Rueda de prensa de los representantes de las fuerzas de seguridad suecas.

Rueda de prensa de los representantes de las fuerzas de seguridad suecas. Reuters

Europa

El sospechoso del atentado de Estocolmo tenía orden de expulsión desde febrero

Se trata de un solicitante de asilo uzbeko de 39 años que había mostrado simpatía por el Estado Islámico. Los cuatro fallecidos en el ataque son dos suecos, un británico y un belga.

El supuesto autor del atentado del viernes con un camión en el centro de Estocolmo es un peticionario de asilo uzbeko cuya solicitud había sido rechazada y que tenía una orden de expulsión del país desde febrero, informó este domingo la Policía.

Las autoridades revelaron también en una comparecencia que el sospechoso mostró simpatía por el Estado Islámico (EI) en las redes sociales y que los cuatro fallecidos en el ataque son dos suecos, un británico y un belga.

Desde la Fiscalía sueca han señalado que una segunda persona ha sido arrestada por su conexión con el atentado. "El fiscal del distrito Mats Ljungqvist... ha tomado la decisión de la detención", han señalado las autoridades durante su comparecencia. Aunque han señalado que este segundo detenido guarda un menor grado de implicación con los hechos.

Varias personas han sido interrogadas, declaró Jan Evensson, de la Policía de Estocolmo.

El principal sospechoso, atrapado pocas horas después del atentado y del que sólo se había confirmado que es un uzbeko de 39 años, pidió asilo en Suecia en 2014, pero su petición fue rechazada en junio de 2016 por la Dirección General de Migraciones.

Ese mismo organismo fue el que le comunicó en diciembre del año pasado que debía abandonar el país de forma voluntaria, pero al no hacerlo, trasladó el caso a la Policía -siguiendo el procedimiento habitual-, que el 24 de febrero pasado emitió una orden de búsqueda.

La Policía sueca, que no ha dado más detalles sobre las víctimas por respeto a los familiares, mantiene un dispositivo reforzado en lugares de todo el país donde puede haber alta concentración de gente, aunque descarta que haya "riesgo concreto" de que se produzcan más atentados.

El ministro de Asuntos Exteriores de Bélgica, Didier Reynders, ya había informado horas antes de que un nacional figuraba entre las víctimas del ataque, en el que un camión irrumpió en la principal calle peatonal de la capital sueca, atropellando a varios viandantes, hasta estrellarse contra unos grandes almacenes.

Diez personas permanecen hospitalizadas, varias de ellas muy graves, a causa del ataque, contra cuyo presunto autor se presentaron el sábado cargos por un delito de terrorismo con asesinatos.