Refugiados en su camino a Bangladesh.

Refugiados en su camino a Bangladesh. REUTERS

Mundo

Cruz Roja abre hospital de campaña en Bangladesh para aliviar crisis rohinyá

El hospital, "del tamaño de dos campos de fútbol" y situado en la provincia de Cox's Bazar, cuenta con sesenta camas, además de una zona de maternidad.     

La Cruz Roja abrió un hospital de campaña en el sureste de Bangladesh con capacidad para atender "a miles" de refugiados rohinyás huidos desde el pasado 25 de agosto de la violencia en Birmania (Myanmar), que ascienden ya a 537.000.

El hospital, "del tamaño de dos campos de fútbol" y situado en la provincia de Cox's Bazar, cuenta con sesenta camas, además de una zona de maternidad, otra de apoyo psicológico y una unidad de aislamiento, entre otras servicios, explicó la Cruz Roja en un comunicado.

"Estas instalaciones son el primer hospital totalmente operativo cerca de los campamentos" de refugiados, afirmó el secretario general de la Sociedad de la Luna Roja en Bangladesh, Mozharul Huq, quien indicó que además apoyará a "equipos médicos móviles".

Los campamentos improvisados de Kutupalong y Balukhali en Cox's Bazar, donde son ubicados la mayoría de los rohinyás, hace semanas que terminaron uniéndose debido al incremento de las llegadas y alcanzan ya una población estimada de unas 374.000 personas.

La ONU informó ayer de que "todos los recién llegados (a Bangladesh) requieren asistencia médica" y hasta ahora se ha podido proporcionar algún tipo de atención sanitaria a 271.729, lo que incluye amplias campañas de vacunación para evitar epidemias.

Las autoridades locales dieron la bienvenida al nuevo hospital y consideraron que ayudará a reducir la presión en los centros sanitarios, saturados por la llegada masiva de refugiados rohinyás a la región.

"Todos nuestros hospitales tienen ahora el doble de pacientes que su capacidad, así que damos la bienvenida a cualquier iniciativa para proveer servicios sanitarios a los rohinyás", dijo a Efe el jefe de Salud de Cox's Bazar, Abdus Salam.

Uno de esos centros médicos es el Hospital de Cox's Bazar, donde los pacientes duplican la capacidad de las conocidas como "unidades rohinyás".

"En la actualidad contamos con 83 pacientes en una unidad con 40 camas", reveló a Efe un médico residente del hospital, Shahin Abdur Rahman, quien señaló que han conseguido algunas camas extras para los heridos y el resto está en el suelo.

Ante esta situación, el viceprimer ministro malasio, Ahmad Zahid Hamidi, que visitó hoy Cox's Bazar, anunció ayer tras una reunión en Dacca que han hecho una "propuesta" al Gobierno para instalar un hospital de campaña en la zona para 300.000 rohinyás.

La crisis de los rohinyás comenzó el pasado 25 de agosto, tras un ataque de un grupo insurgente de esta comunidad musulmana contra instalaciones policiales y militares en el estado occidental birmano de Rakhine, una acción que fue respondida por el Ejército.

De acuerdo con testigos y organizaciones de derechos humanos, el Ejército arrasó poblados incendiándolos y ha matado a un número indeterminado de civiles, a los que tiroteó cuando vaciaba esas localidades, lo que el Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU ha tildado de "limpieza étnica de manual".

Antes de la campaña militar se estimaba que alrededor de un millón de rohinyás habitaban en Rakhine.

Birmania no reconoce a los rohinyás como una comunidad de este país y los considera bangladeshíes, mientras que Bangladesh, donde ya antes de esta crisis vivían unos 300.000 miembros de esta minoría, los ha tratado siempre como extranjeros y hasta ahora solo algo más de 30.000 están reconocidos como refugiados.