La foto de familia de los líderes europeos durante el lanzamiento de la PESCO

La foto de familia de los líderes europeos durante el lanzamiento de la PESCO Yves Herman/Reuters

Europa Cumbre Europea

La UE reforzará la cooperación en defensa pero, ¿qué es realmente la PESCO?

Todos los países miembros -salvo Malta, Dinamarca (y Reino Unido)- se suman a la mayor integración militar.

Bruselas

La Bella Durmiente del Tratado de Lisboa. El Eurogrupo de la defensa. El embrión del Ejército Europeo. Son algunas de las definiciones que se han utilizado para describir la PESCO. Unas siglas que en la jerga comunitaria significan la Cooperación Estructurada Permanente en Defensa que han lanzado con gran fanfarria este jueves los jefes de Estado y de Gobierno de la UE durante la primera jornada de la cumbre que celebran en Bruselas.

¿Es un nuevo Ejército Europeo?

Los dirigentes europeos sostienen que la PESCO no equivale a un Ejército Europeo, una idea que ha defendido en el pasado el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker. Pero sí es un gran paso adelante en la integración militar entre los países de la UE. Es un pacto entre los participantes para financiar, desarrollar y desplegar sus ejércitos conjuntamente. Su principal novedad es su carácter permanente y que los compromisos asumidos son obligatorios para los Gobiernos.

¿Qué países participan?

La iniciativa para lanzar la PESCO la adoptaron las grandes potencias de la UE. Alemania, Francia, Italia y España apostaban por un plan ambicioso en materia de cooperación militar. Se trataba del primer ejemplo de la nueva Europa a múltiples velocidades que se impondrá tras el brexit. Pero al final se han sumado la mayoría de los países miembros, lo que plantea el riesgo de rebajar el nivel de ambición. En total, participan 25 países. Todos los de la Unión Europea salvo Dinamarca, que no participa en la defensa europea, y Malta. Tampoco está Reino Unido, que se marcha el 29 de marzo de 2019.

¿Por qué ahora?

La PESCO ya estaba contemplada en el Tratado de Lisboa de 2007, pero hasta ahora no se había activado (de ahí que se le llame La Bella Durmiente). Sobre todo porque Reino Unido se oponía a que la UE asumiera más competencias en defensa. Con el brexit se despeja este obstáculo. Pero sin duda el factor que más ha influido es la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. Trump ha tachado la OTAN de obsoleta y ha puesto en duda que vaya a apoyar militarme a sus aliados en europeos en el futuro. La UE ve ahora imprescindible independizarse de EEUU y alcanzar la autonomía plena en materia de defensa.

¿Hay ya proyectos concretos?

El objetivo de la PESCO es que los países de la UE aumenten su inversión en equipamiento militar para cubrir las carencias existentes, que sus fuerzas armadas sean más fácilmente desplegables para misiones y operaciones de la UE en respuesta a crisis y que se refuerce la industria europea de defensa. Para ello se han seleccionado ya 17 proyectos concretos. España lidera uno de ellos, el dedicado a mejorar el sistema de mando y control en las operaciones militares de la UE. 

¿Qué pasa con la OTAN?

Uno de los argumentos que se ha esgrimido tradicionalmente contra la PESCO es que podría debilitar a la OTAN o duplicar funciones. "Es lo contrario. Una defensa europea fuerte refuerza a la OTAN. No sólo es una buena noticia para nosotros, sino también para nuestros aliados y una mala noticia para nuestros enemigos", ha respondido el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Una idea que comparte el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, que ha participado en la ceremonia.