Miembros del equipo de rescate en la zona donde se estrelló el avión ucraniano.

Miembros del equipo de rescate en la zona donde se estrelló el avión ucraniano. Reuters

Mundo

Irán reconoce que derribó "involutariamente" el avión ucraniano en el que murieron 176 personas

Según el régimen, el error se debió a que "en esa situación muy delicada y de crisis" el Boeing 737 se situó cerca de un centro militar de los Guardianes. 

Noticias relacionadas

Las Fuerzas Armadas de Irán reconocieron este sábado que derribaron el avión ucraniano con 176 personas a bordo "involuntariamente y por un error humano", después de dos jornadas de negación de esta hipótesis, planteada por varios países.

Según el comunicado, el error se debió a que "en esa situación muy delicada y de crisis" el Boeing 737 se situó cerca de un centro militar de los Guardianes de la Revolución con "una altura y una posición de vuelo de un objetivo enemigo".

Las Fuerzas Armadas explicaron que tras las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, y comandantes de ese país de "tomar como objetivo una serie de lugares en el territorio de la República Islámica en caso de que haya una operación recíproca (...) estaban en el más alto nivel de alerta".

Irán reconoce que derribó el avión de pasajeros ucraniano por un "error humano"

Poco antes del derribo del avión ucraniano, Irán había efectuado un ataque con misiles contra una base aérea en Irak que alberga a tropas estadounidenses, en venganza por el asesinato días antes del general Qasem Soleimaní en un bombardeo selectivo de EE.UU.

La nota también apuntó que el error estuvo motivado por "el aumento sin precedentes de los movimientos aéreos en la región", en especial de "vuelos de guerra de las fuerzas estadounidenses alrededor del país".

"En esa situación, por un error humano e involuntariamente el avión fue atacado y se provocó el martirio de un grupo de nuestros compatriotas y algunos extranjeros", admitieron las Fuerzas Armadas.

En el avión de Ukranian International Airlines (UIA) viajaban 169 pasajeros, entre ellos 82 iraníes y 63 canadienses, aunque estos últimos en su mayoría de origen iraní, y nueve tripulantes ucranianos.

El aparato se estrelló al sur de Teherán el pasado miércoles poco después de despegar del aeropuerto internacional Imán Jomeiní con destino a Kiev, causando la muerte de sus 176 ocupantes.

Las especulaciones sobre la posibilidad de un caso de derribo comenzaron el mismo día del siniestro y cobraron un tono oficial cuando el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo el jueves que su Gobierno tenía información de que el Boeing 737 fue alcanzado por "un misil tierra-aire iraní".

Sin embargo, ayer, durante toda la jornada, tanto el Ministerio de Asuntos Exteriores como la Organización de la Aviación Civil de Irán negaron la hipótesis del misil.

Se juzgará a los responsables

En esta línea, el presidente iraní, Hasan Rohaní, aseguró este sábado que se juzgará a los responsables del derribo del avión ucraniano. Rohaní lamentó en un comunicado la muerte de tantas "personas inocentes debido a errores humanos y disparos equivocados" y señaló que "este doloroso accidente no es algo que pueda pasarse por alto fácilmente".

"Se necesita más investigación para identificar todas las causas y raíces de esta tragedia y enjuiciar a los responsables de este error imperdonable", subrayó el presidente.

También es necesario adoptar medidas para "abordar las debilidades de los sistemas de defensa del país para garantizar que tal desastre nunca se repita", según Rohaní, que culpó en cierto modo a Estados Unidos de la tragedia por sus "amenazas e intimidaciones".

"Para defendernos de posibles ataques del Ejército estadounidense, las Fuerzas Armadas de la República Islámica de Irán estaban en alerta total, lo que desafortunadamente llevó a esta terrible catástrofe", indicó.

Por su parte, el presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, espera de Irán un "pleno reconocimiento de culpabilidad".  "La mañana ha traído la verdad. Ucrania insiste en un pleno reconocimiento de la culpabilidad. Esperamos de Irán que lleve a los responsables ante la Justicia, devuelva los cuerpos, pague una indemnización y publique una disculpa oficial. La investigación tiene que ser completa, abierta y debe continuar sin retrasos o obstáculos", señaló en un mensaje de su cuenta de Twitter.

Confundido con "un misil de crucero"

La Guardia Revolucionaria de Irán asumió este sábado la responsabilidad por el derribo de un avión y explicó que el operador del sistema de defensa confundió el aparato con "un misil de crucero".

El comandante de la Fuerza Aeroespacial de este cuerpo militar de élite, Amir Alí Hayizadeh, dijo en una comparecencia televisada que el operador, antes de disparar, trato de contactar con sus mandos para obtener la aprobación pero el sistema de comunicación dio error y tomó una decisión "mala y apresurada".

"Todo el sistema defensivo estaba en el más alto nivel de alerta (...) y se anunció mediante el sistema integrado que se habían lanzado unos misiles de crucero contra el país. En esos momentos, el sistema se enfrenta, a una distancia de 19 kilómetros, con un objetivo que se distingue como un misil de crucero", detalló.

Hayizadeh también reconoció que hubo diez segundos para decidir y que no se informó a la Organización de la Aviación Civil de que cancelaran los vuelos comerciales en Teherán.

"El error fue nuestro (...) aceptamos todas las responsabilidades de este acto", reconoció Hayizadeh, quien exculpó a la Organización de la Aviación Civil y al Gobierno y justificó que estas instituciones negaran la hipótesis del derribo porque no contaban con la información.