Abdeslam custodiado por la policía durante el juicio.

Abdeslam custodiado por la policía durante el juicio. Reuters

Europa

20 años de cárcel para el único terrorista superviviente del 13-N en París

Bélgica condena a Salah Abdeslam por tirotear a la policía en Bruselas días antes de su detención en 2016.

Bruselas

Noticias relacionadas

Primera condena contra Salah Abdeslam, de 28 años, el único terrorista superviviente de los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París, en los que fueron asesinadas 130 personas. Un tribunal de Bruselas ha impuesto este lunes a Abdeslam una pena de 20 años de cárcel por tirotear a la policía durante el registro de un apartamento en marzo de 2016, tres días antes de su detención. La sentencia le considera culpable de intento de asesinato terrorista y de posesión ilegal de armas, según ha anunciado la juez Marie-France Keutgen.

El tribunal también ha condenado a 20 años de cárcel a Sofien Ayari, que se encontraba con Abdeslam en el apartamento en el momento del tiroteo. Durante la redada murió un tercer terrorista, Mohamed Belkaid, mientras que varios policías resultaron heridos. Abdeslam y Ayari deben pagar además sendas multas de 12.000 euros. Ninguno de los dos han estado presentes en la sala de vistas durante la lectura de la sentencia.

Los jueces han desestimado los argumentos del abogado de Abdeslam, Sven Mary, que reclamaba su absolución por irregularidades durante el procedimiento, en particular una vulneración de la ley sobre el empleo de lenguas en materia judicial. Tras escuchar el fallo, Mary ha dicho que lo estudiará y consultará con su cliente si quiere recurrir. "Veré con Salah Abdeslam cuál es su deseo, si quiere apelar o no", ha señalado.

El abogado de Abdeslam, Sven Mary, durante la lectura del fallo

El abogado de Abdeslam, Sven Mary, durante la lectura del fallo Frederic Sierakowski/Reuters

Abdeslam sólo asistió a una de las sesiones del juicio, el pasado 5 de febrero, para lo que fue trasladado desde Francia, donde se encuentra en prisión, a Bélgica con excepcionales medidas de seguridad. En aquel momento declaró que no reconocía la autoridad del tribunal y que sólo tenía confianza en Alá. "Mi silencio no me hace culpable, es mi defensa", dijo. Ahora espera en una cárcel francesa el juicio por los atentados del 13-N.

Según la fiscalía francesa, Abdeslam ayudó a organizar los ataques de París y tenía previsto inmolarse como el resto del comando pero su chaleco suicida falló. Su hermano Ibrahim sí se hizo estallar en un café de París, mientras que Abdeslam estuvo huido durante cuatro meses tras los atentados.

Fue detenido días más tarde en Bruselas

Los hechos por los que se le condena ahora se produjeron el 15 de marzo de 2016. En el marco de las investigaciones de los atentados de París, un equipo de policías franceses y belgas entró a registrar un apartamento en el barrio de Forest de Bruselas. 

Los agentes fueron recibidos con un tiroteo por parte de los ocupantes del apartamento, que ellos creían que estaba vacío. Durante la operación, varios policías resultaron heridos, mientras que Belkaid -del que se sospecha que tuvo un papel clave en la preparación y coordinación del 13-N- murió por los disparos de las fuerzas de seguridad. 

La juez Marie-France Keutgen, durante la lectura del fallo

La juez Marie-France Keutgen, durante la lectura del fallo Frederic Sierakowski/Reuters

Los otros dos miembros del comando lograron huir. Tres días más tarde, el 18 de marzo de 2016, Salah Abdeslam, el terrorista más buscado de Europa, fue detenido durante una operación policial en Bruselas. Un arresto que según las investigaciones llevó a otros miembros de la célula terrorista, los hermanos El Bakraoui y Najim Laachraoui, a atentar de nuevo el 22 de marzo en el metro y el aeropuerto de la capital belga, provocando 32 muertos y centenares de heridos.

Precisamente, el tribunal ha desestimado este lunes la petición de una asociación de víctimas de los atentados de Bruselas de constituirse en parte civil en el procedimiento contra Abdeslam y Ayari. La asociación alegaba que la detención de Abdeslam fue el factor que precipitó los ataques del 22 de marzo. Pese a ello, las víctimas se han mostrado satisfechas con la condena a 20 años, que era la pena que solicitaba la fiscalía.