Control sanitario en una calle de Heinsberg.

Control sanitario en una calle de Heinsberg. Reuters

Mundo ALEMANIA

Heinsberg, la ciudad-laboratorio contra el Covid-19: ¿Quién se infectó en el súper? ¿Y en el bus?

Los científicos estudian en este municipio el impacto del coronavirus para ayudar al resto del país, dado que se han registrado más casos que en el resto de Alemania

5 abril, 2020 02:16
Berlín

Noticias relacionadas

El distrito de Heinsberg está en Renania del Norte-Westfalia, populoso Land del oeste alemán que tiene cerca de 20 millones de habitantes y en el que la Covid-19 ha infectado unas 16.000 personas. Renania del Norte-Westfalia es el segundo land de Alemania con mayor número de enfermos y muertos (168) por coronavirus. Su distrito de Heinsberg es, según lo describen aquí, el 'Wuhan alemán'.

El motivo que explica ese apodo es que en ese distrito se registró el primer paciente alemán, un hombre de 47 años, que precisó ingresar en una unidad de cuidados intensivos al estar enfermo por coronavirus. Ocurrió en febrero, después de unas festividades del carnaval de Gagnelt – una de las localidades comprendidas en el distrito – en las que se sabe participó este hombre el pasado 15 de febrero.

En lo sucesivo, el distrito de Heinsberg ha pasado a ser uno de los más afectados de Alemania, con 497 casos de infectados por cada 100.000 habitantes, según las cuentas del Instituto Robert Koch (RKI, por sus siglas alemanas), la institución encargada de controlar y prevenir enfermedades a nivel federal.

Proporción superior a la de Berlín

Esa proporción es seis veces mayor que la que hay en Berlín. La capital alemana es la ciudad más poblada del país, con unos 3,7 millones de personas. Presenta actualmente 76,2 casos por cada 100.000 habitantes. En el distrito de Heinsberg viven 250.000 habitantes. En el momento de escribir estas líneas se cuentan allí 1.264 casos de infectados y 35 muertes.

En un país como Alemania, que en el momento de escribir estas líneas suma ya algo más de 98.000 infectados y un número de muertos que se asoma a los 1.200, los datos que arrojan las cuentas sobre el distrito de Heinsberg pueden resultar pequeños. Sin embargo, ahora resultan de vital importancia para el país de Angela Merkel.

Una señora con mascarilla compra en un mercado alemán.

Una señora con mascarilla compra en un mercado alemán. Efe

Al menos así lo consideran las autoridades de Renania del Norte-Westfalia que han dado luz verde a un grupo de científicos para que estudien en detalle cómo ha sido la propagación del virus en el 'Wuhan alemán'. El equipo lo lidera Hendrik Streeck, profesor y virólogo de la Universidad de Bonn. Desde esta semana, Streeck estudia cómo ha sido la propagación del virus responsable de la Covid-19 en el distrito de Heinsberg. Respecto a otras zonas del país, esta región ofrece una ventaja y es que se sabe cuándo llegó aquí el coronavirus, entorno a las fechas del carnaval.

Streeck y compañía han estudiado en detalle un grupo de 1.000 personas para saber cómo se han producido las infecciones en la región alemana que primero y con más intensidad ha sufrido la Covid-19 y sus consecuencias. "Queremos saber cómo se produjeron las cadenas de infección, quién, cómo, cuándo y por qué se infectaron con el virus. Queremos saber qué es necesario para que se produzca la infección", explicaba Streeck hace unos días en una rueda de prensa.

"Mantener las distancias"

Y los resultados han sorprendido incluso a los autores dado que, como publican varios medios, los científicos se muestran extrañados ante el hecho comprobado de que el coronavirus parece que no se contagia tan fácilmente en ambientes cerrados como supermercados o autobuses. Si bien el propio Streeck recordó que sigue siendo muy importante "mantener las distancias", asoció los principales brotes de la enfermedad a grandes concentraciones de gente. Y citó como ejemplos el manido Atalanta-Valencia de la Champions League, una estación de esquí en Austria o el Carnaval de Colonia, fecha sobre la que, por cercanía, han concentrado sus miras.

En base a este estudio del equipo dirigido por Streeck, este asegura que ampliar el conocimiento sobre la forma de contagio permitirá afinar la estrategia de los gobiernos para controlar la pandemia.

Más información y consejos

En la comparecencia ante los medios en la que anunció los pormenores del experimento acompañaban al científico el presidente de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, quien también es uno de los candidatos a la presidencia de la Unión Cristiano Demócrata (CDU), el partido de la canciller Angela Merkel. Laschet aspira llegar a los mandos de la CDU en la candidatura conjunta que mantiene junto al ministro de Sanidad de Alemania, Jens Spahn.

Armin Laschet (izq) y Jens Spahn (der), en una rueda de prensa, esta semana.

Armin Laschet (izq) y Jens Spahn (der), en una rueda de prensa, esta semana. Efe

Laschet anda especialmente concentrado estos días en encontrar vías que puedan ayudar a relajar a corto o medio plazo las medidas de distanciamiento social que han puesto prácticamente en pausa la actividad social y económica del país, algo que ha obligado al Gobierno a lanzar programas económicos nunca vistos en su historia reciente para paliar los efectos de la Covid-19.

El estudio de Streeck y compañía debía servir, en teoría, para aportar más recomendaciones con las que frenar la propagación del virus. “Vamos a recoger información y consejos prácticos sobre cómo lidiar con la Covid-19 y cómo podemos lograr contener al virus, sin que nuestras vidas se mantengan en pausa durante años”, según Streeck.

En la "zona oscura" de la Covid-19

El objetivo en ese momento era adentrarse en el 'Wuhan alemán' y estudiar a ese millar de personas y poder así conocer, al menos aproximadamente, cómo de grande es la “zona oscura”. “El virus deja una marca en la sangre, y buscándola en esas 1.000 personas podemos saber quién estuvo infectado y quién no”, de acuerdo con el virólogo y profesor de la Universidad de Bonn.

Al parecer, los científicos consideran que es muy probable que el número de infectados sea mucho mayor al que se cuenta oficialmente en el distrito de Heinsberg, porque hay personas que no han sido sometidas a la prueba del coronavirus. Aclarando a cuánto asciende esa “cifra oscura” de infectados, se puede “evaluar realmente cuán peligroso es el virus”, según Streeck.

El virus deja una marca en la sangre, y buscándola en esas 1.000 personas podemos saber quién estuvo infectado y quién no

Desde que llegó el coronavirus a Alemania, allá por el mes de enero en lo que fueron casos aislados en el Land de Baviera (sur germano) y de Renania del Norte-Westfalia, la Covid-19 se ha caracterizado en Alemania por una mortalidad mucho más baja que en países como España e Italia. Esta semana, la tasa de mortalidad estaba en un 0,8%, según los datos del RKI. Su presidente, Lothar Wieler, ha explicado que esa proporción se explica por el número de test realizados hasta ahora y los que todavía se realizan actualmente. Esto ha permitido y permite la detección de muchos casos leves.

Puede que las investigaciones de Streeck en el 'Wuhan alemán' arrojen más luz sobre la baja letalidad del virus en Alemania. A partir de la semana próxima Streeck y compañía presentarán sus primeros resultados. Ahora bien, Wieler, desde el RKI, ya ha avisado: “Ahora empezamos a tener casos en residencias de ancianos. Hay que contar con que la tasa de mortalidad aumente”.

Información sobre el coronavirus: