Pedro Sánchez, junto a Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.

Pedro Sánchez, junto a Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. Pool Moncloa

Mundo

España rechaza la petición de López Obrador de pedir perdón enviada al Rey Felipe VI

"La llegada, hace quinientos años, de los españoles a las actuales tierras mexicanas no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas".

Después de hacerse publica la carta enviada por el presidente mexicano López Obrador exigiendo disculpas publicas al rey de España por los agravios cometidos con los pueblos originarios del actual México, el Gobierno de España ha emitido un comunicado rechazando con toda firmeza el espíritu de la misma.

"La llegada, hace quinientos años, de los españoles a las actuales tierras mexicanas no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas. Nuestros pueblos hermanos han sabido siempre leer nuestro pasado compartido sin ira y con una perspectiva constructiva, como pueblos libres con una herencia común y una proyección extraordinaria."

Cuando se cumplen ahora 500 años de la llegada de Hernán Cortes a México, la leyenda negra que envolvió al conquistador por cinco siglos sigue viva. Llama la atención que sea un presidente mexicano cuyos antepasados son españoles quien cargue contra España y la extraordinaria proeza que supuso el origen de una nación  iniciando un proceso revisionista.

Olvida el presidente mexicano en su reivindicación, que sin la extraordinaria colaboración de los miles guerreros de Cholula, Totonacas y Tlaxcaltecas Hernán Cortés, con 16 caballos y poco mas de 300 hombres, jamás habría derrocado un imperio déspota cruel y sanguinario como lo fue el Azteca.

Habla el presidente López de la Invasión española, y lo hace con el rencor de quienes hubieran sentido en su carnes la humillación de una conquista que no estuvo exenta de dolor y sacrificios por ambas partes. Al referirse a la trágica Noche Triste en la que españoles y un millar de indígenas Tlaxcaltecas fueron acribillados el 1 de julio de 1520 por los guerreros de Moctezuma, el presidente López se refiere a ella como La noche alegre.

Comunicado completo del Gobierno

El Gobierno de España lamenta profundamente que se haya hecho pública la carta que el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos dirigió a S.M. el Rey el pasado 1 de marzo, cuyo contenido rechazamos con toda firmeza. 

La llegada, hace quinientos años, de los españoles a las actuales tierras mexicanas no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas. Nuestros pueblos hermanos han sabido siempre leer nuestro pasado compartido sin ira y con una perspectiva constructiva, como pueblos libres con una herencia común y una proyección extraordinaria. 

Sobre el enorme caudal de afecto entre nuestros pueblos y su voluntad de progreso, el Gobierno de España reitera su disposición para trabajar conjuntamente con el Gobierno de México y continuar construyendo el marco apropiado para intensificar las relaciones de amistad y cooperación existentes entre nuestros dos países, que nos permita afrontar con una visión compartida los retos futuros.

El ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, ha ratificado que España no va a presentar a México las "extemporáneas" disculpas que pide López Obrador: "Obviamente, no vamos a presentar esas extemporáneas disculpas que se piden. Parece un poco raro -ha añadido- que en este momento se planteen peticiones de disculpas sobre acontecimientos ocurridos hace 500 años".