Donald Trump. Foto: Reuters

Donald Trump. Foto: Reuters

Mundo

Trump, sobre si EEUU atacará a Corea tras su ensayo nuclear: "Ya veremos"

El presidente estadounidense afirma que Pyongyang sigue siendo un régimen "hostil" y que sus ensayos se han convertido en una "vergüenza" para China, tradicional aliado.

El presidente de EEUU, Donald Trump, condenó este domingo el nuevo ensayo nuclear de Corea del Norte, un país que calificó de "hostil" y "peligroso" hacia EEUU y respondió con un "ya veremos" al ser preguntado si estaba planeando atacar al país asiático.

Trump salía este domingo de una iglesia cercana a la Casa Blanca, donde asistió a un servicio con motivo del Día de Oración por las víctimas del huracán Harvey, cuando un periodista le preguntó si planea atacar Corea del Norte.

"Ya veremos", contestó Trump escuetamente antes de regresar a la Casa Blanca.

Unas horas antes, a través de su cuenta de Twitter, Trump condenó el nuevo ensayo nuclear de Corea del Norte, que probó hoy su bomba atómica más potente hasta la fecha, y alertó de que los intentos de "apaciguar" al régimen de Pyongyang no están funcionando, mientras su equipo prepara nuevas sanciones.

"Corea del Norte ha realizado un importante ensayo nuclear. Sus palabras y acciones continúan siendo muy hostiles y peligrosas para Estados Unidos", subrayó Trump en Twitter.

El régimen de Pyongyang es "un estado al margen de la ley, que se ha convertido en una amenaza y una vergüenza para China, quien trata de ayudar pero con poco éxito", agregó en otro tuit.

Corea del Sur "se está dando cuenta, tal y como les advertí, de que sus conversaciones para apaciguar a Corea del Norte no funcionan, ¡ellos (los norcoreanos) solo entienden una cosa!", alertó por otro lado Trump.

El mandatario norteamerciano también publicó que "Estados Unidos está considerando, además de otras opciones, detener todo el comercio con cualquier país que haga negocios con Corea del Norte".

En otro tuit, Trump detalló que durante el día de hoy se reunirá en la Casa Blanca con su jefe de gabinete, el general retirado John Kelly, el secretario de Defensa, James Mattis, y otros líderes militares para analizar el último ensayo nuclear, el sexto, de Corea del Norte, que ha probado su bomba atómica más potente hasta la fecha.

Ante semejante desafío, Estados Unidos y otros países han solicitado una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU, que analizará este lunes la amenaza norcoreana.

Enérgica condena de Pekín

China ha condenado el ensayo "enérgicamente" y lo denuncia "firmemente", según expresó un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, que urge a Pyongyang a retomar la senda del diálogo.

La prueba atómica ha tenido lugar "a pesar de la oposición general de la comunidad internacional", añade el comunicado.

Pekín urge "firmemente" a Corea del Norte a que tenga en cuenta "la sólida voluntad" de la comunidad internacional para conseguir la desnuclearización de la península coreana. Además, China pide a Pyongyang que respete las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, "deje de tomar decisiones equivocadas" y vuelva "de forma real al camino del diálogo".

China continuará trabajando "de forma inquebrantable y exhaustiva" junto con la comunidad internacional en favor de la desnuclearización de la península coreana y para mantener la paz y la estabilidad en la región, añade el comunicado.

Putin reclama diplomacia

Por otra parte, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, insistió en que el problema de la nuclearización de Corea del Norte debe resolverse exclusivamente por la vía diplomática, después del sexto ensayo nuclear del régimen de Pyongyang.

En una conversación telefónica con el líder japonés, Sinzo Abe, Putin afirmó que "la comunidad internacional no debe dejarse llevar por las emociones", y subrayó que "la solución integral del problema nuclear en la península coreana sólo puede lograrse por medios político-diplomáticos", informó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El presidente ruso y su colega chino, Xi Jinping, "subrayaron la importancia de evitar el caos en la península coreana", al tiempo que se reafirmaron en que es "absolutamente intolerable la nuclearización" de las dos Coreas, en su reunión en la isla china de Xiamen que acoge la cumbre de líderes de los países BRICS.

El Gobierno español: "Grave provocación"

El Gobierno de España ha condenado el ensayo nuclear de Corea del Norte por suponer un "inaceptable desafío a la paz y seguridad" regional. En un comunicado, el Ejecutivo español se ha calificado la prueba balística como una "grave provocación" y un "nuevo e inaceptable desafío a la paz y seguridad regional", así como al régimen internacional de no proliferación.

Además, España ha recalcado que el ensayo se ha realizado en violación "flagrante" de sucesivas resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y de las normas internacionales. Por ello, ha instado a las autoridades norcoreana a que reconsideren su actual línea de acción y ha reiterado que estas acciones afectarán a las relaciones bilaterales con la república norcoreana.

La comunidad internacional condena el ensayo

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, mantuvo sendas conversaciones con la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, en las que defendieron endurecer las sanciones de la Unión Europea (UE) contra Pyongyang tras su nuevo ensayo nuclear.

"Nuestros socios comparten la postura de Francia sobre la necesidad de una reacción internacional fuerte frente a lo que potencialmente constituye un avance importante del programa nuclear norcoreano", indicaron fuentes del Elíseo.

Esa respuesta, según las mismas, "debe tener lugar principalmente en el Consejo Seguridad y en la UE, que deberá tomar nuevas medidas de sanciones contra Pyongyang".

Macron habló sobre las consecuencias de la prueba nuclear norcoreana primero con Merkel y posteriormente con Gentiloni, explicó el Elíseo, según el cual el presidente y los otros dos líderes acordaron seguir en contacto en las próximas horas.