Una vista general de la estación de esquí en Tignes, en los Alpes.

Una vista general de la estación de esquí en Tignes, en los Alpes. Reuters

Europa

Rescatan con vida al grupo de esquiadores atrapados por la avalancha en los Alpes franceses

La nieve atravesó la pista azul 'Le Caroline', en Val Claret, la única estación que estaba abierta en ese momento. Es la segunda avalancha en esta estación en un mes.

Las autoridades han confirmado que han rescatado con vida a los esquiadores que han quedado atrapados este martes en la avalancha que se ha producido en Tignes, la estación de esquí de los Alpes franceses, según ha informado Reuters.

"No ha habido víctimas", subrayó a Efe una portavoz de la prefectura.

La primera llamada que registró el personal de emergencias se ha producido sobre las 10:20 horas de este martes. La nieve atravesó la pista azul 'Le Caroline', en Val Claret, y en un primer momento la Gendarmería de Alta Montaña de Bourg Saint Maurice no pudo confirmar cuántas personas habían quedado atrapadas ni el estado en que se encontraban. Fuentes de la Gendarmería citadas por la emisora "France Info" había hablado de una decena.

Tras el aviso, se movilizaron rápidamente unos cuarenta agentes del PGHM de Bourg Saint Maurice, que recibieron el refuerzo de otros gendarmes procedentes de la cercana Courchevel.

La búsqueda de las víctimas se inició con perros. La mala visibilidad en Tignes, a causa de la nevada, impidió la intervención de helicópteros, por lo que los equipos de rescate tuvieron que llegar a pie.

Antes de la apertura de la estación, los trabajadores habían provocado numerosas avalanchas con explosiones para hacer disminuir el riesgo, dado la gruesa capa de nieve que se ha acumulado en los últimos días, explicó el periodista deportivo Bruno Detante, del grupo SFR, al canal "BFMTV".

Segunda avalancha en un mes

El pasado 13 de febrero, los alrededores de la misma estación de Tignes registraron una avalancha fuera de pista, que acabó con la vida de cuatro esquiadores.

Los cuatro fallecidos, que caminaban a pie cuando fueron arrastrados por el alud, fueron un padre de familia de 48 años, su hijo de 15, el hermanastro de éste último, de 19, y el monitor que los acompañaba, de 59, todos ellos de nacionalidad francesa.