Mundo ATENTADO EN BERLÍN

El Estado Islámico reivindica el atentado de Berlín

La policía alemana ha liberado al único detenido por el atentado, un paquistaní que había negado ser el autor. Las autoridades habían admitido no estar seguros de tener a la persona correcta.  

María Torrens Tillack Salvador Martínez Pablo Mayo Cerqueiro

Un día después de la masacre en el mercadillo navideño de Berlín, el autodenominado Estado Islámico ha reinvidicado el atentado que dejó anoche 12 muertos y decenas de heridos. El anuncio lo ha realizado la agencia Amaq, habitual canal de comunicación de la organización terrorista. 

El breve comunicado asegura que "un soldado del Estado Islámico" conducía el camión que atropelló este lunes a una multitud en pleno centro de la capital alemana, junto a la turística e histórica Iglesia del Recuerdo. 

Liberación del único sospechoso

Las autoridades germanas han liberado esta tarde al sospechoso que había detenido poco después del atentado en la misma noche del lunes, al carecer de pruebas suficientes que confirmaran su presencia en el camión empleado como arma asesina.

El joven paquistaní y solicitante de asilo de 23 años negó ser el autor del atentado, lo que provocó que a primera hora de la tarde la Policía de Berlín avisara por redes sociales de ello y alertara de que permanecían "especialmente vigilantes". La búsqueda del autor y sus posibles colaboradores en la masacre continúa.

El jefe de la policía de la capital alemana, Klaus Kandt, había admitido tener dudas sobre su autoría en el atropello masivo. El fiscal general del Estado, Peter Frank, había reconocido igualmente: "Tenemos que plantearnos seriamente que él pueda no ser el autor". Un alto rango de la dirección policial fue más tajante previamente en declaraciones al periódico Die Welt bajo condición de anonimato: "Tenemos al hombre equivocado".

En rueda de prensa, el jefe de la Policía Federal de Investigación Criminal, Hölger Münch advirtió de que la policía necesita trabajar sobre la posibilidad de que el verdadero "autor armado" del ataque "esté suelto". "A consecuencia de esto estamos en un alto grado de alerta".

El autor del ataque dejó 45 heridos; 13 de ellos, de gravedad, según las informaciones actualizadas de la investigación. El conductor recorrió entre 50 y 60 metros durante su ataque.

El detenido que denunció un testigo

El detenido puesto en libertad era un paquistaní solicitante de asilo de 23 años y su arresto ya había provocado todo tipo de comentarios de distintos políticos llamando a una revisión de la política de refugiados en una Alemania donde el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) gana adeptos.

El joven llegó a Alemania hace casi un año, según confirmó esta mañana el ministro del Interior alemán, Thomas De Mazière. Su llegada a Alemania como solicitante de asilo se registró el 31 de diciembre de 2015 y está en Berlín desde febrero de este año.

Fue detenido minutos después del atropello por la denuncia de un testigo que asegura haberle visto bajarse del camión y que le siguió y avisó a la Policía. Era conocido por la Policía por delitos menores, según autoridades berlinesas.

Residía en un centro para refugiados berlinés en el antiguo aeropuerto de Tempelhof.

Redada en un centro de refugiados

Una unidad especial de la policía alemana ha entrado en un albergue de refugiados de Berlín en relación con el atentado. El equipo de intervención (SEK) de las fuerzas de seguridad accedió de madrugada a uno de los hangares del antiguo aeropuerto, situado dentro de la ciudad, que desde el año pasado y debido a la gran afluencia de peticionarios de asilo se habilitó como centro de acogida. En la operación han participado unos 250 agentes.

Esta enorme infraestructura, cerrada al tráfico aéreo desde 2008, ha sido reciclada en el mayor hogar para miles de los refugiados llegados a la capital alemana en los últimos dos años y medio. Muhammad, un chico afgano de 22 años que vive en el hangar número siete, vio esta mañana temprano que había policía. No le extrañó, pero sí le sorprendió que el supuesto conductor del camión detenido fuera uno de sus vecinos del hangar de al lado.

“No sabía que vivía aquí, esto es realmente triste para todos nosotros”, contaba a EL ESPAÑOL cuando el joven paquistaní aún era sospechoso del atentado.

Merkel lanzó esta mañana un mensaje de convivencia frente a la posibilidad de que fuera un solicitante de asilo el culpable del probable atentado: "Encontraremos fuerzas para la vida que queremos: libre, juntos y abierta". Señaló que el gabinete de seguridad evaluaría las "posibles consecuencias", aunque su ministro del Interior dijo que este martes no es el día para hablar de consecuencias políticas. 

Para continuar con la investigación, se ha trasladado el camión con el que perpetró la masacre a dependencias policiales para un análisis más exhaustivo.

El copiloto muerto era el conductor original

El ministro del Interior ha confirmado que uno de los fallecidos en el ataque es un varón de nacionalidad polaca que estaba en el asiento del copiloto y al que encontraron herido de un disparo, aunque por el momento se desconoce en qué momento lo asesinaron.

Todo indica que el ciudadano polaco era el conductor original del vehículo: el propietario del camión, que lleva una empresa de transportes en Polonia, ha confirmado en un medio de su país que su primo -que tenía 15 años de experiencia profesional- está muerto. Lo ha identificado a través de una foto que le ha facilitado la policía, recoge Berliner Zeitung.

Seguridad incrementada

Las medidas de seguridad, tanto en agentes como en armas, se han incrementado en todo el país. La Policía berlinesa ha aumentado el número de efectivos desplegados "como precaución", al igual que en los estados federados. Los agentes llevan chalecos antibalas y van armados.

Las autoridades alemanas han decidido permitir la apertura de los mercadillos navideños del país, excepto los de la capital, que permanecerán cerrados este martes en señal de duelo con las víctimas, según De Mazière. 

El jefe de la Policía Federal Criminal ha indicado: "No estamos seguros de si el riesgo en los próximos días va a ser más alto del habitual". Las autoridades han recordado que ya estaban en alerta por las sospechas de que los mercadillos navideños podrían ser un objetivo terrorista.