Robert Mugabe hablando con el general Constantino Chiwenga en una imagen de 2008.

Robert Mugabe hablando con el general Constantino Chiwenga en una imagen de 2008. Philimon Bulawayo Reuters

África

Militares bloquean el acceso a edificios gubernamentales en Zimbabue

Entre ellos se encuentran la oficina del presidente Robert Mugabe, el Parlamento o el Tribunal Supremo.

Soldados del Ejército de Zimbabue han bloqueado el acceso a edificios gubernamentales de la capital, Harare, como el Munhumutapa, que alberga la oficina del presidente Robert Mugabe, el Parlamento o el Tribunal Supremo, según ha informado la cadena de televisión sudafricana News24.

Asimismo, las informaciones apuntan a una fuerte presencia militar en la carretera que lleva a la residencia rural de Mugabe, en el distrito de Zvimba (al este de Harare).

El canal se hizo eco también de vídeos que muestran cómo soldados están controlando el acceso al aeropuerto internacional de la capital, renombrado recientemente como Robert Mugabe, en el que los vuelos seguirían operando con relativa normalidad.

El Ejército zimbabuo parece haber tomado control de los medios de comunicación públicos del país, ya que un portavoz militar leyó la noche del martes un comunicado en directo en el que descartó una "toma militar" del Gobierno y aseguró que Mugabe y su familia están "a salvo".

Esta mañana ese mismo comunicado se emitía cada 20 minutos en las emisoras de radio nacionales, que también reproducen canciones datadas de la guerra de independencia, aseguró News24.

Sin embargo, pese a que la tensión en el país crece y se extienden los rumores sobre un posible golpe de Estado contra Mugabe, de 93 años y en el poder desde 1980, los negocios funcionan como siempre, aunque el volumen de tráfico "es mínimo", según el relato del que se hace eco este medio.

La incertidumbre comenzó a aumentar durante la tarde, después de que varios tanques fueran vistos en dirección a Harare, sólo un día después de que el jefe de las fuerzas armadas, Constantine Chiwenga, advirtiera de que se tomarían "medidas correctivas", si continúa la purga de veteranos en el partido de Mugabe.

El ZANU-PF respondió afirmando que las palabras de Chiwenga sugerían una "conducta de traición" destinada a "incitar a la insurrección y al desafío violento del orden constitucional".

En el contexto de fondo de este cruce de acusaciones se encuentra la destitución, la semana pasada, del vicepresidente Emmerson Mnangagwa, que sonaba como sucesor de Mugabe, al igual que la primera dama Grace Mugabe, a la que los expertos apuntan como directora de las purgas para allanar su camino hacia el poder.

Mnangagwa huyó a Sudáfrica y, en un comunicado, sostuvo: "Pronto controlaremos los resortes del poder en nuestro bello partido y país".