Los nacionalistas escoceses reconocen que la propuesta de referéndum les ha pasado factura

Los nacionalistas escoceses reconocen que la propuesta de referéndum les ha pasado factura

Europa

Sturgeon anuncia un segundo referéndum de independencia en Escocia antes de 2021

La ministra principal asegura que la única forma "de proteger los intereses de Escocia" ante el 'brexit' es "conseguir la independencia".

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, anunció hoy ante el Parlamento regional su intención de convocar un segundo referéndum de independencia del Reino Unido "antes de que termine la legislatura".

"Puedo confirmar que el Gobierno escocés actuará para garantizar que se avanza en la opción de dar a los ciudadanos la opción de la independencia más tarde, durante este periodo parlamentario", declaró.

Aprobación de Londres



En un discurso pronunciado en la Cámara baja, titulado "'Brexit' y el futuro de Escocia", Sturgeon dijo que la "única forma de proteger los intereses de Escocia" es conseguir la independencia, que, destacó, salvaguardará también el lugar de la región "en Europa".

Sturgeon asegura que la ley que regulará este segundo plebiscito sobre la independencia estará lista antes de final de 2019 y sostiene que aunque no necesita autorización del Parlamento británico "en este momento" la solicitará para "dejar fuera de duda" su "capacidad" de llevar a cabo un referéndum. 

Para que pueda celebrar un referéndum, a imagen del que se convocó en 2014, el Gobierno escocés sí necesita la aprobación del Ejecutivo británico, que ya ha descartado dar su autorización.

Mayoría nacionalista

Sturgeon argumentó que su formación "fue elegida" como primera fuerza en 2017 con el "mandato" de perseguir la independencia, una elección, que, aseguró, cuenta con "una mayoría en esta Cámara".

Se refirió así al hecho de que el SNP gobierna en minoría, pero cuenta con el apoyo de los Verdes para aprobar leyes que requieren de mayoría cualificada, como las referentes a la celebración de un plebiscito o los presupuestos generales.

Para la dirigente escocesa, la crisis política abierta por el abandono del Reino Unido de la Unión Europea ha demostrado que el Gobierno británico no está dispuesto a escuchar las propuestas del Ejecutivo escocés, dirigidas a minimizar las consecuencias de la salida, como la permanencia en el mercado común y la unión aduanera.

"Hemos hecho todo lo posible para ayudar a evitar la crisis del 'brexit' en todo el Reino Unido. Y continuaremos haciéndolo", sostuvo, pero, objetó, "el sistema de gobierno de Westminster no sirve a los intereses de Escocia", donde, recordó Sturgeon, el 62 % votó a favor de continuar en la UE.

Además, se mostró optimista acerca del aumento en el apoyo a la separación y recalcó que un Estado independiente "ofrece el mejor futuro" para la región británica. "Creo que las razones para la independencia son más fuertes que nunca", apuntó.