John Bercow condena la restricción migratoria de Trump.

John Bercow condena la restricción migratoria de Trump. ANDY RAIN EFE

Europa REINO UNIDO

El presidente de la Cámara de los Comunes se opone a que Trump hable en el Parlamento británico

Afirma que la institución no comulga con "el racismo y el sexismo" y se niega a invitar al presidente de Estados Unidos.

Pablo Mayo Cerqueiro

La polémica por la futura visita de Donald Trump a Reino Unido se aviva. Este lunes el presidente de la Cámara de los Comunes del Parlamento británico, John Bercow, ha alertado de que buscaría bloquear un eventual discurso de Donald Trump ante la institución.

"En lo que respecta a este lugar, siento que nuestra oposición al racismo y al sexismo y nuestro respaldo a la igualdad ante la ley y una justicia independiente son consideraciones de enorme importancia en la Cámara de los Comunes".

Bercow ha subrayado que un mandatario no extranjero no tiene un "derecho automático" a hablar ante el Parlamento, sino que es un "honor" y ha adelantado que se opondrá a que Trump hable tanto en el Westminster Hall, el edificio más antiguo del complejo parlamentario, como en la Royal Gallery, usada para ocasiones especiales como recepciones de Estado.

"Antes de la imposición del veto migratorio me hubiera opuesto firmemente a un discurso del presidente Trump en el Westminster Hall", ha afirmado. "Tras la imposición del veto migratorio me opongo todavía más".

En cuanto a la Royal Gallery, "aunque pueda que no tenga mucho poder en esa cuestión", ha afirmado, "no me gustaría invitar al presidente Trump".

Las protestas contra el veto migratorio de Trump han sacudido Reino Unido. Una petición online al Parlamento y el Gobierno para impedir la futura visita del presidente estadounidense a Londres ha alcanzado cerca de dos millones de firmas. Y más de 160 diputados han firmado una moción para prevenir un discurso al parlamento por parte del republicano.

Las palabras de Bercow han despertado aplausos entre los parlamentarios. Las reglas del Parlamento estipulan que el presidente de los Comunes debe ser "políticamente imparcial todo el tiempo".