Imagen de un mural con motivo del primer congreso de las FARC como partido.

Imagen de un mural con motivo del primer congreso de las FARC como partido. Jaime Saldarriaga Reuters

América Acuerdos de paz

Adiós a las armas: así es el nuevo partido FARC

La guerrilla, convertida ahora en partido político, mantendría intactos sus “fundamentos ideológicos” y su “el proyecto de sociedad” para Colombia.

Después de más de 40 años de conflicto armado entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno, y tras un saldo de unos 200.000 fallecidos, 45.000 desaparecidos y más de seis millones de desplazados, la guerrilla se ha convertido oficialmente en partido político este viernes. La metamorfosis comenzó el pasado 27 de junio cuando la agrupación dejó de ser un grupo armado y, desde entonces, sus cerca de 7.000 combatientes están pasando por una etapa de integración en la sociedad civil.

El nuevo nombre, elegido tras una votación en el congreso fundacional de las FARC como partido, es el de Fuerza Alternativa Revolucionaria en Común. La nueva denominación se ha impuesto tras recibir 628 votos contra los 264 de la otra propuesta, que sugirió el nombre de Nueva Colombia.

El cambio se ha producido tras un intenso debate sobre si mantendrían sus siglas históricas o las cambiarían en busca de superar la mala imagen que el comando tiene entre la sociedad colombiana. Tanto es así que, su máximo líder, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, utilizó su cuenta de Twitter para consultar a los usuarios y, casualmente, ninguno de los nombres que se propusieron recogía las siglas FARC.

Pese a las sugerencias y opiniones, Timochenko indicó que se respetarían las siglas originales para preservar su identidad. ”Ello deberá manifestarse en nuestro nombre, en nuestros símbolos, en nuestra actitud, en nuestra manera de tratar a la gente, en nuestras plataformas y programas”, señaló el primer día de congreso.

Lo que también se ha conocido es el logotipo que van a usar a partir de ahora, el cual se compone de una representación de una rosa roja con una estrella del mismo color en el centro. Esta elección evoca más a los partidos socialdemócratas tradicionales que a los movimientos políticos comunistas. De hecho, el logotipo es muy similar al que utilizaba Partido Socialista Obrero Español (PSOE) durante el pasado siglo o al del Partido Socialdemócrata de Andorra (PSA).

Paz y justicia social

El grupo guerrillero está remodelando su fachada, aunque los cimientos serán los mismos según ha anunciado su líder, Rodrigo Londoño, más conocido como Timochenko. “Los fundamentos ideológicos” y “el proyecto de sociedad” para Colombia siguen intactos, dijo el cabecilla de la organización este lunes durante la apertura del congreso fundacional de las FARC como partido político.

En una rueda de prensa realizada este viernes por diferentes portavoces de las FARC, la justicia social, la paz y la reconciliación, y construir una nueva Colombia han sido las consignas más repetidas. “Hemos dado un paso muy importante hacia la integración en la vida civil. De esta manera estamos dando continuidad, a través de la vía política, a los propósitos y aspiraciones históricas” del partido, ha dicho Iván Márquez, Jefe de la Delegación de Paz de las FARC.

“Justicia social, bienestar y buen vivir, democracia real y verdadera, ética emancipadora, superación del patriarcado, y relación de armonía con la naturaleza”, son los fundamentos ideológicos del nuevo partido, ha señalado Márquez. “Este camino lo queremos hacer con los trabajadores precarios, los parados, los desplazados por la violencia, los autónomos, las mujeres maltratada,los jóvenes excluidos y las comunidades reprimidas [...] y esperamos que el Estado haga lo propio”, ha recalcado.

Por otro lado, Pablo Catatumbo, miembro del Secretariado del partido, ha anunciado que "vamos a tener diálogo con Uribe. Por supuesto, hemos dicho que estamos dispuestos a hablar hasta con el diablo para hacer la paz en este paso". Sobre el diálogo, también ha subrayado que "tiene que haber (conversación) con todas las tendencias, se trata de eso, de hacer una Colombia en la que quepamos todos, una Colombia en la que no se gobierne únicamente para las elites (...) sino para todos los colombianos”.

Primeras pinceladas

Aunque en la rueda de prensa organizada por las FARC poco se ha podido saber sobre programas o propuestas políticas, en el diario colombiano El Espectador ha tenido acceso al borrador de las bases del partido. En él se desvela que la Asamblea Nacional de los Comunes será la máxima instancia de la dirección del partido. “La nueva dirección nacional será la que asuma la discusión de designar a los que van a ser nuestros representantes”, ha dicho este viernes Pablo Catatumbo.

Este organismo también será el encargado de perfilar la línea política, los estatus, el programa y otros documentos programáticos, decidir las posibles alianzas electorales y elegir al presidente de la formación. En el nivel territorial, las instancias máximas de dirección serán la Asamblea Local de los Comunes y la Asamblea Territorial de los Comunes.

Por último, en el borrador se señala que el militante o afiliado que renuncie “perderá todos los derechos que le corresponden y, por consiguiente, perderá el cargo que desempeñe en corporaciones de elección popular o el cargo de elección para el cual haya sido elegido”. Dentro de las prohibiciones también figura el apoyo a otros candidatos que no aprueben los postulados oficiales del movimiento político.4

Financiado por el Estado

La Fuerza Alternativa Revolucionaria en Común recibirá financiación pública como el resto de partidos, según lo estipula la ley. No obstante, "recibirán financiación estatal anticipada y no estarán obligados a la devolución de los recursos si no consiguen los objetivos. Solo tendrán que devolverlos si lo destinan a cosas distintas de lo que establece la ley", según explicó hace unos días el viceministro de Hacienda, Andrés Escobar Arango, para Semana.

Además, la formación política tendrá garantizada una representación mínima de cinco escaños en la Cámara de representantes y otros cinco en el Senado en las dos primeras elecciones a las que se presenten a partir de 2018. Sin embargo, y hasta los comicios, la organización cuenta con portavoces con voz, pero sin voto, para así discutir la implementación de la paz y de las FARC como partido político.