Donald Trump

Donald Trump Reuters

Mundo

Trump anuncia el mayor despliegue militar en el Golfo Pérsico desde la guerra de Irak

Defensa prepara el envío de 500 soldados a la base aérea Príncipe Sultán, en Arabia Saudí, ante la escalada de tensión con Irán.

Estados Unidos enviará tropas adicionales, así como equipamiento militar, a Arabia Saudí con el fin de fortalecer su política de "disuasión" en la región del Golfo Pérsico ante "la aparición de amenazas creíbles", informó el Pentágono, en clara referencia a la escalada de tensión con Irán. La envergadura de este despliegue será la primera de soldados americanos en este territorio desde la Guerra de Irak en 2003.

"Por invitación y en coordinación con del Reino de Arabia Saudí, el secretario de Defensa ha autorizado el envío de personal y recursos a Arabia Saudí", anunció en un comunicado el Mando Central de las Fuerzas Armadas de EE.UU. (CentCom).

"Esta acción -añade la nota- nos dota de una mayor capacidad de disuasión y garantiza nuestra capacidad de defender a nuestras tropas y nuestros intereses en la región ante la aparición de amenazas creíbles". De acuerdo con el CentCom esta maniobra dará una mayor "profundidad" a sus redes operacionales y logísticas.

Hace dos días la cadena CNN aseguró que la cartera de Defensa estaba preparando el envío de 500 soldados a la base aérea Príncipe Sultán, en Arabia Saudí, para reforzar su presencia militar en la región ante la escalda de tensión con Irán.

En su comunicado de este viernes, el CentCom sostuvo que aún está "trabajando" con las autoridades saudíes para determinar las "localizaciones apropiadas".

1.500 soldados

Estos 500 soldados se unen al primer contingente formado por 1000 tropas. El pasado mes de junio, el secretario de Defensa en funciones de Estados Unidos, Patrick Shanahan, anunció el despliegue de 1.000 tropas adicionales a Oriente Próximo.

«Los recientes ataques iraníes validan la fiable y creíble información de Inteligencia que recibimos sobre el comportamiento hostil de las fuerzas iraníes y sus grupos 'proxy' que amenazan al personal de Estados Unidos e intereses en la región», manifestó Shanahan en un comunicado.

La tensión entre Irán y EE.UU. ha aumentado a raíz de que la Casa Blanca anunciara, en mayo del año pasado, su decisión de abandonar el denominado Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), como se conoce técnicamente al acuerdo multilateral nuclear con Irán que fue impulsado por la anterior Administración de EE.UU.

En las últimas semanas el Pentágono ha reforzado su presencia militar en la zona con el envío del portaaviones USS Abraham Lincoln, el buque de asalto anfibio USS Arlington, un sistema de misiles Patriot y cuatro aviones bombarderos B-52 con capacidad nuclear.

Esta ha sido la respuesta estadounidense a distintos actos de sabotaje registrados en aguas del golfo Pérsico y a la amenaza del Gobierno de Irán de bloquear el estratégico estrecho de Ormuz, por el que cruza una gran parte del crudo mundial. 

Detención del 'Stena Impero'

La escala de tensión se agravó este viernes cuando la Guardia Revolucionaria Iraní detuvo a un petrolero británico en el estrecho de Ormuz, que Londres ha calificado de "preocupante", "ilegal" y "desestabilizadora".

El petrolero con bandera británica 'Stena Impero', con 23 tripulantes, fue apresado ayer por la tarde en Ormuz, semanas después de que una embarcación iraní - el 'Grace 1'-, que al parecer llevaba crudo a Siria en violación de las sanciones de la Unión Europea (UE) contra ese país, fuera retenido en Gibraltar.

Las autoridades iraníes acusan al 'Stena Impero' de no respetar las normas de navegación, algo que su naviera -Stena Bulk- rechaza. El Reino Unido ha pedido a los barcos con bandera británica que eviten navegar por el estrecho de Ormuz durante un "periodo provisional" a fin de bajar las tensiones en la zona.

El ministro británico de Exteriores, Jeremy Hunt, informó hoy de que ha hablado con su colega iraní, Mohammad Javad Zarif, para expresarle su "gran decepción" por esta situación y hacerle saber que los barcos que naveguen con bandera británica serán protegidos.

Además, el titular del Foreign Office dijo que la captura del petrolero plantea "graves interrogantes" sobre la seguridad de la navegación internacional en Ormuz y que el barco fue retenido en aguas de Omán en "clara violación del derecho internacional".

El ministerio de Exteriores convocó este sábado al encargado de negocios de Irán en Londres, Mohsen Omidzamani, como parte de los esfuerzos diplomáticos del Reino Unido para defender sus intereses.

El Gobierno británico celebró una reunión del llamado comité de emergencia Cobra, formado por diversos ministros, para abordar la situación en Ormuz, tras el apresamiento del petrolero británico, que sigue a otros incidentes similares en las últimas semanas con embarcaciones que navegan bajo bandera de otros países.

Hunt -aspirante a suceder la próxima semana a la primera ministra británica, Theresa May- ha manifestado su "preocupación" por el incidente y ha resaltado que Teherán ha elegido un "camino peligroso" con su comportamiento "ilegal y desestabilizador". El responsable de la diplomacia británica indicó que el Gobierno espera informar este lunes al Parlamento sobre la crisis.

El 'Stena Impero' perdió el contacto con su operador ayer por la tarde, después de recibir el aviso de que varias embarcaciones sin identificar y un helicóptero se le estaban acercando.

El operador del 'Stena Impero' ha informado de que el petrolero cumplía "plenamente" con todas las regulaciones sobre la navegación internacional cuando fue interceptado en el estrecho de Ormuz.

Ningún tripulante ha resultado herido

Según Stena Bulk, ningún miembro de la tripulación -rusos, rumanos y filipinos, pero no británicos- ha resultado herido. El 'Stena de 30.000 toneladas, había zarpado ayer desde Emiratos Árabes Unidos y se dirigía a un puerto de Arabia Saudí.

El barco de la Marina británica 'HMS Montrose', que está cerca de Ormuz para proteger la navegación de sus petroleros, no llegó ayer a tiempo para ayudar al "Stena Impero", según los medios.

En Teherán, la Organización de Puertos y Navegación de la provincia iraní de Hormozgan informó este sábado de que el petrolero británico fue capturado el viernes tras chocar con un barco de pesca y se encuentra en el puerto de Bandar Abas.

Otro petrolero, el "Mesdar", de bandera liberiana, fue abordado ayer por guardias armados iraníes, pero consiguió después ponerse en contacto con su operador y continuó con su viaje por Ormuz.