El Papa Francisco saluda a la multitud en Santiago de Chile.

El Papa Francisco saluda a la multitud en Santiago de Chile. Claudio Santana Reuters

América

El Papa mantiene un encuentro privado con víctimas de abusos del clero chileno

"Nadie más estaba presente. Sólo el Papa y las víctimas. Esto fue así para que pudieran hablar de su sufrimiento con el Papa, que les ha escuchado, y ha rezado y llorado con ellos", ha explicado el portavoz de Vaticano, Greg Burke.

El Papa Francisco ha mantenido este martes una reunión privada con víctimas de abusos sexuales por parte de clérigos en el marco de su visita a Chile, según ha confirmado el portavoz de Vaticano, Greg Burke.

En rueda de prensa, Burke ha indicado que "el encuentro ha tenido lugar de forma estrictamente privada", agregando que ha tenido lugar en la sede de la Nunciatura y que ha durado alrededor de media hora.

"Nadie más estaba presente. Sólo el Papa y las víctimas. Esto fue así para que pudieran hablar de su sufrimiento con el Papa, que les ha escuchado, y ha rezado y llorado con ellos", ha señalado, tal y como ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

El encuentro ha tenido lugar apenas unas horas después de que el Pontífice pidiera perdón por los casos de abusos sexuales de la Iglesia durante el primer discurso público de su viaje a Chile, realizado en el Palacio de La Moneda y en compañía de la presidenta del país, Michelle Bachelet.

"No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia", señaló Francisco, que ha llegado al país en medio de las investigaciones de la Fiscalía chilena contra religiosos maristas y críticas por la situación de un obispo al que acusan de encubrir abusos de un popular sacerdote de la Diócesis de Santiago.

De este modo, ha querido unirse a sus "hermanos" en el episcopado chileno. "Es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se vuelva a repetir", enfatizó.

Posteriormente, reiteró en su primer encuentro con el clero chileno su condena a los abusos sexuales por parte de sacerdotes, al tiempo que volvió a lamentar el "dolor por el daño y sufrimiento" de las víctimas y sus familias.

"Conozco el dolor que han significado los casos de abusos ocurridos a menores de edad y sigo con atención cuanto hacen para superar ese grave y doloroso mal", señaló en la Catedral de Santiago durante el encuentro que mantuvo con religiosos chilenos.