Emmanuel Macron.

Emmanuel Macron. Reuters

Mundo GUERRA DE SIRIA

Macron asegura que Francia habría bombardeado sola en Siria si hubiera hecho falta

El presidente galo afirma que el hecho de que también se implicaran Estados Unidos y el Reino Unido le dio "más legitimidad a esta acción".

Francia habría bombardeado sola en Siria en respuesta por los ataques químicos atribuidos al régimen de Bachar el Asad si Estados Unidos y el Reino Unido no hubieran participado, señaló el presidente francés, Emmanuel Macron.

En una entrevista publicada este domingo por Le Journal du Dimanche, Macron explicó que con esa operación del pasado 14 de abril se consiguieron alcanzar los objetivos fijados "sin daño colateral y sin atacar el régimen en tanto que tal".

"Si no hubiéramos alcanzado todos los objetivos -indicó- o si hubiéramos tenido o creado pérdidas, habría entendido que se dudara del resultado".

Sin entrar a precisar cuáles fueron las instalaciones bombardeadas, destacó que una de ellas fue alcanzada por las fuerzas francesas "con nuestros propios medios" y otra "conjuntamente".

Insistió en que Francia estaba preparada para actuar sola desde junio de 2017, aunque al final el hecho de que también se implicaran Estados Unidos y el Reino Unido le dio "más legitimidad a esta acción".

Una acción "legítima"

Aunque esa intervención en represalia por el ataque químico del 7 de abril del que París, Londres y Washington responsabilizaron al régimen de Al Asad no pudo contar con una resolución de respaldo en el Consejo de Seguridad de la ONU por la oposición de Moscú, Macron afirmó que estaba justificada.

"El hecho de que Rusia se encontrara en minoría tras esos ataques en el voto de su propia resolución de la ONU mostró que contaban con un marco de legitimidad", argumentó.

Para el presidente francés, si París quiere ser respetado en la región "hay que hablar a todo el mundo pero también ser capaces de actuar cuando se traspasan las líneas rojas. Es un elemento esencial de credibilidad".

Una alusión a las advertencias de que cualquier utilización de armas químicas tendría una respuesta militar, a diferencia de lo que ocurrió en el verano de 2013, cuando el entonces presidente estadounidense, Barack Obama, dio marcha atrás en el último momento a un bombardeo occidental a instalaciones del régimen de Bachar el Asad.