Los resultados provisionales otorgan una amplia victoria a Joao Lourenço.

Los resultados provisionales otorgan una amplia victoria a Joao Lourenço. Stephen Eisenhammer Reuters

África PUGNA ELECTORAL

La oposición angoleña califica de "falsos" los resultados de las elecciones

Los opositoras descartar por ahora impugnar el recuento, que otorga al partido del Gobierno la mayoría tras 38 años en el poder.

E.E.

El principal partido de la oposición angoleña, la Unidad Nacional para la Independencia Total de Angola (Unita), ha calificado de "falsos" los resultados provisionales de las elecciones del miércoles, que dan la victoria al candidato del partido gobernante con un 64,57% de los votos.

Según un destacado dirigente de Unita, José Pedro Catchiungo, la Comisión Electoral está "equivocada" al conceder el jueves la victoria a João Lourenço, candidato del Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA), el partido que ha gobernado el país desde que se independizara de Portugal en 1975.

Catchiungo ha asegurado que es "imposible que el MPLA gane en todas las provincias de Angola" en estas elecciones, las primeras a las que no se presenta el presidente José Eduardo dos Santos, en el poder desde 1979, en declaraciones recogidas por el diario Novo Jornal.

Su partido, que según los resultados provisionales ha obtenido un 24,4 % de los sufragios, está dispuesto a "demostrar, a través de las actas de voto", que tanto Unita como el MPLA "se están disputando de forma reñida" la victoria electoral.

Sin embargo, Unita no impugnará los resultados finales: "El país está aún en calma. Vamos a invitar a la Comisión Electoral a que ambos conciliemos nuestras visiones y cada cual argumentará con firmeza la razón de los números que produzcan", ha indicado Catchiungo.

Pese a que la Constitución recoge que el candidato de la lista más votada se convierte automáticamente en presidente, Catchiungo no descartó la posibilidad de negociar coaliciones postelectorales, ya que el partido que gane los comicios lo hará "por una diferencia mínima".

El tercer partido en liza, la coalición Convergencia Amplia para la Salvación de Angola (CASA-CE), que cuenta con un 8,56 % de los votos según los resultados provisionales, también admitió la posibilidad de pactar con Unita para "desplazar al MPLA del poder".

Por su parte, el secretario del Politburó del MPLA, João Martins, exigió a los partidos que presenten sus reclamaciones ante la Comisión Electoral, "en lugar de hacerlo en ruedas de prensa".

El escrutinio de la Comisión Electoral ha alcanzado ya los 5,9 millones de votos, lo que representa un 63,7 % de los 9,3 millones de votantes registrados, aunque las estadísticas registraron una abstención del 23,2 %.

Así, el Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), en el Gobierno desde 1975, retendrá el poder, lo que sitúa a João Lourenço como sucesor del histórico José Eduardo dos Santos después de 38 años ininterrumpidos de presidencia.

Si el recuento final se mantiene en las mismas proporciones, sin embargo, supondría un significativo retroceso para el partido oficialista, que en 2008 logró el 81,6% de los votos y en 2012 el 71,8%.

38 años de gobierno

Aun así, estos resultados suponen una "enorme satisfacción" para el MPLA, según reconoció ante los medios su secretario general, Julião Mateus Paulo.

Estos comicios ponen fin a casi cuatro décadas de duro gobierno de Dos Santos, que si bien renunció a un nuevo mandato, seguirá al frente de su partido hasta 2018.

El mandatario, de 75 años, dice adiós a la presidencia entre continuos rumores sobre su estado de salud, que han aumentado recientemente por la frecuencia de sus visitas médicas a España.

Dos Santos, que se hizo con el poder en 1979, pasó de ser un tecnócrata sin apenas influencia a liderar con mano de hierro el país y su partido.

En 2001 ya aseguró que no se presentaría a unas nuevas elecciones, que no se han celebrado hasta ahora porque desde 1992 solo se habían convocado legislativas en 2008 y 2012.

Lourenço, el nuevo presidente, tendrá que hacer frente a un país lastrado socialmente por la guerra civil que libró entre 1975 y 2002 (que dejó cerca de un millón de muertos) y encallado desde 2013 por la bajada de los precios del petróleo, en cuya producción se basa, casi exclusivamente, su economía.

Después de Nigeria, Angola es el segundo mayor productor de crudo de África con una media diaria de 1,8 millones de barriles que representan casi el 70% de los ingresos del Estado y el 95% de sus exportaciones.

La caída de los precios del petróleo de 2013 mermó los ingresos estatales en un 60%, lo que acabó repercutiendo en la ya degradada situación de los servicios básicos de una población que vive, en su mayoría, con menos de un dólar al día, y que ocupa el puesto 150 de 188 en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU.

Según datos de Unicef, las tasas de mortalidad infantil y materna se encuentran entre las más elevadas del mundo: uno de cada cinco niños muere antes de llegar a los cinco años, y 640 mujeres mueren por cada 100.000 niños nacidos.

En el campo educativo, un millón de niños continúan fuera del sistema, con una cobertura de la educación primaria que no supera el 10%, y una tasa del 20% en la secundaria.