Ivan Rogers, el embajador británico en la UE, que ha dimitido.

Ivan Rogers, el embajador británico en la UE, que ha dimitido. Reuters

Europa

El exembajador británico en la UE pide desafiar el "pensamiento confuso" de cara al 'brexit'

En su carta de dimisión, remitida a sus colegas en Bruselas, el diplomático hace duras críticas contra el Gobierno al recalcar que los ministros necesitan escuchar puntos de vista "incómodos" de Europa.

El embajador británico ante la Unión Europea, Ivan Rogers, que ayer presentó la dimisión, pidió a sus colegas en Bruselas que desafíen el "pensamiento confuso" y le digan la verdad al poder de cara a las negociaciones sobre el brexit.

Rogers renunció de forma inesperada cuando faltan casi tres meses para que el Reino Unido inicie las negociaciones formales sobre su retirada de la UE después de que los británicos votasen a favor del brexit en el referéndum del pasado 23 de junio.

La dimisión de Rogers es vista este miércoles por los medios como un claro descontento con la gestión del Gobierno de la conservadora Theresa May antes del comienzo de las conversaciones con Bruselas.

En su carta de dimisión, remitida a sus colegas en Bruselas y que publican este miércoles los medios británicos, el diplomático hace duras críticas contra el Gobierno al recalcar que los ministros necesitan escuchar puntos de vista "incómodos" de Europa.

También revela que los funcionarios aún no saben cuáles son las prioridades de negociación de la Administración de Londres.

En su misiva, el embajador, que dejará su puesto en las próximas semanas una vez que se nombre a su sustituto, advierte de que el Gobierno sólo conseguirá lo mejor para el país si "aprovecha la mejor experiencia (de personal) que tenemos".

"Espero que vosotros continuéis desafiando los argumentos infundados y el pensamiento confuso y que nunca tengáis miedo de decirle la verdad a los que están en el poder", añade.

"Servir una gran democracia"

"Espero que os apoyéis unos a otros en esos momentos difíciles en los que deberéis entregar mensajes que son desagradables para los que necesitan escucharlos", subraya el diplomático.

Además, Rogers pide a sus colegas que suministren "el mejor asesoramiento" y "consejo" a "los políticos que nuestra gente ha elegido y estéis orgullosos de la labor esencial que desempeñamos al servir a una gran democracia".

El diplomático explica que decidió dimitir ahora, en vez de esperar a terminar su periodo de servicio a finales de año, para evitar alterar el proceso de negociación sobre el brexit.

"Es obvio de que no tiene sentido que mi puesto cambie de manos a finales de este año", escribió Rogers.

Al confirmar la dimisión, el ministerio de Asuntos Exteriores británico indicó el martes que el diplomático "ha tomado ahora esta decisión a fin de permitir que se nombre un sucesor antes de que el Reino Unido active el Artículo 50, antes de finales de marzo".

El Gobierno agradeció el "trabajo y compromiso mostrado durante los últimos tres años" por Rogers, nombrado embajador en Bruselas en 2013 por el ex primer ministro británico David Cameron.

Uno de los principales asesores de Cameron

La dimisión se produce unos quince días después de que Rogers originara una polémica al afirmar que llevaría una década cerrar un acuerdo comercial entre este país y la UE tras el brexit.

El diplomático fue uno de los principales asesores de Cameron en las negociaciones previas al referendo europeo de junio para modificar los términos del encaje británico dentro del bloque común.

Esas negociaciones se saldaron con concesiones a Londres por parte de los 27 en lo tocante al acceso de los comunitarios al sistema de subsidios sociales británicos.

Rogers fue también secretario privado el extitular de Finanzas, el conservador Kenneth Clarke, y trabajó con el ex primer ministro laborista Tony Blair.