Italia busca evitar la despoblación en las zonas rurales.

Italia busca evitar la despoblación en las zonas rurales.

Mundo VIVIENDA

Casas a 1 euro: así lucha Italia contra su despoblación

Una iniciativa pone a la venta casas al módico precio de 1 euro para mantener vivas las zonas rurales.

Roma

Aunque Italia sea un país muy poblado y estrecho, hay pueblos que se arriesgan a quedarse sin habitantes. Por eso, muchas localidades del país están ofertando muchas de sus casas a tan sólo 1 euro. ¿Acaso hay truco? Claro que sí, pero entiéndase éste como un conjunto de requisitos lógicos y comprensibles para un precio tan simbólico. Pero si el lector dispone de 1 euro, puede ya empezar a echar un vistazo a la atractiva lista de viviendas disponibles en la web www.casea1euro.it.

¿Cómo funciona? El objetivo de la curiosa iniciativa es el de relanzar las economías locales de zonas deprimidas por falta de población o simplemente porque las casas propuestas necesitan una remodelación. Las viviendas en cuestión pertenecen a privados que no quieren pagar impuestos por ellas. Hablamos de inmuebles con mal aspecto o incluso a punto de derrumbarse, y que por tanto necesitan importantes obras de reestructuración". Los inmuebles son cedidos como "donación" a los ayuntamientos a los que pertenecen, a través de un procedimiento público. En muchas ocasiones, son los propios consistorios los que actúan como garantes en todo el proceso de cara a los propietarios.

Los 'trucos' de la compra

¿Dónde está el truco? Quien apueste por una nueva casa en Italia por tan sólo 1 euro tiene que saber que, para empezar, tiene que comprometerse a ofrecer un proyecto de remodelación de alrededor 25.000 euros como muy tarde a los 365 días de la adquisición oficial. El nuevo propietario tendrá, por otro lado, que comprometerse a hacerse cargo de todos los gastos notariales. Cuando éstos tengan también todos los permisos municipales para proceder con las obras, tendrán un máximo de dos meses de tiempo para dar comienzo a los trabajos. Como garantía de la efectiva compra por parte de los afortunados compradores, los ayuntamientos transalpinos involucrados en la iniciativa pedirán a los nuevos propietarios una suerte de fianza de 5.000 euros durante tres años y, una vez finalizado ese periodo, será devuelta. Aun así, hay que conocer los requisitos añadidos que pueden pedir los ayuntamientos en cuestión para cada caso concreto.

Estado de una de las casas a la venta.

Estado de una de las casas a la venta.

Para hacer aún más ágil todo el proceso, en el caso de que los compradores sean contribuyentes de la Hacienda italiana, la última Ley de Presupuestos transalpina prevé incentivos fiscales con descuentos de hasta el 50% para las reestructuraciones domésticas de hasta 96.000 euros. Las personas físicas podrán incluso descontar parte de los gastos a través de la declaración del IRPF italiana. También se podrá desgravar el IVA.

"Es muy simple darle brillo de nuevo a los pueblos que todo el mundo nos envidia", se lee en la página web oficial de la iniciativa Casa a 1 euro. Cerdeña, Sicilia, Piamonte, Campania, Apulia, Lazio, Toscana, Abruzzo...regiones espléndidas a disposición del aventurero que apueste por la alegría no sólo de tener una casa en Italia, sino incluso a tan sólo 1 euro, eso sí, con alguna contrapartida. Además, con el tiempo recuperará todo su valor físico e incluso económico, al igual que el pueblo que lo acoge. Pero no sólo hay casas, sino también faros, naves industriales y estaciones de tren abandonadas.

"Se han vendido alrededor de 200 casas"

Maurizio Berti, creador de la ya conocida web, asegura que, a fecha de juno de este año, "se han vendido alrededor de 200 casas en toda Italia". Muchas personas, según informa por ejemplo el diario italiano Corriere della Sera, compran dichas viviendas para convertirlas en residencias de verano, hoteles o simplemente para alquilarlas. "Cuando llegué a Ollolai [provincia de Nuoro, Cerdeña] el pueblo estaba casi muerto", explica Vito Casula, pensionista italiano de 66 años. Y añade: "Hoy, sin embargo, hay más andamios y el turismo ha crecido", teniendo en cuenta que la localidad tiene registrados unos 1400 habitantes. El acalde de Ollolai, Efisio Arbau, asegura que "es el propio ayuntamiento el que se compromete a insertar rápidamente en el sistema las casas disponibles para que puedan reestructurar y así poder ser utilizadas".

Mapa de la web con los inmuebles disponibles.

Mapa de la web con los inmuebles disponibles.

Otro pueblo, por ejemplo, que ha aprovechado la iniciativa ha sido Mussomeli, en Sicilia, con 12.000 habitantes. Según fuentes de su ayuntamiento, se han vendido ya "100 inmuebles" y la demanda es al 98% es extranjera, ya que solo dos casas han sido compradas por italianos. "Los turistas, muchas veces, terminan siendo futuros propietarios", comentan desde el Gobierno municipal de Mussomeli. Igualmente, no todos los pueblos acaban gestionando esta iniciativa de forma exitosa, porque hay muchos factores en juego: la disponibilidad de casas, la presentación de proyectos de reestructuración interesantes y que finalmente la compra se realice. En Carrera Ligure (Piamonte), por ejemplo, se presentaron 4000 proyectos de reestructuración, se aceptaron sólo 100 y finalmente no se vendió ninguna. El ayuntamiento piamontés informa de la "dificultad burocratica" que implica gestionar una demanda mundial para un pueblo tan pequeño, con tán sólo un centenar de habitantes.

Según informan varios medios italianos, la idea primitiva del proyecto fue obra del famoso historiador del arte y político italiano, Vittorio Sgarbi. El intelectual es muy conocido en su país, desgraciadamente, por su ira televisiva a la hora de opinar sobre cuestiones políticas; lo cual desvía la atención acerca de su verdadero talento como conocedor del arte italiano. Para dar una idea, en la última Exposición Universal, celebrada en 2015 en la ciudad lombarda de Milán, Sgarbi fue el responsable e creador del pabellón exclusivamente dedicado a las grandes obras de arte italianas desconocidas al gran público por encontrarse en pueblos remotos de la geografía del país con forma de bota.