Un hombre observa los resultados del referéndum que ha despenalizado la blasfemia.

Un hombre observa los resultados del referéndum que ha despenalizado la blasfemia. Clodagh Kilcoyne Reuters

Mundo Europa

Irlanda despenaliza la blasfemia con el apoyo de la Iglesia

  • El referéndum sobre la eliminación de un artículo de la Constitución que ilegaliza la blasfemia habría ganado con cerca del 70% de los votos.
  • El recuento de las elecciones presidenciales celebradas el mismo día también confirmó la victoria del laborista Michael Higgins, quien ostentará el cargo durante otros siete años.
  • Higgins será reelegido presidente de Irlanda y se anulará el delito de blasfemia

Algo más de tres millones de irlandeses estaban llamados el pasado viernes 26 de octubre a las urnas para votar en las presidenciales y en un referéndum sobre la eliminación de un artículo de la Constitución que ilegaliza la blasfemia, en el que habría ganado el "sí" con cerca del 70 % de los votos, según los sondeos.

En la votación, que saldría adelante con mayoría simple, todos los partidos políticos irlandeses, grupos sociales de diversa índole y las iglesias protestante y católica habían pedido el "sí" a la despenalización de la blasfemia.

Los dirigente religiosos sostienen que ese es un concepto "totalmente obsoleto", mientras que para el Ejecutivo de Dublín su derogación representa un "paso importante" en el camino emprendido por Irlanda para mejorar su "reputación internacional", al tiempo que "daría ejemplo" a los países donde la blasfemia conlleva "la pena de muerte".

En este sentido, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) aseguró este domingo que la despenalización de la blasfemia en Irlanda es un paso positivo para la libertad de expresión, y pidió a todos los países del grupo que sigan el ejemplo."Felicito al pueblo irlandés por esa decisión", declaró en un comunicado Harlem Désir, representante para la Libertad de Prensa de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Désir hizo un llamamiento a los 16 países de la OSCE donde la blasfemia sigue siendo un delito a seguir el ejemplo de Irlanda ya que, afirmó, ese tipo de leyes "son incompatibles con las normas internacionales sobre libertad de expresión".

Entre los socios de la OSCE en los que aún existen leyes que criminalizan la blasfemia o los insultos a la religión se cuentan Austria, Canadá, República Checa, Alemania, Grecia,Irlanda, Italia, Kazajistán, Malta, Montenegro, Polonia, San Marino, España, Turquía y Reino Unido.Según Désir, incluso si no se aplican en la práctica, este tipo de prohibiciones tienen un efecto negativo en el "libre intercambio de ideas e información y pueden ser utilizadas para reprimir el discurso crítico dentro y más allá de la región OSCE".

Higgins, reelegido 

El recuento de las elecciones presidenciales en Irlanda, celebradas el mismo día del referéndum, confirmó también la contundente victoria de Michael Higgins, quien ostentará durante otros siete años este cargo, principalmente de carácter representativo, en medio de un clima de creciente populismo.

El resultado final otorgó al veterano dirigente laborista, de 77 años, el 55 % de votos, frente al 23 % del segundo, el controvertido empresario Peter Casey, cuyo estilo ha sido comparado con el del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

"El pueblo ha tomado una decisión sobre qué versión del carácter irlandés quiere que se refleje aquí en casa y en el exterior. Es la esperanza lo que desea compartir, en vez de cualquier intento por explotar la división y el miedo", declaró Higgins en su discurso de aceptación.

Prometió representar a todos sus conciudadanos, "a los que me votaron y a los que no", y a liderar un país donde "cada individuo y comunidad son tratados con respeto y dignidad".