Manifestación de mujeres en contra de Bolsonaro.

Manifestación de mujeres en contra de Bolsonaro. Reuters

América Elecciones en Brasil

Las mujeres marchan contra Bolsonaro

A una semana de las elecciones presidenciales en Brasil, el líder de todas las encuestas, el ultraderechista Jair Bolsonaro, enfrenta la resistencia del electorado femenino. Este sábado, miles de mujeres brasileñas saldrán a la calle para plantar cara al candidato y pedir a la ciudadanía que no le vote, en varias manifestaciones por todo el país.

“Estamos juntas en la calle porque un candidato a la presidencia del país, con un discurso fundado en el odio y en la intolerancia amenaza nuestras conquistas y nuestra ya difícil existencia”, dice el manifiesto de las protestas.

El movimiento empezó en las redes sociales, bajo el hashtag #EleNão (#ÉlNo). Cantantes, escritoras, actrices, personajes públicos y mujeres anónimas se unieron a la campaña, publicando en sus redes vídeos con razones para no votar a Bolsonaro. “Él no porque es un machista, él no porque es un homófobo, él no porque es un racista, él no porque es un revés para nuestra democracia”, ha dicho en Instagram Daniela Mercury, una conocida cantante brasileña, animando a sus compatriotas a salir a la calle este sábado en protesta.

En Facebook, el grupo “Mujeres unidas contra Bolsonaro” llegó a alcanzar los tres millones de personas, antes de que fuera 'hackeado' por simpatizantes de Bolsonaro, y los eventos convocando a las marchas de "Mujeres contra Bolsonaro" superan los cientos de miles de personas apuntadas.

Declaraciones como que las mujeres deberían cobrar menos “porque se quedan embarazadas” o insultos como el que le espetó a una diputada del PT - “Jamás te violaría porque no te lo mereces, eres demasiado fea” - junto con la posibilidad real de que Bolsonaro ganara en primera vuelta hicieron saltar las alarmas entre el electorado femenino.

Conocido por sus comentarios homófobos, misóginos y racistas y por su defensa de la dictadura militar, Bolsonaro lidera los sondeos con un 27% de intención de voto. Sin embargo, la misma encuesta, publicada por el Instituto Ibope esta semana, advierte de que Bolsonaro es también el candidato que provoca más rechazo entre los electores: un 44% nunca votaría en él. De estos, las mujeres son las más tajantes: un 50% le rechazan. Todo indica de que las elecciones pasarán a una segunda vuelta y, en ese caso, el electorado femenino será clave.

Bolsonaro lo sabe y en un un intento de revertir la situación ha publicado un video donde aparece llorando y contando como se había hecho una reversión de su vasectomía a petición de su mujer y acaba por añadir que “la gran realización de las mujeres es tener hijos”. Los resultados no fueron los esperados. Muchos le acusaron, una vez más, de machista y otros recordaron las palabras con las que se refirió a su hija, cuando la comparó con sus hermanos hombres y dijo ser fruto de “un momento de debilidad”.

Y si su estancia en el hospital, donde está ingresado desde que fue apuñalado, parecía poder favorecerle, su ausencia en la campaña no ha evitado momentos bochornosos. Uno de ellos cuando su elegido para vicepresidente, el exgeneral Hamilton Mourao, atacó a las familias monoparentales, diciendo que los hogares “sin padre o abuelo son fábricas de inadaptados que terminan ingresando en pandillas y bandas de narcotraficantes” y desatando la indignación de muchos.

Artistas e intelectuales brasileños se han unido a la campaña y han lanzado un manifiesto a favor de la democracia y en contra de Bolsonaro. "Más que una elección política, la candidatura de Jair Bolsonaro representa una amenaza franca a nuestro patrimonio civilizador primordial. Es necesario rechazar su normalización y sumar fuerzas en defensa de la libertad, la tolerancia y el destino colectivo". Entre los firmantes están el actor Wagner Moura, protagonista de la serie Narcos, los cantantes Caetano Veloso, Maria Gadú y Gilberto Gil, y el cineasta Fernando Meirelles, entre otros. Se espera que muchos se unan a las manifestaciones de este sábado que prometen poner a Bolsonaro contra las cuerdas.