batalla cuesta arriba de Von der Leyen para tener una Comisión paritaria

Sólo 5 de los 15 comisarios propuestos hasta ahora por los Gobiernos son mujeres pese a los avisos de la presidenta electa.

Bruselas

Noticias relacionadas

Aún le quedan más de tres meses para tomar posesión de su cargo, pero Ursula von der Leyen está a punto de incumplir una de las promesas clave de su manifiesto electoral. En su discurso de investidura ante la Eurocámara la semana pasada, la presidenta electa de la Comisión se comprometió a garantizar la igualdad total entre hombres y mujeres en su equipo. Es decir, de los 27 comisarios -uno por Estado miembro, descontándole a ella como presidenta-, al menos 13 deben ser mujeres.

Desde que se creó el Ejecutivo comunitario en 1958, ha habido 183 comisarios, de los cuales sólo 35 han sido mujeres, es decir, menos del 20%. "Nosotras representamos la mitad de la población. Queremos la parte que nos corresponde", dijo Von der Leyen a los eurodiputados, que aprobaron su nombramiento por apenas nueve votos de diferencia y gracias al respaldo de la derecha radical euroescéptica de Polonia y Hungría y de los antisistema del Movimiento 5 Estrellas de Italia.

En sus exámenes previos ante los diferentes grupos políticos, la hasta ahora ministra alemana de Defensa llegó a decir que pediría a los Gobiernos nacionales, de los que depende la designación de los comisarios, que le presenten dos candidatos: un hombre y una mujer. "Si los Estados miembros no proponen suficientes comisarias mujeres, no dudaré en pedirles nuevos nombres", ha amenazado Von der Leyen.

Pero los avisos de la flamante presidenta electa de la Comisión han sido hasta ahora completamente ignorados por los mismos líderes de la UE que la eligieron por sorpresa el pasado 2 de julio. De los 15 comisarios designados hasta ahora, sólo 5 son mujeres. Una vez más, los Gobiernos no han tenido en cuenta la exigencia de paridad y han escogido a sus candidatos atendiendo únicamente a sus necesidades de política interna. 

El grupo socialista en la Eurocámara -que se dividió en la votación de la alemana aunque las instrucciones de su líder, Iratxe García, eran de apoyarla- ya se ha quejado de este desequilibrio. "Estamos muy lejos de la Comisión con igualdad de género que nos prometió Von der Leyen. Esta es una primera prueba para ella. Los Estados miembros deben pasar a la acción, las buenas palabras sobre igualdad de género no son suficientes para nosotros", avisan los socialistas. 

El actual presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, se vio en una tesitura similar en 2014. Ante la abrumadora mayoría de hombres entre los comisarios designados, Juncker prometió las mejores carteras a los Estados miembros que le enviaran mujeres. Pero ni aún así: en su equipo sólo hay 8 mujeres, es decir, un tercio del total. 

Pese a todo, el luxemburgués presume de los avances dentro del Ejecutivo comunitario en materia de igualdad de género en su mandato. Él mismo fijó el objetivo de alcanzar al menos un 40% de mujeres en puestos directivos y a día de hoy se ha llegado al 39%, desde el 30% en noviembre de 2014. El progreso más espectacular se ha producido en el cargo de subdirectores generales, donde la cifra ha pasado del 8% en  2014 al 42% en la actualidad.

En estos momentos, sólo un tercio de todos los directores generales de la Comisión son mujeres, frente al 14% al principio del mandato. En contraste, si se tiene en cuenta al conjunto del personal del Ejecutivo comunitario, las mujeres suponen el 55,3% del total, un porcentaje que ha subido desde el 48,5% en 2003.

Von der Leyen se ha fijado como objetivo llegar a la igualdad plena en todos los niveles directivos de la Comisión para el final de su mandato en 2024. Pero quiere paridad al máximo nivel del colegio de comisarios desde el primer día ¿Se atreverá a desafiar a los jefes de Estado y de Gobierno y a rechazar a algún candidato hombre? ¿Usará como incentivo la táctica de premiar a los países miembros que envíen mujeres con las carteras más importantes? ¿Actuará la Eurocámara para garantizar la paridad?

Una vez asignadas las carteras, los comisarios designados deben pasar el examen del Parlamento Europeo entre la última semana de septiembre y la primera de octubre. Los eurodiputados ya han forzado la retirada de hasta cuatro comisarios en anteriores legislaturas por considerarlos no aptos para el cargo, pero hasta ahora nunca han usado esta prerrogativa para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres.

Una vez terminada la evaluación, la Eurocámara debe votar al colegio en su conjunto la semana del 21 de octubre. Si no hay accidentes por el camino, la comisión Von der Leyen empezará a trabajar el 1 de noviembre de 2019. ¿La tumbará el Parlamento Europeo si no hay paridad? Estos son los comisarios que ya han sido designados.

Los vicepresidentes

Von der Leyen promete introducir una cultura de trabajo y de liderazgo más inclusiva en el colegio de comisarios, con menos jerarquías y más trabajo conjunto. "Quiero que la institución sea más ágil y flexible, así como más transparente en su forma de trabajar", ha escrito en su carta programática a los liberales. Lo cierto es que la estructura de vicepresidencias, que en teoría es prerrogativa suya, se la han impuesto los líderes europeos, que han colocado allí como premio de consolación a los perdedores del reparto de altos cargos de la UE.

HOLANDA: Frans Timmermans. 58 años. Socialista. Repite como presidente primero de la Comisión. Era el candidato socialista a sustituir a Juncker, pero Italia y los países del Este le vetaron por haber puesto cara a los expedientes de Bruselas contra Polonia y Hungría por poner en riesgo el Estado de derecho. Sustituirá a Von der Leyen en su  ausencia.

DINAMARCA: Margrethe Vestager. 51 años. Liberal. Fue candidata de los liberales a presidenta y sigue ejerciendo como todopoderosa comisaria de Competencia, puesto en el que se ha ganado un nombre por su ofensiva implacable contra los gigantes digitales estadounidenses. Ella y Timmermans tendrán poderes ejecutivos, con un gabinete de tamaño equiparable al del Alto Representante. Aún no está claro cuál de los dos será el vicepresidente político y cuál el económico.

ESPAÑA: Josep Borrell. 72 años. Socialista. Ha sido elegido por los líderes europeos como nuevo Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común, cargo que lleva aparejada la condición de vicepresidente de la Comisión. Sustituye a la italiana Federica Mogherini. Contará con un presupuesto de más de 14.000 millones en los próximos 5 años y 4.000 eurofuncionarios a su cargo, según ha presumido el presidente en funciones, Pedro Sánchez.

Los comisarios que repiten

Aparte de Dinamarca y Holanda, otros cinco países han decidido renovar a sus actuales comisarios para un segundo mandato con la esperanza de lograr una cartera potente basada en la experiencia ya acumulada en Bruselas. Entre los que se quedan sólo hay una mujer.

BULGARIA: Mariya Gabriel. 40 años. Partido Popular Europeo. Ocupa la cartera de Economía y Sociedad Digital en el equipo de Juncker. Su nombre sonó brevemente como posible Alta Representante.

ESLOVAQUIA: Maros Sefcovic. 52 años. Socialista. Actual vicepresidente de la Comisión responsable de la Unión de la Energía, es decir, jefe directo del comisario español, Miguel Arias Cañete. 

LETONIA: Valdis Dombrovskis. 47 años. Partido Popular Europeo. Apura su mandato de vicepresidente del Ejecutivo comunitario para el Euro y el Diálogo Social. Apoyó multar a España en 2016 por haberse saltado el objetivo de déficit, aunque al final la sanción se redujo a cero.

IRLANDA: Phil Hogan. 59 años. Partido Popular Europeo. Su actual cartera es la de Agricultura y Desarrollo Rural, desde la que ha promovido la reforma de la Política Agrícola Común, vital para los intereses de España en la UE.

AUSTRIA: Johannes Hahn. 61 años. Partido Popular Europeo. Será el comisario más veterano del equipo Von der Leyen ya que acumula ya dos mandatos. El primero como responsable de Política Regional con José Manuel Durao Barroso y ahora como comisario de Ampliación y Política de Vecindad con Juncker.

Los nuevos

GRECIA: Margaritis Schinas. 56 años. Partido Popular Europeo. En realidad no se le puede considerar nuevo. Casado con una española, estuvo en el gabinete de Loyola de Palacio, fue eurodiputado y ha sido portavoz jefe de la Comisión Juncker. El nuevo Gobierno conservador de Kyriakos Mitsotakis le postula ahora de comisario.

FINLANDIA: Jutta Urpilainen. 43 años. Socialista. Ministra de Finanzas entre 2011 y 2014, fue la más dura durante el rescate bancario de España, exigiendo al Gobierno de Mariano Rajoy garantías a cambio de contribuir.

LUXEMBURGO: Nicolas Schmit. 65 años. Socialista. Su último empleo fue de ministro de Trabajo en el Gobierno de Xavier Bettel. 

ESLOVENIA: Janez Lenarcic. 51 años. Liberal. En la actualidad es el embajador de Eslovenia ante la Unión Europea.

ESTONIA: Kadri Simson. 42 años. Liberal. Fue ministra de Asuntos Económicos en el Gobierno de Jüri Ratas entre 2016 y abril de 2019.

HUNGRÍA. László Trócsányi. 63 años. Partido Popular Europeo. Ocupó la cartera de Justicia en el Gobierno de Viktor Orbán entre 2014 y junio de 2019.

Las incógnitas

La principal incógnita es qué tipo de comisario enviarán a Bruselas el Gobierno populista italiano o el Gobierno de derecha radical de Polonia. ¿Optarán por un perfil tecnócrata o apostarán por figuras conflictivas que desafíen el consenso de la burbuja comunitaria? Tampoco ha enseñado sus cartas todavía el presidente francés, Emmanuel Macron: ¿se decantará por un político potente que promueva su agenda en Bruselas o se conformará con un perfil bajo después de haber colocado a Christine Lagarde en el Banco Central Europeo? ¿Está todavía a tiempo Von der Leyen de cumplir su promesa de una Comisión paritaria?.