El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Reuters

Mundo

Bolsonaro, la estrella de Davos en un foro cada vez menos global

El presidente de Brasil se presenta ante la comunidad internacional ante las ausencias de líderes como Trump, Macron y May. 

El Foro Económico Mundial de Davos abre este martes su reunión anual más importante del año. Ante las ausencias de líderes tan importantes como Donald Trump, Emmanuel Macron y Theresa May, el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro es la estrella del foro, que marca también su estreno en eventos internacionales. Davos debatirá la Globalización 4.0 en un momento de desorientación general, que se evidencia en los problemas de inestabilidad, ruptura y aislacionismo que han obligado a los líderes de Francia, Reino Unido y Estados Unidos a quedarse en casa.

Esta reunión solía abrir de manera informal el año político y económico a nivel internacional, pero las crisis de los "chalecos amarillos" en Francia, del 'brexit' en el Reino Unido y la causada por la insistencia de Trump en la construcción de un muro en la frontera con México han perpetuado el sentimiento de inestabilidad de un año a otro. De hecho, la ausencia de Trump representa una situación inédita en casi medio siglo de historia del Foro de Davos.

El presidente ejecutivo y fundador del Foro, Klaus Schwab, ha reconocido que existe un "gran nivel de incertidumbre" generalizada porque "la gente se siente insegura y ya no cree que el mundo de mañana será mejor que el de hoy".

El Foro lleva al menos dos décadas advirtiendo que "el exceso de globalización nos llevaría a una situación de desequilibrio y desigualdad", la cual "no era sostenible sin responsabilidad social", recuerda Schwab, cuya profecía parece cumplirse. La semana pasada, Davos alertaba de que los retos globales que el mundo tendrá por delante sólo se pueden enfrentar con una fuerte cooperación internacional.

Bolsonaro, la estrella del Foro

Paradójicamente, la estrella de esta edición es alguien que no puede estar más lejos de este perfil. Jair Bolsonaro, el nuevo presidente de Brasil, hace su estreno en eventos internacionales. El presidente ultraderechista, que defiende "Brasil por encima de todo y Dios por encima de todos", al igual que el "América first" de Trump, es conocido por su campaña contra la globalización. 

En Davos, Bolsonaro presentará "un Brasil diferente" con una agenda basada en reformas económicas, lucha anticorrupción y libre comercio sin distinción ideológica. El presidente adelantó en sus redes sociales que ofrecerá la imagen de un país "diferente", "libre de las amarras ideológicas y la corrupción generalizada". "Mostraré nuestro deseo de hacer comercio con todo el mundo, preciando por la libertad económica, acuerdos bilaterales y salud fiscal", completó el gobernante.

Le acompañarán en su primer viaje al extranjero los ministros de Economía, Paulo Guedes; de Justicia y Seguridad, el exjuez Sergio Moro; de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo; y su hijo, el diputado federal Eduardo Bolsonaro.

Guedes expondrá las líneas maestras de su plan económico, sustentado en reformas estructurales, privatizaciones y contención del gasto público. En esa cruzada por reducir el déficit fiscal, el Gobierno presentará ante los líderes mundiales el boceto de la reforma del sistema de pensiones y jubilaciones que pretende llevar al Congreso a mediados de febrero.

Hasta el momento, se han divulgado pocos detalles del proyecto, pero ya se sabe que Guedes pretende incluir la creación de un régimen de capitalización individual, similar al adoptado por Chile, en el que cada trabajador se financia su jubilación con lo que consiga retener a lo largo de sus años de cotización.

3.000 participantes

Pese a las ausencias sonadas, el Foro ha declarado su intención de no dejar que la actualidad y las múltiples crisis monopolicen las conversaciones y debates en Davos, donde muchos de los participantes acuden por quinta, sexta o más veces porque representa una vitrina y un lugar de contactos que prácticamente no tiene competencia.

El Foro reúne a 3.000 participantes, entre los que habrá más de 60 jefes de Estado y de Gobierno, un centenar de autoridades de rango ministerial y cientos de dirigentes de las compañías más influyentes de una veintena de industrias.

Aunque Estados Unidos no estará representado a nivel político en el Foro, sí lo estará desde el punto de vista de los negocios, con la asistencia de 800 ejecutivos y empresarios de ese país. Todos serán arropados por representantes de ONG, artistas, escritores, científicos y académicos que intentarán hacer escuchar sus voces entre aquellos que toman las decisiones para que la visión de corto plazo deje de primar sobre el largo plazo.

El cambio climático será uno de los asuntos más emblemáticos de esta reunión, en la que la posición escéptica no estará representada por Trump, sino por el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien ha amenazado con retirar a su país del Acuerdo de París sobre Cambio Climático.

Latinoamérica será una de las regiones mejor representadas en cuanto a jefes de Estado, con los presidentes de Colombia, Ecuador, Costa Rica, Perú y Paraguay que viajarán a la estación alpina de Davos, cuya ubicación la hace de difícil acceso y por tanto más segura.

Europa estará representada principalmente por el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y por la canciller alemana, Angela Merkel.