Inundaciones en el Biscayne Boulevard de Miami.

Inundaciones en el Biscayne Boulevard de Miami. Efe

Mundo

Irma pasa a categoría 2 cerca de Naples

Mantienen los vientos de 200 km/h y ha dejado al menos tres muertos en el estado de Florida y más de un millón de personas se ha quedado sin electricidad.

El huracán Irma ha perdido fuerza al degradarse a categoría 2, con vientos de hasta 175 kilómetros por hora cerca de Naples, donde se esperaba peligrosas marejadas. Tras dejar atrás los Cayos de Florida, (EE.UU), según ha informado este domingo el Centro Nacional de Huracanes estadounidense, estaba ya en nivel 3, con vientos de hasta 195 kilómetros por hora.

Horas antes, cuando Irma avanzaba hacia el territorio continental de Florida, los vientos alcanzaban los 215 kilómetros por hora y ráfagas incluso mayores.

El huracán pasará junto a la costa suroeste del estado, que podría recibir los "vientos más fuertes en las próximas horas", según los meteorólogos estadounidenses.

Alejarse de las aguas cálidas del Golfo de México supondrá un nuevo debilitamiento de Irma, que se mueve en la actualidad a 19 kilómetros por hora y se espera que aumente todavía más su velocidad de traslación esta misma tarde, lo que reduce además su peligro.

Irma, que causó al menos 29 muertos y cuantiosos daños materiales en el Caribe, podría provocar un aumento del nivel del mar de hasta 4,5 metros de altura en esta zona del suroeste de la costa de Florida, lo que podría anegar aún más las ciudades.

Los vientos de fuerza del huracán se extienden hasta 130 kilómetros desde el centro de Irma y sus vientos de tormenta tropical se sienten hasta 350 kilómetros, mucho más del ancho de la península de Florida.

Junto a los vientos huracanados, el peligro radica en las fuertes precipitaciones, que podrían dejar acumulaciones de agua de hasta 635 milímetros en los Cayos, 508 en el oeste de Florida y hasta 16 milímetros en la costa este.

Otro de los principales peligros son los tornados y el Servicio Nacional de Meteorología ha emitido un aviso para buena parte del estado.

Antes de llegar a Florida y con categoría 5, el ciclón causó una treintena de muertes y cuantiosos daños materiales a su paso por el Caribe.

Después de haber pasado el sábado por Cuba y de tocar tierra este domingo en los Cayos de Florida, Irma avanzaba hacia el norte con una velocidad de traslación de 15 kilómetros por hora y se encontraba a 125 kilómetros al sursureste de Naples y a 180 kilómetros al sursureste de Ft. Myers, en la costa suroeste de Florida, según el Centro Nacional de Huracanes de EEUU.

A las 11.00 horas locales (15.00 GMT) esa institución informó de que el ojo de Irma debía "moverse en breve sobre los Cayos inferiores para desplazarse luego, esta tarde y noche, cerca o sobre la costa oeste de la península floridana".

Se prevé que el lunes por la tarde el ojo de Irma se desplace por el norte del estado y suroeste de Georgia, según el CNH.

Ciudades abandonadas

La situación en el sur de Florida empeoró sustancialmente en las últimas horas, según se apreció en las imágenes de televisión tomadas por los reporteros que han desoído las órdenes de las autoridades del estado de no mantenerse a la intemperie.

Las tres muertes atribuidas hasta ahora a Irma se han producido en accidentes de tráfico ocurridos por las malas condiciones climáticas, según las autoridades.

Miami, Tampa y Naples, como el resto de ciudades de la zona más meridional del llamado "estado soleado", parecían ciudades abandonadas por sus habitantes a merced de la fuerza de la naturaleza. Escuelas, comercios, oficinas públicas y privadas, bancos, casas particulares y puertos y aeropuertos estaban totalmente cerrados como en los últimos días.

En Coral Gables, ciudad residencial aledaña a Miami, brillaban por su ausencia personas y vehículos, según pudo constatar Efe. Muchas calles de esta zona de exhuberante vegetación estaban bloqueadas por ramas y árboles caídos.

La avenida Brickell, el corazón del distrito financiero de Miami, se transformó en un río con un nivel de hasta 60 centímetros de alto en algunas zonas y en Coconut Grove subió el nivel del mar y varios de los yates y otros barcos de recreo fondeados en sus marinas acabaron sobre las aceras.

Además, una grúa cayó sobre un edificio en construcción del centro de Miami por los fuertes vientos del huracán Irma, sin que nadie resultase herido, lo que presenció uno de los empleados del Servicio Meteorológico Nacional, que grabó el momento de la caída.

El huracán Irma avanza hacia la costa suroeste de Florida

Encerrados en casas y refugios

Los pocos residentes que no han atendido las ordenes de evacuación dictadas por la gobernación del estado, que abarcan a 6,3 millones de personas, están encerradas en sus casas esperando el embate de Irma.

En los refugios habilitados en escuelas, polideportivos y otras instalaciones hay decenas de miles de personas y una cantidad aún mayor huyó hacia el norte, después de una semana de mensajes cada vez mas alarmistas sobre el peligro que corrían si se quedaban.

El ingreso de la avanzadilla de Irma sobre territorio continental de Florida trajo de inmediato cortes de electricidad en el sur del estado. Unos 1,5 millones de hogares están sin electricidad, lo que equivale al 15 % del total de clientes de las compañías eléctricas, según la Oficina de Gestión de Desastres de Florida.

Sin embargo, la Florida Power & Light Company (FPL), una de las principales proveedoras, cifró en cerca de dos millones los hogares que han perdido la electricidad a causa del huracán Irma.

El portavoz de la empresa, Rob Gould, indicó en rueda de prensa que 320.000 de esos clientes ya han recuperado el servicio pero advirtió de que "el camino va a ser largo" y de que los efectos de Irma se sentirán en todo el estado.

Duke Energy Florida proyecta que más de un millón de sus 1,8 millones de clientes sufrirán cortes de suministro eléctrico debido al huracán que se acerca.

Aunque se vaticina su "debilitamiento", Irma va a seguir siendo un "poderoso huracán mientras se mueve cerca o sobre la costa oeste de Florida", con riesgos de marejada ciclónica, tornados e inundaciones, advirtió el CNH.