Europa

Muere una mujer en Inglaterra tras clavarse una pajita de metal en el ojo y llegarle al cerebro

Elena Struthers-Gardner, de 60 años, se encontraba en su casa cuando sufrió una caída sobre el tarro y la pajita con la que estaba bebiendo.

"Fui a la puerta de la cocina y pude ver a Lena tendida junto a la puerta entre el estudio y la cocina". La esposa de Elena Struthers-Gardner, de 60 años, que falleció en su casa de Poole, Dorset (Inglaterra) al clavarse en el ojo izquierdo una pajita de metal del tarro en el que estaba bebiendo.

La pajita, de 25 centímetros, alcanzó el cerebro y causó una herida mortal. Para cuando llegó al hospital ya era tarde. Struthers, antigua jinete de carreras de caballo, sufría caídas ocasionales debido a problemas de movilidad provocados por una lesión sufrida a los 21 años. 

Mandy, su mujer, declaró que no la "oyó caer". El suceso tuvo lugar el pasado noviembre y ha sido recogido ahora por The Independent.

"Ella estaba haciendo sonidos inusuales de gorgoteo. Su vaso de vidrio estaba en el suelo todavía intacto y la pajita todavía estaba en el frasco. Noté que la pajita estaba encajada en la cabeza. Llamé al 999 y pedí una ambulancia", relató Mandy.

Y añadió: "Mientras estaba al teléfono, Lena pareció dejado de respirar. La señora del teléfono me pidió que le diera la vuelta. “Deslicé el vaso de la pajilla y le di la vuelta. Pude ver que la pajilla había pasado por su ojo izquierdo ". 

Los médicos del Southampton General Hospital "nunca habían visto una herida como esa".

El forense, Brendan Allen, advirtió de los peligros de estas pajitas: Me parece que estas pajitas de metal no deben usarse con una tapa que las mantengay sujete  en su lugar. Parece que el principal problema aquí es que si la tapa no hubiera estado en su lugar, la pajita se habría movido".