La medida impedirá a los viajeros de negocios trabajar en los largos vuelos transatlánticos

La medida impedirá a los viajeros de negocios trabajar en los largos vuelos transatlánticos Lucas Jackson/Reuters

Europa Amenaza terrorista

EEUU estudia prohibir los portátiles en los vuelos desde Europa

Bruselas pide contactos "urgentes" con la administración Trump para examinar el riesgo y pactar medidas.

Bruselas

La administración de Donald Trump sopesa prohibir los ordenadores portátiles en el equipaje de mano de los vuelos procedentes de la Unión Europea por motivos de seguridad. Una medida que ha generado preocupación en Bruselas por las perturbaciones que puede ocasionar en el tráfico aéreo. La Comisión ha pedido contactos "urgentes" con Washington para analizar el nivel de riesgo de ataques terroristas y las medidas que deben adoptarse.

En marzo, Estados Unidos ya prohibió los ordenadores portátiles en los vuelos procedentes de 10 aeropuertos de países de Oriente Medio, incluyendo Emiratos Árabes, Arabia Saudí, Qatar y Turquía. Las autoridades norteamericanas alegaron que existían el riesgo de que se ocultara una bomba en un portátil para hacerla estallar en pleno vuelo.

Ahora, Trump estudia extender esta medida a los países de la UE y ya ha comunicado sus intenciones a Bruselas, aunque todavía no hay una decisión final, según ha confirmado este viernes la portavoz de Transportes, Anna-Kaisa Itkonen. La comisaria de Transporte, Violeta Bulc, y el de Interior, Dimitris Avramopoulos, han escrito a sus homólogos estadounidenses para reclamar contactos "urgentes" a nivel técnico y político.

La UE exige información

Los expertos de aviación de los 28 debatieron la prohibición en un encuentro el jueves en Bruselas. Y este viernes por la tarde se ha producido una teleconferencia entre el secretario de Seguridad Interior estadounidense, John Kelly, y varios ministros europeos del Interior -la Comisión no ha desvelado de qué países- con el fin de analizar el nivel de amenaza terrorista en el sector de la aviación.

Durante el encuentro, los dirigentes europeos le han dicho a Kelly que "la amenaza afecta a la UE y a EEUU de la misma manera y por tanto la información debe compartirse y las respuestas deben ser comunes". También le han avisado de los problemas de seguridad que podría acarrear dejar un gran número de aparatos electrónicos en la bodega del avión. La teleconferencia ha terminado con una invitación a los responsables norteamericanos para que visiten Bruselas la semana que viene y seguir hablando.

Pese a sus dudas, el Ejecutivo comunitario no tiene una posición definitiva sobre si la prohibición de los portátiles está justificada ni se plantea tratar de pararla. "No estamos trabajando para un fin determinado. Nuestro interés es cooperar e intercambiar información", explica la portavoz.

De hecho, la UE es consciente de que puede hacer poco porque la decisión final está en manos exclusivamente de Estados Unidos. Y lo que pretende es estar bien preparada para cuando llegue la prohibición, de forma que pueda limitar al mínimo las perturbaciones para aerolíneas y pasajeros.