Soldados indios junto a un helicóptero de la Fuerza Aérea India estrellado en Bugdam, cerca de Cachemira.

Soldados indios junto a un helicóptero de la Fuerza Aérea India estrellado en Bugdam, cerca de Cachemira. Reuters

Mundo

Pelea de gallos en Cachemira: ni India ni Pakistán intentan rebajar la tensión

La comunidad internacional insta a India y Pakistán a que dialoguen para evitar que aumente un conflicto que ya ha dejado 60 muertos.

La tensión entre la India y Pakistán continúa aumentando. Al mismo tiempo, la suma del orgullo y el conflicto histórico de ambos países dificulta el diálogo, lo que preocupa extremadamente a la comunidad internacional, sobre todo porque los dos poseen armas nucleares. 

La disputa entre estos países vecinos no se había recrudecido tanto desde 1971, cuando estalló su tercera guerra. Desde entonces, se han producido algunas tiranteces en las relaciones, la principal en 1999, tras la incursión de militares pakistaníes en la localidad india de Kargil, pero ninguna como la situación actual, que ya ha dejado al menos 60 muertos. 

Ambas potencias han chocado nuevamente por un ataque producido el 14 de febrero en Cachemira contra un convoy policial indio en el que murieron 37 agentes. Según fuentes policiales, se trató de un atentado suicida, el más letal en décadas, perpetrado con un coche bomba. 

Las autoridades indias no tardaron en anunciar acciones contra los culpables y también contra el gobierno de Pakistán. A pesar de que el grupo terrorista Jaish-e-Mohammad (JeM) reivindicó el ataque y de que el gobierno pakistaní se desvinculó del mismo y se ofreció a ayudar con la investigación, el ministro del Gobierno indio, Arun Jaitley, dijo que India tomaría "todos los pasos diplomáticos posibles" para aislar a Pakistán de la comunidad internacional. 

JeM es una formación terrorista cuyo objetivo principal es conseguir la separación de Cachemira de la India. El problema es que, aunque Pakistán lo declaró ilegal en 2002, todavía mantienen instalaciones en el territorio, algo que irrita al Gobierno indio. 

Por ese motivo, los de Nueva Delhi bombardearon el martes, como "acto de prevención", un campamento insurgente asentado en Pakistán. El secretario de Exteriores indio, Vijay Keshav Gokhale, confirmó que la Fuerza Aérea India lanzó un ataque preventivo y "absolutamente necesario" como respuesta al atentado en Cachemira. 

Versiones contrarias

Después del ataque se han sucedido declaraciones muy distintas por los dirigentes de estos países asiáticos en las que ambos intentan hacer propaganda de su fuerza militar y, al mismo tiempo, mostrar que no han sufrido daños por sus rivales. 

Por un lado, la India asegura que con el "bombardeo preventivo" del martes mataron a más de 300 terroristas del grupo que atentó en Cachemira. Sin embargo, Pakistán sostiene que impactó en una zona montañosa despoblada, lo que, por otra parte, no ha evitado que respondiesen atacando zonas no habitadas de la frontera de Cachemira, también llamada Línea de Control (LoC). 

Con esa hostigación, llevada a cabo este miércoles, han derribado, según fuentes pakistaníes, dos aeronaves indias y han arrestado a uno de los pilotos. Para demostrarlo, el Ejército ha enseñado fotografías de soldados inspeccionando los supuestos restos del fuselaje del aparato indio, que cayó en suelo pakistaní, así como del piloto, que permanece bajo su custodia. 

India ha admitido el derribo de los aviones, pero lo ha interpretado de forma muy diferente. Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores, han asegurado que los aviones pakistaníes tenían como objetivo "instalaciones militares en el lado indio"

El portavoz de exteriores, Raveesh Kumar, ha destacado en una comparecencia ante la prensa que "debido a nuestro estado de alerta y rapidez, los intentos de Pakistán fueron frustrados con éxito". Asimismo, ha afirmado que la provocación de Pakistán causó un "combate aéreo" y que "las Fuerzas Aéreas indias derribaron un avión de combate, que cayó en el lado contrario de la frontera". 

Llamamientos al diálogo

A pesar de que el Gobierno pakistaní no ha dudado en responder al ataque y hacer muestra de su poder, Imran Jan, primer ministro de Pakistán, ha hecho este miércoles un llamamiento al diálogo y ha pedido sentido común a su homólogo indio, Narendra Modi. 

También ha advertido del riesgo de que siga aumentando la tensión, habida cuenta de que los dos poseen armamento nuclear, y se ha ofrecido a cooperar con la India en "cualquier tipo de investigación" sobre el atentado del 14 de febrero en Cachemira. 

Ha asegurado que no quieren "encaminarse a una guerra" pero también ha dejado claro que "nos veríamos obligados a responder si India perpetra una agresión", como ocurrió el martes.

Además, según informa la cadena Geo TV, ha afirmado que su plan era que "no hubiera víctimas" indias, solo "demostrar que si ellos pueden entrar en nuestro espacio, nosotros también".

Preocupación internacional

Por el momento, se mantiene la incertidumbre y el nerviosismo ya que el gobierno de Narendra Modi todavía no se ha pronunciado, lo que alerta a los dirigentes de las principales potencias mundiales, que piden contención y avisan de las graves consecuencias que estos conflictos podrían tener. 

El primero en tomar acciones para solucionar el conflicto ha sido el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo. Según ha informado en un comunicado, en las últimas 24 horas ha hablado con los ministros de Exteriores de los dos países y les ha animado a "ejercer la contención y evitar la escalada a cualquier precio". 

También ha trasladado a su homólogo pakistaní que su prioridad debe ser "rebajar las tensiones actuales evitando la acción militar" y "adoptar acciones significativas contra los grupos terroristas que operan en su territorio" (haciendo referencia a los asentamientos de JeM).  

Dimitri Peskov, portavoz del Kremlin, también se ha expresado en el mismo sentido: "Estamos extremadamente preocupados por las noticias que recibimos, seguimos de cerca la situación y, por supuesto, llamamos a las partes a la moderación", como recoge Europa Press.

El ministro de Exteriores de China, Sushma Swaraj, que se ha reunido este miércoles con su equivalente pakistaní, ha afirmado que "como amigo común de India y Pakistán", confía en que estos países sigan mostrando moderación y eviten la escalada de tensión". 

Desde Europa, Theresa May ha instado al diálogo y a "soluciones diplomáticas para garantizar la estabilidad regional" y en Francia, el portavoz del Ministerio de Exteriores ha llamado a la "desescalada"

A su vez, la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha declarado que "la aplicación de medidas urgentes por parte de ambos es vital" para reanudar el contacto diplomático y ha asegurado que la UE seguirá en contacto y vigilará "de cerca" la situación