El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici

El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici George Boulougouris/CE

Europa Previsiones económicas

Bruselas avisa de que España incumplirá el déficit pese a mejorar el crecimiento

Calcula que el desfase presupuestario será de al menos el 2,6% del PIB este año, frente al 2,2% exigido.

Bruselas

España incumplirá de nuevo este año, y por amplio margen, el objetivo de reducción del déficit público exigido por la UE pese a la gran mejora en las previsiones de crecimiento, según ha avisado este jueves la Comisión Europea. El desfase presupuestario se situará este año en al menos el 2,6% del PIB, el más alto de toda la eurozona, en lugar del 2,2% comprometido. El motivo, explica el Ejecutivo comunitario, son las medidas expansivas pactadas por el Gobierno de Mariano Rajoy para los Presupuestos de 2018. La brecha final será todavía mayor porque el informe todavía no incluye el impacto de la subida de todas las pensiones.

"Las medidas contenidas en el borrador de Presupuestos presentado al Parlamento a principios de abril, en particular la rebaja fiscal para las rentas bajas, la subida de las pensiones bajas y el incremento del 1,75% en el salario de los funcionarios, perjudicarán el ritmo de reducción del déficit comparado con 2017", resalta la Comisión.

El Estado asumirá la subida de la pensiones mientras la Seguridad Social tenga déficit

El informe sólo tiene en cuenta el acuerdo sobre los Presupuestos entre el PP y Ciudadanos, porque la fecha de corte fue el 23 de abril. Si se contabiliza la subida del 1,6% para todas las pensiones en 2018 pactada posteriormente por Rajoy con el PNV, que según los cálculos del Gobierno costará más de 1.500 millones de euros, el déficit español podría dispararse dos décimas más, hasta el 2,8%.

El Ejecutivo comunitario advierte además de que existen otros riesgos que podrían aumentar todavía más el déficit este año. En primer lugar, los ingresos tributarios podrían ser inferiores a lo que calcula el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Además, el rescate de las autopistas de peaje y las indemnizaciones que tendrán que pagarse por el fallo del Supremo que anuló el contrato de concesión de la empresa pública Aigües Ter-Llobregat en Barcelona. Para 2019, el déficit español cae al 1,9%.

El resultado de todo ello es que la deuda pública se reduce muy lentamente, hasta el 97,6% del PIB este año y el 95,9% el año que viene. 

El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ha restado importancia al desfase en el déficit español y ha evitado cualquier crítica a la subida de las pensiones. Admite que España debe "continuar los esfuerzos", pero resalta que el nuevo ministro de Economía, Román Escolano, le ha garantizado que llevará a cabo "una política presupuestaria creíble". Moscovici ha celebrado además la intención del Gobierno de Rajoy de adelantarse a la UE y crear una tasa digital para financiar las pensiones. "Muestra la determinación de España de liderar con el ejemplo", ha dicho.

El impacto de la crisis catalana, contenido

Por lo demás, la Comisión mejora la previsión de crecimiento para España este año hasta el 2,9%, tres décimas más de lo que había vaticinado en invierno y por encima incluso de lo que ha calculado el Gobierno (2,7%). En 2019, la economía española se desacelerará al 2,4% (lo que supone también una mejora de tres décimas respecto al invierno). Uno de los motivos de esta revisión al alza es que el impacto sobre el crecimiento de la crisis catalana "ha sido hasta ahora contenido".

El presupuesto expansivo de Montoro tendrá como efecto apuntalar el consumo privado, que sigue siendo el principal motor de crecimiento pero tiende a desacelerarse. También se modera la inversión, aunque seguirá creciendo de forma robusta en 2018 y 2019. En contraste, la construcción no residencial se dispara este año debido al aumento de la inversión pública. Finalmente, las exportaciones continuan mejorando estos dos años ya que España gana cuota de mercado en el comercio internacional pese a la apreciación del euro.

El aumento del empleo se modera pero será suficiente para que el paro caiga por debajo del 14% en 2019, la tasa más baja desde 2008. Bruselas pronostica que los salarios crecerán en 2018 y 2019 tanto en el sector público como en el privado, y el año que viene lo harán por encima de la inflación. Pero la productividad sólo mejora marginalmente. Tras llegar al 2% en 2017, la inflación bajará hasta el 1,4% en 2018 y se mantendrá en el mismo nivel en 2019.